La enfermedad de Lyme puede provocar estragos en la salud mental

MARTES, 17 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- La enfermedad de Lyme puede cobrarse un precio significativo a nivel mental, además del físico, entre quienes la sufren, confirma un estudio reciente.

Los pacientes hospitalizados por la enfermedad de Lyme tenían una incidencia un 28 por ciento más alta de trastornos mentales, y el doble de probabilidades de intentar suicidarse, que las personas sin enfermedad de Lyme, informaron los investigadores.

La enfermedad de Lyme puede provocar estragos en la salud mental

"Estos hallazgos resaltan la necesidad de una mayor concienciación en la comunidad médica respecto a que los pacientes, tras un caso grave de enfermedad de Lyme, están en un mayor riesgo de trastornos mentales y conductas suicidas, sobre todo en el primer año tras el diagnóstico", señaló el autor del estudio, el Dr. Brian Fallon, psiquiatra del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York, y director del Centro de Investigación sobre la Enfermedad de Lyme y las Enfermedades Transmitidas por las Garrapatas de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

"Aunque la mayoría de las personas con enfermedad de Lyme no desarrollan problemas psiquiátricos posteriores, algunas sí los desarrollan. Los profesionales clínicos deben preguntar sobre los pensamientos suicidas y la depresión en particular, si los síntomas persisten", planteó Fallon.

Joseph Trunzo, presidente del departamento de psicología de la Universidad de Bryant en Smithfield, Rhode Island, dijo que no está claro si la enfermedad provoca trastornos mentales, o si resultan de la lucha contra los otros síntomas de la infección de Lyme.

"La enfermedad de Lyme puede tener unos efectos médicos y psicológicos devastadores, al provocar estragos en las relaciones, las finanzas, la cognición, las emociones, la calidad de vida y todos los aspectos del funcionamiento diario", explicó.

Es casi una certeza que las personas pueden desarrollar síntomas psiquiátricos como resultado de los problemas que la enfermedad de Lyme puede provocar en sus vidas, pero la idea de que la infección en sí pueda estar causando los síntomas psiquiátricos no se debe descartar, planteó Trunzo.

Hay una larga historia de enfermedades infecciosas que provocan problemas de salud mental y conductual. "La Lyme provoca una respuesta inflamatoria en el anfitrión, y esa asociación entre la inflamación y los problemas psiquiátricos y la conducta suicida está bien documentada", aseguró Trunzo.

En el estudio, Fallon y sus colaboradores analizaron los expedientes médicos de casi 7 millones de pacientes de Dinamarca a lo largo de 22 años. Los investigadores compararon los datos de salud mental de las personas con enfermedad de Lyme con los de las que nunca habían tenido la enfermedad de Lyme. Los pacientes con un historial de problemas de la salud mental o intentos de suicidio antes de sufrir de la enfermedad de Lyme se excluyeron del estudio.

Los investigadores encontraron que las personas con enfermedad de Lyme tenían un riesgo más elevado de problemas de la salud mental e intentos de suicidio. También presentaron una incidencia un 42 por ciento más alta de depresión y trastorno bipolar, y una tasa un 75 por ciento más alta de muerte por suicidio, en comparación con las personas sin enfermedad de Lyme.

Además, sufrir más de un brote de la enfermedad de Lyme se vinculó con una tasa incluso más alta de problemas de la salud mental e intentos de suicidio, mostraron los hallazgos.

Cada año, en Estados Unidos se trata a casi medio millón de personas por la enfermedad de Lyme. La afección es provocada por una bacteria que portan las garrapatas del ciervo que pican a las personas. La mayoría de los casos se pueden curar con entre dos y cuatro semanas de tratamiento antibiótico. Pero de un 10 a un 20 por ciento de los pacientes sufren síntomas como dolor, fatiga o dificultades para pensar que pueden durar meses o años, anotaron los investigadores.

En los casos graves, las personas con enfermedad de Lyme en etapa final pueden experimentar mala concentración, irritabilidad, trastornos de la memoria y del sueño, y una dolorosa disfunción nerviosa.

Sin embargo, la mayoría de los pacientes no desarrollan problemas graves de la salud mental. Durante el estudio, apenas alrededor de un 7 por ciento de las casi 13,000 personas con enfermedad de Lyme tuvieron síntomas de trastornos mentales, reportaron los autores del estudio.

"La enfermedad de Lyme no es una afección sencilla", aseguró Fallon. "También puede provocar graves problemas neurológicos, psiquiátricos, cardiacos y reumatológicos. Los pacientes que experimenten problemas psiquiátricos relacionados con la enfermedad de Lyme deben buscar ayuda profesional, ya que esta infección puede ser difícil y conducir a graves consecuencias de salud mental".

El informe se publicó en la edición den línea del 28 de julio de la revista American Journal of Psychiatry.

Lorraine Johnson es directora ejecutiva de LymeDisease.org. Afirmó que "sabemos que en lo que sucede hay un componente psiquiátrico, pero creo que lo que de verdad fomenta el aumento en las tasas de suicidio entre los pacientes con enfermedad de Lyme es que no les creen, que les estigmatizan, y que los médicos, las aseguradoras, con frecuencia la sociedad y a veces, lamentablemente, sus familias, les hacen luz de gas".

Muchos pacientes no pueden trabajar y no tienen muchas opciones de tratamiento, explicó.

"Si van a un proveedor de atención de la salud y les hacen luz de gas, y no les creen o les dicen que se lo están imaginando todo, y entonces su familia no les da un respaldo firme, de verdad será fácil que pierdan la esperanza, se sientan desesperados, y creo que es el tipo de cosas que aumenta el riesgo de suicidio", añadió Johnson.

Más información

Aprenda más sobre la enfermedad de Lyme en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Brian Fallon, MD, psychiatrist, New York State Psychiatric Institute, and director, Lyme and Tick-Borne Diseases Research Center, Columbia University, New York City; Joseph Trunzo, PhD, professor & chair, department of psychology, Bryant University, Smithfield R.I.; Lorraine Johnson, CEO, LymeDisease.org; American Journal of Psychiatry, July 28, 2021, online

Comparte tu opinión