¿La hostilidad te predispone a un segundo ataque cardíaco?

¿La hostilidad te predispone a un segundo ataque cardíaco?

Si ha sufrido un ataque cardiaco y tiene una personalidad conflictiva, una nueva investigación sugiere que quizá deban pensar en ajustar su actitud.

Una perspectiva iracunda podría hacerlo más vulnerable a un segundo ataque cardiaco, encontró el nuevo estudio.

El estudio incluyó a más de 2,300 sobrevivientes a un ataque cardiaco, con una edad promedio de 67 años, a quienes se dio seguimiento durante 24 meses. El 68 por ciento de los pacientes eran hombres.

Al inicio del estudio, se evaluaron los niveles de hostilidad de los pacientes, y un 57 por ciento fueron clasificados como hostiles, según el informe, que se publicó el 15 de septiembre en la revista European Journal of Cardiovascular Nursing.

"La hostilidad es un rasgo de la personalidad que incluye ser sarcástico, cínico, resentido, impaciente o irritable", señaló la autora de estudio, la Dra. Tracey Vitori, de la Universidad de Tennessee, en Knoxville.

"No es una ocurrencia singular, sino que caracteriza a la forma en que una persona interactúa con los demás. Sabemos que asumir el control de los hábitos del estilo de vida mejora el pronóstico de los pacientes de ataque cardiaco, y nuestro estudio sugiere que mejorar las conductas hostiles también podría ser una medida positiva", comentó Vitori en un comunicado de prensa de la revista.

Durante los 24 meses de seguimiento, los investigadores encontraron que la hostilidad fue un factor de predicción independiente de morir por un segundo ataque cardiaco, tras ajustar por otros factores, como el sexo, la edad, la educación, el estado civil, la diabetes, la hipertensión y el tabaquismo.

"La hostilidad se ha vinculado con la enfermedad cardiovascular desde los años 50, pero todavía no entendemos el motivo del todo. Nuestro estudio muestra que la hostilidad es un rasgo común en los sobrevivientes a ataques cardiacos, y que se asocia con unos malos resultados. Se necesita más investigación sobre cómo esta característica afecta al cuerpo", planteó Vitori.

La ansiedad y la depresión son afecciones de la salud mental que generalmente se evalúan en los pacientes con enfermedad cardiaca, pero añadir una evaluación de la hostilidad podría identificar a los pacientes en riesgo de una muerte prematura, anotaron los autores del estudio.

Los autores también sugirieron que educar a los pacientes cardiacos sobre los peligros potenciales de la hostilidad podría motivarlos a hacer cambios conductuales.

"Los pacientes cardiacos pueden hacer muchas cosas para asumir el control de su propia salud. En cuanto a lo físico, dejar de fumar, aumentar la actividad física y comer una dieta equilibrada. Nuestro estudio también indica que gestionar las conductas hostiles podría ser importante", añadió Vitori.

Comparte tu opinión