La metformina, un medicamento para la diabetes, podría evitar la COVID grave

MIÉRCOLES, 23 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Un medicamento para la diabetes de un siglo de antigüedad parece ayudar a evitar que los pacientes con COVID-19 de alto riesgo desarrollen una enfermedad letal, informa un nuevo estudio.

La metformina redujo el riesgo de muerte por la COVID-19 en un 44 por ciento en un grupo de diabéticos que tomaban el fármaco cuando se infectaron con el coronavirus, según los investigadores.

La metformina, un medicamento para la diabetes, podría evitar la COVID grave

Los diabéticos que tomaban metformina también tenían un 50 por ciento menos de probabilidades de requerir ventilación mientras luchaban contra una infección con la COVID-19, mostraron los hallazgos.

Estos resultados concuerdan con estudios anteriores y con un ensayo clínico, que han demostrado los efectos protectores de la metformina contra la COVID-19, señaló la investigadora principal, la Dra. Carolyn Bramante, profesor asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis.

"Toda esta investigación apunta al hecho de que la metformina tiene un rol en la prevención del SARS-CoV-2 y en la prevención de una COVID-19 grave", apuntó Bramante.

La metformina se descubrió inicialmente en lilas francesas a principios de la década de los 1920, anotó.

"Algunos de los primeros artículos publicados sobre la metformina fueron en el ámbito de la influenza y la prevención o asociación de la metformina y una influenza menos grave. Esto fue en las décadas de los 1940 y los 1950", comentó Bramante.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprobó la metformina en 1994. El medicamento ayuda a los diabéticos al reducir la capacidad del hígado de liberar azúcar de sus existencias, según Johns Hopkins.

Pero la metformina también parece tener efectos antivirales y antinflamatorios, y en 2010 los investigadores comenzaron a evaluarla contra otros virus, como el Zika y la hepatitis C, dijo Bramante.

Esto hizo que la metformina fuera un candidato natural para el uso en el tratamiento de la COVID-19, apuntaron los investigadores.

Un ensayo clínico descubrió que la metformina reduce las probabilidades de visitas al departamento de emergencias, hospitalizaciones o muertes debido a la COVID-19 en los pacientes con sobrepeso u obesos en más de un 40, y en más de un 50 por ciento si se receta pronto tras el inicio de los síntomas, según los hallazgos, que se publicaron en la edición de agosto de la revista New England Journal of Medicine.

"Lo que vimos en nuestro ensayo es que, mientras más pronto alguien comenzaba a tomar metformina, mejor funcionaba para prevenir una COVID-19 grave", indicó Bramante, que dirigió el ensayo. "Los individuos que comenzaron a tomarla menos de cuatro días tras el inicio de los síntomas tuvieron el mayor efecto en la prevención de visitas a emergencias, hospitalización y muerte por la COVID-19".

Pero estos resultados no se consideran concluyentes, porque la metformina no alcanzó el objetivo principal del ensayo, que era prevenir que las personas desarrollaran unos niveles bajos de oxígeno en sangre potencialmente letales debido a la COVID.

Bramante continúa su investigación sobre la metformina con este nuevo estudio, en que participaron más de 6,600 pacientes con diabetes tipo 2 que se infectaron de COVID-19.

El equipo de la investigación comparó qué tan bien les iba a los diabéticos que tomaban metformina, en comparación con los que recibieron recetas de otros medicamentos para la diabetes.

Resulta que las personas que tomaban metformina tenían un riesgo más bajo de muerte o ventilación que las que tomaban una clase de medicamento para la diabetes llamados sulfonilureas, encontraron los investigadores.

"Hubo una reducción de un 50 por ciento en la mortalidad y la necesidad de un tubo para respirar", señaló Bramante. "Esto es similar a lo que vimos en los ensayos clínicos en cuanto a prevenir la necesidad de hospitalización o muerte por la COVID-19. Y en otros estudios observacionales que se han publicado, la reducción en estos resultados graves también ha sido de alrededor de un 40 a un 50 por ciento".

Se ha mostrado que la metformina evita que el virus de la COVID se multiplique en un tubo de ensayo, y Bramante piensa que la acción antiviral es lo que protege a los pacientes.

"El mecanismo mediante el cual pensamos que la metformina previene la multiplicación del SARS-CoV-2 es al inhibir una proteína llamada MTOR, que el virus utiliza para formarse antes de convertirse en un conjunto nuevo de virus fuera de la célula", apuntó Bramante.

El Dr. William Schaffner, director médico de la National Foundation for Infectious Diseases, piensa que la metformina podría ser útil para el tratamiento de la COVID-19.

Pero Schaffner piensa que es probable que el efecto antinflamatorio del fármaco explique los beneficios para la COVID que los estudios reportan.

"La metformina tiene una clara actividad antinflamatoria. También hay sugerencias de que podría tener una actividad antiviral directa, pero pienso que se trata más de la respuesta antinflamatoria", planteó Schaffner.

"El virus se establece y entonces, por supuesto, esto provoca una respuesta inflamatoria. Y hemos aprendido que la respuesta inflamatoria es lo que de verdad provoca la enfermedad grave, porque causa daños colaterales por todo el cuerpo", anotó. "Y si se pudiera silenciar, reducir, la respuesta inflamatoria, es probable que uno se protegería de una enfermedad más grave".

Dado que la metformina ya está aprobada por la FDA, los médicos pueden usarla fuera de etiqueta para ayudar a los pacientes con COVID de alto riesgo, y Bramante piensa que deberían sopesarlo.

"Sin duda hay evidencias que justifican la decisión de usarla de un emisor de recetas. En mi opinión, esto no se dudaría", enfatizó Bramante. "Sacaremos otros artículos del ensayo clínico", anotó, y añadió que será importante que los comités de las directrices sinteticen las evidencias disponibles y sopesen si añaden o no a la metformina a las directrices de tratamiento.

Si se adopta, la metformina sería un tratamiento seguro y asequible para la COVID, dijo Bramante.

La metformina está aprobada para el uso en las mujeres embarazadas y los niños, y tiene pocas interacciones con otros fármacos, añadió. Su efecto secundario más común son alteraciones gastrointestinales, que en general desaparecen si la dosis se reduce.

El costo de la metformina de liberación inmediata es de menos de 4 dólares al mes, indicó Bramante.

Pero a Schaffner le gustaría ver más evidencias antes de que el medicamento se use para tratar o prevenir la COVID-19.

"Antes de dar ese salto (y es un gran salto) pienso que necesitamos estudios de confirmación y algunos ensayos prospectivos, antes de comenzar a administrar el fármaco a grandes poblaciones", planteó.

Los resultados del estudio se publicaron en una edición reciente en línea de la revista PLOS ONE.

Más información

Johns Hopkins ofrece más información sobre la metformina.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Carolyn Bramante, MD, MPH, assistant professor, medicine, University of Minnesota Medical School, Minneapolis; William Schaffner, medical director, National Foundation for Infectious Diseases, Bethesda, Md.; PLOS ONE, Nov. 17, 2022, online

Comparte tu opinión