La esperanza de vida de EE. UU. se redujo en casi 1 año en 2021, debido a la pandemia

MIÉRCOLES, 31 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- La esperanza de vida se redujo en Estados Unidos por segundo año consecutivo, reportaron el miércoles las autoridades de salud gubernamentales.

La reducción, de 77 años en 2020 a 76.1 años en 2021, pone a la esperanza de vida de EE. UU. en su nivel más bajo desde 1996, según el informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La esperanza de vida de EE. UU. se redujo en casi 1 año en 2021, debido a la pandemia

La reducción de casi un año en 2021, además de una reducción de casi dos años en 2020, fue el mayor declive consecutivo desde 1921 a 1923, señaló la agencia.

La pandemia de COVID, las sobredosis de drogas y los suicidios fomentan el declive, según los CDC.

"La COVID fue el factor principal. Otros factores han sido las lesiones involuntarias, y estas fueron fomentadas sobre todo por los aumentos en las sobredosis accidentales de drogas y también otras causas de muerte, probablemente relacionadas con la pandemia, pero no de forma directa con el virus", comentó Robert Anderson, jefe de estadísticas de mortalidad del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de los CDC, que publicó el informe.

En cuanto al futuro, Anderson duda que la esperanza de vida se recupere en 2022, y sospecha que bien podría haber incluso más declive.

"Dependerá de lo que suceda este otoño y este invierno, si vemos o no otro declive en la esperanza de vida", planteó. "En realidad no anticipo que 2022 sea peor que 2021, pero con estas cosas nunca se sabe. En 2023, es posible, si todo se resuelve, que la esperanza de vida se recupere. Es difícil saber cuáles serán las consecuencias a largo plazo de la COVID-19".

El mayor declive en la esperanza de vida fue entre las personas amerindias y nativas de Alaska: una reducción de 1.9 años, hasta los 65.2 años, en 2021, igual que la esperanza de vida general en EE. UU. en 1944. Entre 2019 y 2021, estos grupos perdieron 6.6 años de esperanza de vida, encontraron los investigadores.

Entre las personas blancas, el declive en 2021 fue de un año: de 77.4 años en 2020 a 76.4 años. Entre las personas negras, la reducción fue de casi un año, de 71.5 años a 70.8 años en 2021. En ambos grupos, la esperanza de vida de 2021 fue la más baja desde 1995.

Tras una reducción de cuatro años en la esperanza de vida de 2019 a 2020, las personas hispanas de Estados Unidos tuvieron un declive más pequeño en 2021, de 0.2 años, hasta los 77.6 años. Entre las personas asiáticas, la esperanza de vida también se redujo mucho menos de un año, hasta 83.5 años, que es la esperanza de vida más alta de todos los grupos incluidos en el informe.

Los investigadores también encontraron que:

  • La esperanza de vida de las mujeres se redujo en casi un año, de 79.9 años en 2020 a 79.1 años en 2021.
  • La esperanza de vida de los hombres se redujo en un año, de 74.2 años en 2020 a 73.2 años en 2021.
  • La brecha sexual en la esperanza de vida aumentó en 2021, de 5.7 años en 2020 a 5.9 años en 2021. Entre 2000 y 2010, esta disparidad se redujo a 4.8 años, pero aumentó de forma gradual, y alcanzó su nivel más alto desde 1996.
  • Los declives en la esperanza de vida desde 2019 han sido provocados en gran medida por la pandemia. Las muertes por la COVID-19 contribuyeron a un 74 por ciento del declive de 2019 a 2020, y a un 50 por ciento del declive de 2020 a 2021.
  • Alrededor de un 16 por ciento del declive de 2020 a 2021 se debió a aumentos en las muertes por lesiones accidentales e involuntarias, y las sobredosis de drogas conformaron casi un 50 por ciento de estas muertes.
  • Entre otras causas de muerte que contribuyeron al declive se incluían: la enfermedad cardiaca (un 4 por ciento), la enfermedad crónica del hígado y la cirrosis (un 3 por ciento), y el suicidio (un 2 por ciento).
  • Entre los hombres, el declive en la esperanza de vida se debió principalmente a la COVID (un 49.5 por ciento), las lesiones involuntarias (un 19 por ciento), el suicidio (un 3.6 por ciento), la enfermedad crónica del hígado y la cirrosis (un 3.4 por ciento), y el homicidio (un 2.5 por ciento).
  • Entre las mujeres, el declive se debió a la COVID (un 51 por ciento), las lesiones involuntarias (un 15 por ciento), la enfermedad cardiaca (un 5.7 por ciento), el accidente cerebrovascular (ACV) (un 3.5 por ciento), y la enfermedad crónica del hígado y la cirrosis (un 2.4 por ciento).

El informe es publicó en la edición en línea del 31 de agosto en el informe del NCHS Vital Statistics Rapid Release.

"La esperanza de vida en Estados Unidos estaba bajando antes de la pandemia de COVID, y se ha reducido más como consecuencia de la pandemia", aseguró el Dr. David Katz, especialista de medicina preventiva y del estilo de vida, y presidente de True Health Initiative en Tulsa, Oklahoma. "Ahora, las cifras son las más bajas, tanto para los hombres como para las mujeres, y para la mayoría de los grupos étnicos, en más de un cuarto de siglo".

Aunque otras causas de mortalidad contribuyeron al declive en la esperanza de vida, Katz apuntó que piensa que los efectos de la pandemia se han subestimado. Por ejemplo, la COVID resultó en atrasos en la atención médica por otras afecciones.

Las tasas de mortalidad por la COVID con frecuencia se debieron, en parte, a la mala salud con que los estadounidenses llegaron a la pandemia, enfatizó.

"Aunque los efectos directos de la COVID se están calmando ahora, una recuperación completa de esta tendencia a la baja en la esperanza de vida de los estadounidenses requiere una perspectiva mucho más integral", añadió Katz. "Seguimos sumidos en las pandemias de enfermedad cardiaca, hipertensión [presión arterial alta], obesidad y diabetes, de mala salud mental y adicción, y de disparidades originadas por los determinantes sociales de la salud".

Para que nos vaya mejor, EE. UU. necesita "unos nuevos esfuerzos por cultivar la salud en su orígenes en la dieta y el estilo de vida", concluyó.

Más información

Aprenda más sobre cómo vivir más tiempo en los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Robert Anderson, PhD, chief, mortality statistics, National Center for Health Statistics, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; David Katz, MD, MPH, specialist, preventive and lifestyle medicine, and president, True Health Initiative, Tulsa, Okla.; Vital Statistics Rapid Release, National Center for Health Statistics, Aug. 31, 2022


Comparte tu opinión