La mitad de los estadounidenses viven con el legado de la intoxicación con plomo en la niñez

MARTES, 8 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Si usted nació antes de 1996, hay muchas probabilidades de que se expusiera a unos niveles altos de plomo en la niñez, y una nueva investigación sugiere que esto podría haber dañado su coeficiente intelectual (CI) y aumentado las probabilidades de problemas de salud relacionados con el plomo en un futuro.

"Una proporción significativa de los estadounidenses que están vivos hoy en día tuvieron una exposición al plomo muy alta, y millones tuvieron unos niveles de plomo que eran tres, cuatro o cinco veces más altos que el umbral para los problemas clínicos cuando eran niños", advirtió el autor del estudio, Aaron Reuben, candidato doctoral en psicología clínica de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. "A todos nos dejó atónitos lo altos que eran estos niveles, y lo común que sigue siendo la exposición al plomo".

La mitad de los estadounidenses viven con el legado de la intoxicación con plomo en la niñez

Hasta 170 millones, es decir, más de la mitad de los estadounidenses que estaban vivos en 2015, habían tenido unos niveles de plomo a principios de la vida por encima de los 5 microgramos de plomo por decilitro de sangre (μg/dL), el umbral anterior para los problemas, encontró el equipo de Reuben. Hace poco, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. cambiaron este umbral a 3.5 µg/dL, lo que sugiere que incluso más personas podrían estar en riesgo de problemas de salud debidos a la intoxicación con plomo en la niñez.

El plomo puede llegar al torrente sanguíneo si se inhala como un polvo, se ingiere o se consume en el agua. Desde allí, puede pasar al cerebro a través de la barrera hematoencefálica. La exposición al plomo se redujo de forma dramática cuando se prohibió el uso de gasolina con plomo mediante la Ley de Aire Limpio (Clean Air Act) en 1996, pero cualquiera que haya nacido antes, y las personas nacidas en las décadas de los 1960 y los 1970, cuando el uso de gasolina con plomo alcanzó su punto máximo, podrían haber tenido unas exposiciones altas al plomo en la niñez, anotó Reuben.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron los niveles de plomo en sangre de más de 11,600 niños que tenían de 1 a 5 años entre 1976 y 2016. Utilizaron datos sobre el consumo de gasolina con plomo para estimar los niveles de plomo en sangre de 1950 a 1975, antes de que estos niveles se monitorizaran de forma rutinaria. Entonces, estimaron cómo los niveles de plomo afectarían al CI usando datos de estudios anteriores.

"El plomo es tóxico y daña a muchos órganos, pero es particularmente nocivo para el cerebro en desarrollo, y sabemos que los niños expuestos al plomo demuestran déficits en el CI", explicó Reuben.

Esta exposición al plomo a una edad temprana podría haber equivalido a una pérdida promedio de 2.6 puntos en el CI por persona, y a una pérdida colectiva de 824 millones de puntos de CI, mostró el estudio. Una diferencia de dos a tres puntos en el CI quizá no parezca mucho, pero es suficiente para llevar a alguien con unas capacidades cognitivas inferiores al promedio a la categoría de discapacidad intelectual, anotó.

El plomo también puede dañar al corazón y a los huesos

Además, la exposición al plomo no solo afecta al CI, apuntó Reuben. El plomo es dañino para el corazón y los huesos, y podría acelerar el envejecimiento del cerebro.

"Si los déficits en el CI por el plomo le alarman, también debería alarmarse por las consecuencias potenciales en muchos resultados de salud adicionales", planteó. Ahora, Reuben estudia cómo la exposición anterior al plomo podría afectar a la salud del cerebro y del corazón en la vejez.

"A medida que comprendamos mejor las consecuencias de salud a largo plazo de la exposición al plomo en la niñez, podremos realizar recomendaciones sobre las enfermedades o afecciones, para que se pueda reducir el riesgo por otros medios", comentó.

Por ejemplo, un sueño de buena calidad, comer una dieta saludable y hacer ejercicio de forma regular mejoran la salud del corazón y del cerebro, aseguró Reuben. "Si usted tuvo una exposición alta al plomo en la niñez, estos cambios en el estilo de vida deben ser una prioridad incluso más alta", enfatizó.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 7 de marzo de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

En general, los niveles de plomo en la sangre se están reduciendo, y esa es una noticia muy buena, pero se necesita más trabajo para proteger a los niños del todo, según unos expertos que no participaron en el estudio.

"Algunos niños siguen exponiéndose al plomo, debido a la pintura o a las tuberías viejas que llevan el agua potable", lamentó la Dra. Julie Krueger, pediatra general de la división de medicina general y comunitaria del Hospital Pediátrico Nacional, en Washington, D.C.

Los niños de las minorías son más vulnerables

El uso de la pintura de plomo en interiores se prohibió en 1978, pero todavía se puede encontrar en las viviendas más antiguas, donde los niños pequeños podrían tocar algo y entonces ponerse los dedos en la boca, dijo Krueger.

Anna Nigra es profesora asistente de ciencias de la salud ambiental de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York. Afirmó que "estos hallazgos nos ayudan a entender la carga real de unas exposiciones elevadas al plomo a una edad temprana que experimentó la población actual de EE. UU., que es, estoy de acuerdo.. sorprendentemente alta".

Ciertas poblaciones de niños podrían tener un riesgo incluso más alto de exposición al plomo, añadió Nigra.

"Debemos seguir extremadamente preocupados sobre las disparidades raciales/étnicas constantes y significativas en la exposición al plomo a una edad temprana", aseguró. "Las iniciativas de regulación actuales deben dirigir de forma específica a los esfuerzos por reducir el plomo para proteger a los niños de color, en particular a los niños negros, que siguen teniendo la exposición más alta".

Krueger señaló que hay formas de minimizar el riesgo de intoxicación con plomo.

"Asegúrese de que los niños se laven las manos antes de comer, y siempre quítese los zapatos cuando entre a casa, dado que los zapatos pueden llevar plomo de la tierra de exteriores", planteó. Si planifica renovar una vivienda antigua, asegúrese de consultar primero a un profesional del plomo certificado, añadió.

Detectar a los niños en riesgo de intoxicación con plomo también puede ayudar a minimizar los problemas de salud potenciales, dijo. Krueger hace pruebas de detección de la exposición al plomo dos veces a los niños antes de que cumplan los 2 años. Si un niño tiene unos niveles elevados de plomo en sangre, se reporta a una agencia del gobierno, y se realiza una investigación para descubrir las fuentes del plomo. Las pruebas se repiten a ciertos intervalos para asegurar que los niveles se estén reduciendo, y a estos niños se les da un seguimiento cercano para ver si tienen retrasos en el desarrollo, observó.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre cómo prevenir la intoxicación con plomo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Aaron Reuben, PhD candidate, clinical psychology, Duke University, Durham, N.C.; Anne Nigra, PhD, assistant professor, environmental health sciences, Columbia University Mailman School of Public Health, New York City; Julie Krueger MD, MPH, pediatrician, division of general and community medicine, Children's National Hospital, Washington D.C.; Proceedings of the National Academy of Sciences, March 7, 2022

Comparte tu opinión