La familia unida y la comunidad son la clave para que los adolescentes retrasen el sexo

JUEVES, 6 de junio de 2024 (HealthDay News) -- Los adolescentes que forman parte de vecindarios y familias muy unidos son menos propensos a tener relaciones sexuales a una edad temprana, encontró un estudio reciente.

Por otro lado, las escuelas de los adolescentes tienen menos influencia en su comportamiento sexual, informan los investigadores.

La familia unida y la comunidad son la clave para que los adolescentes retrasen el sexo

"Nuestros resultados se hacen eco de los hallazgos de otros estudios sobre la importancia de las familias y los vecindarios para proteger a los jóvenes de las conductas de riesgo, y muestran que sentirse conectado con la comunidad local puede mitigar las conductas sexuales de riesgo", señaló la investigadora principal, la Dra. Camila Cribb Fabersunne, pediatra de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF).

Los adolescentes cuyos padres restringieron sus citas tenían un 55 por ciento menos de probabilidades de tener relaciones sexuales en eldécimo grado, mostraron los resultados.

También lo eran los niños que pasaban menos tiempo solos cuando estaban en casa (un 8 por ciento menos de probabilidades) y que tenían familias muy unidas (un 7 por ciento menos de probabilidades).

Los adolescentes de vecindarios muy unidos tenían un 10 por ciento menos de probabilidades de tener relaciones sexuales en eldécimo grado, muestran los resultados.

Sin embargo, ningún factor escolar se asoció con retrasar el sexo hasta más tarde en la escuela secundaria, encontraron los investigadores.

Por otra parte, los adolescentes de vecindarios desfavorecidos con menos educación tenían alrededor de un 24 por ciento más de probabilidades de tener relaciones sexuales enel décimo grado, añadieron los investigadores.

"Los padres no deben subestimar el impacto que pueden tener en sus hijos", planteó la investigadora sénior, la Dra. Tracy Richmond, profesora de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

"Las estrategias sencillas de crianza, como limitar las citas, pueden marcar una gran diferencia en el momento del primer encuentro sexual de su hijo, lo que a su vez puede influir en la salud y el bienestar general de su hijo", añadió Richmond.

Este es el primer estudio conocido que evalúa cómo las conexiones sociales de los niños pueden afectar a su conducta sexual, dijo Cribb Fabersunne.

Alrededor de un 23 por ciento de los niños de EE. UU. tienen relaciones sexuales en eldécimo grado, señalaron los investigadores en las notas de respaldo. Comenzar a tener relaciones sexuales a una edad temprana aumenta el riesgo de enfermedades de transmisión sexual, embarazos no planificados y depresión, según han demostrado investigaciones anteriores.

Los resultados, que aparecen en la edición del 4 de junio de la revista Journal of Adolescent Health, muestran que los mensajes y la educación sobre la conducta sexual proporcionados en las escuelas tienen poco impacto, dijo Cribb Fabersunne.

En su lugar, los funcionarios de salud pública deberían enfocar los recursos en estrategias que involucren a las familias y los vecindarios, como establecer centros de salud comunitarios para los jóvenes y apoyar a los padres en las conversaciones con los adolescentes sobre el sexo.

"Se trata de invertir en los vecindarios, como añadir espacios verdes, características de seguridad y transporte público, para que los padres puedan estar más disponibles para sus hijos", planteó Cribb Fabersunne en un comunicado de prensa de la UCSF. "El aislamiento y la independencia prematura llevan a los niños a conductas de riesgo, y eso sucede cuando privamos de derechos a los vecindarios de bajos ingresos".

Más información

La Fundación Nemours ofrece más información sobre la sexualidad adolescente.

FUENTE: Universidad de California, San Francisco, comunicado de prensa, 4 de junio de 2024

Comparte tu opinión