La mala salud agrava la soledad en los adultos mayores

La mala salud agrava la soledad en los adultos mayores
| Foto: ISTOCK

Envejecer puede ser un asunto solitario, y una nueva encuesta muestra que los problemas de salud solo empeoran las cosas.

La encuesta en línea de más de 2,000 adultos, de 50 a 80 años de edad, reveló que uno de cada cuatro dijo que se había sentido aislado de las personas en algún momento, y uno de cada tres dijo que no tenía compañía de forma regular.

La salud tuvo un rol en el nivel de soledad de la persona. Los que tenían una salud física o salud mental regular o mala, o pérdida auditiva, fueron más propensos a decir que se sentían aislados o que carecían de compañía.

"Más de una cuarta parte de los encuestados dijeron que solo tenían un contacto social una vez por semana, o menos, con familiares con quienes no viven, o con amigos y vecinos", señaló la codirectora de la encuesta, Erica Solway, investigadora en ciencias sociales en la Universidad de Michigan.

"Estos resultados indican la importancia de buscar de forma proactiva a los miembros de la comunidad que podrían estar en riesgo de aislamiento y desconexión, sobre todo los que tienen, o están en riesgo de, problemas de la salud", añadió en un comunicado de prensa de la universidad.

La encuesta también encontró que los encuestados que no tenían empleo, que vivían en hogares con unos ingreso más bajos, que vivían solos y/o que tenían un hijo o más que vivía con ellos eran más propensos a decir que carecían de compañía.

Un 60% de los que vivían solos reportaron sentir una falta de compañía, y un 41% se sentían aislados. Alrededor de uno de cada tres mujeres y hombres (un 36% y un 31%, respectivamente) dijeron que les faltaba compañía con frecuencia o parte del tiempo.

Una cuarta parte (un 26%) de los que dijeron que carecían de compañía también comentaron que tenían una salud física regular o mala, mientras que un 13% de los que dijeron que casi nunca les faltaba compañía reportaron una salud física regular o mala.

Y un 17% de los encuestados que se sentían frecuentemente aislados tenían una salud mental regular/mala, en comparación con un 2% de los que casi nunca se sentían aislados. Además, uno de cada cinco encuestados que dijeron que se sentían socialmente aislados tenía una audición regular o mala, en comparación con alrededor de uno de cada 10 de los que dijeron que casi nunca se sentían aislados.

Al contrario, los encuestados que tenían dietas saludables, hacían ejercicio, dormían lo suficiente y no usaban tabaco eran menos propensos a decir que experimentaban soledad, mostraron los hallazgos.

Los hallazgos provienen de la Encuesta nacional sobre el envejecimiento saludable, realizada por el Instituto de Políticas e Innovación en la Atención de la Salud de la Universidad de Michigan.

Según la directora de la encuesta, la Dra. Preeti Malani, "a medida que envejecemos, y nuestra movilidad o audición se convierten en una mayor barrera, estos datos muestran la importancia de mantener y fortalecer nuestros vínculos con las demás personas".

Los hallazgos de la encuesta también sugieren que "los cuidadores, cónyuges y parejas, hijos adultos y otros que están implicados en las vidas de los adultos mayores tienen un rol en fomentar y facilitar esas conexiones", planteó Malani.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. tienen más información sobre la soledad.

Comparte tu opinión