La diabetes tipo 1 no tiene que afectar la escolarización de los niños

MIÉRCOLES, 7 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Los niños con diabetes tipo 1 faltan a la escuela más que sus pares sin la afección, pero la buena noticia es que estas ausencias no tienen que afectar a sus calificaciones ni a sus posibilidades de ir a la universidad, muestra una investigación reciente.

Los niños que tenían su diabetes bajo el control más estricto faltaban a siete sesiones al año, mientras que los que tenían dificultades para gestionar sus niveles de azúcar en la sangre se ausentaban 15 sesiones al año, encontraron unos investigadores de Reino Unido. (En el estudio, las sesiones se definieron como medio día).

La diabetes tipo 1 no tiene que afectar la escolarización de los niños

"Lo más importante es que a los niños con diabetes tipo 1 les está yendo de verdad bien, en promedio, aunque falten más a la escuela y tengan más dificultades que los niños sin diabetes tipo 1", señaló el autor del estudio, Robert French, investigador sénior de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cardiff, en Gales. "La carga para la familia y los niños es inmensa, pero lo están logrando".

Shelby Sangha fue diagnosticada con diabetes tipo 1 a los 17 años, y como resultado tuvo dificultades en la escuela. Ahora tiene 23 años, y trabaja para un servicio de emergencias como despachadora de emergencias médicas, en Inglaterra.

"La escuela y los exámenes fueron un torbellino, una gran montaña rusa emocional", comentó en un comunicado de prensa de la universidad. "No quería creer que tenía diabetes ni que necesitaba tratamientos, porque no les sucedía a mis amigos, así que ¿por qué debería sucederme a mí? Dejé de pensar en eso e intenté olvidarlo".

Sangha recibió poco respaldo de su escuela.

"Las escuelas y los equipos de atención de la salud deben trabajar juntos para proveer más respaldo a los niños y sus familias", sugirió French. "Esto garantizará que los niños que vivan con diabetes puedan prosperar y alcanzar todo su potencial académico".

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que ocurre cuando el páncreas produce poca o ninguna insulina. La insulina es necesaria para ayudar al azúcar en la sangre, o glucosa, a entrar a las células, donde se usa como energía. Cuando falta insulina, la glucosa puede acumularse, y provocar síntomas como una fatiga extrema, visión borrosa, pérdida de peso y confusión. Las personas con diabetes tipo 1 deben recibir insulina sintética a lo largo del día para mantener su azúcar en la sangre y síntomas bajo control.

El estudio no se diseñó para averiguar por qué estos niños faltan a la escuela. "En general, los niños faltan unas cinco sesiones por las citas de rutina en el médico, y además hay días adicionales de enfermedad relacionada con la diabetes", dijo French.

En el estudio, los investigadores compararon las ausencias entre poco más de 1,200 niños con diabetes y más de 263,000 de sus pares sin diabetes. Los niños del estudio tenían de 6 a 18 años. Los investigadores también observaron los niveles promedio de azúcar en la sangre en los niños con diabetes tipo 1.

Los que tenían menos control de sus niveles de azúcar en la sangre tendían a faltar más a la escuela, a tener peores calificaciones, y era menos probable que fueran a la universidad, encontró el estudio. La diabetes en sí no parece afectar a la función cognitiva, señaló. Más bien, la falta de respaldo familiar y los factores socioeconómicos son factores probables tanto de un azúcar en la sangre más alto como de unos peores resultados educativos, indicó French.

El estudio se publicó en la edición del 1 de diciembre de la revista Diabetes Care.

Los nuevos hallazgos reflejan lo que la Dra. Christina Reh observa en su práctica en EE. UU. Reh es una endocrinóloga de la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA), y directora del programa de diabetes del Centro Westwood de la UCLA.

"Los niños que tienen dificultades mentales, dificultades en las dinámicas familiares, y otras barreras para la atención son los que tienen los niveles más altos de A1C", aseguró Reh, que revisó el nuevo estudio. Las pruebas de A1C proveen una instantánea de los niveles de azúcar en la sangre a lo largo del tiempo. "Es más probable que estos pacientes también tengan dificultades en la escuela".

El artículo es tranquilizador, aseguró. "Los niños con diabetes tienen unos resultados académicos similares a los de los niños sin diabetes", anotó Reh.

Algunas ausencias son inevitables para estos niños, añadió. "La mayoría de los pacientes, incluso con una buena gestión de la diabetes, deben ver al endocrinólogo, idealmente, cuatro veces al año para visitas de rutina", dijo Reh. "Además, incluso con la diabetes bien gestionada, los niños pueden tener otros días de enfermedad relacionados con la diabetes".

Más información

La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) ofrece más información sobre la vida con la diabetes tipo 1.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Robert French, PhD, senior research fellow, Cardiff University School of Medicine, Cardiff, U.K.; Christina Reh, MD, endocrinologist, University of California, Los Angeles, director, diabetes program, UCLA Westwood Center; Diabetes Care, Dec. 1, 2022

Comparte tu opinión