La diabetes tipo 1 con frecuencia se diagnostica mal en los adultos

La diabetes tipo 1 con frecuencia se diagnostica mal en los adultos

MARTES, 9 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- No siempre es fácil, ni siquiera para los médicos, saber si alguien tiene diabetes tipo 1 o tipo 2 cuando se diagnostica en la adultez.

Y un nuevo estudio encuentra que los errores son comunes.

Eso fue lo que le sucedió a la Primera Ministra británica, Theresa May, cuando le diagnosticaron diabetes tipo 2 en 2012. En ese momento, estaba en la cincuentena. A pesar de presentar todos los síntomas comunes de la diabetes tipo 1, incluyendo una pérdida rápida de peso, su médico dijo inicialmente que tenía diabetes tipo 2.

Después de que los medicamentos recetados no ayudaron, el médico de May realizó más pruebas y se dio cuenta de que tenía diabetes tipo 1. Su régimen diario se cambió rápidamente de medicamentos orales a inyecciones de la hormona insulina.

"Mi primera reacción fue que era imposible, porque eso no se desarrolla a mi edad", declaró May a Diabetes U.K. "Entonces, mi reacción fue que tendría que inyectarme, y pensar en lo que eso significaría en términos prácticos".

¿Cómo confunden los médicos las dos afecciones?

Saber la diferencia es realmente difícil en los adultos, dijo el autor del estudio, el Dr. Nick Thomas.

"En la niñez, casi todos los casos de diabetes son resultado de la diabetes tipo 1. Tras los 30 años de edad, [hay] un aumento dramático en la diabetes tipo 2, y el tipo 1 representa menos de un 5 por ciento de todos los casos de diabetes, así que intentar identificar los casos es como encontrar una aguja en un pajar", apuntó Thomas, académico clínico en la Universidad de Exeter, en Inglaterra.

También hay una idea errónea común de que la diabetes tipo 1 solo puede ocurrir en niños. Pero no es así.

"La diabetes tipo 1 puede aparecer a cualquier edad. Los médicos deben estar atentos a la posibilidad de la diabetes tipo 1 en situaciones en que las terapias orales fracasen rápidamente en los pacientes", añadió Thomas.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que lleva al sistema inmunitario a atacar a las células que producen insulina en el páncreas, según el Instituto Nacional de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK) de EE. UU. La insulina tiene un rol clave en el metabolismo, ya que permite la entrada de los azúcares en las células del cuerpo para que los utilicen como combustible.

Pero el ataque autoinmune deja a las personas incapaces de producir suficiente insulina. Sin inyecciones de insulina (mediante jeringuillas o una bomba de insulina) los diabéticos del tipo 1 no podrían sobrevivir.

La causa exacta de la diabetes tipo 2 no se conoce, pero se sabe que el exceso de peso y la genética tienen un rol, según el NIDDK.

Las personas con diabetes tipo 2 no utilizan la insulina de forma adecuada. Esto hace que el cuerpo produzca cada vez más insulina. Al final, el páncreas no puede seguir el ritmo, y las personas con diabetes tipo 2 podrían necesitar inyecciones de insulina. Pero con frecuencia, la diabetes tipo 2 se puede manejar mediante cambios en el estilo de vida y medicamentos orales.

El estudio actual observó a casi 600 personas diagnosticadas con diabetes tras los 30 años de edad que debían tomar insulina. Fueron diagnosticadas entre 2007 y 2017. Los investigadores también observaron a un grupo de 220 personas diagnosticadas antes de los 30 años.

Se encontró que un 21 por ciento de las personas diagnosticadas después de los 30 años tenían una insuficiencia grave de insulina, lo que los investigadores señalaron que confirmaba un diagnóstico del tipo 1. En ese grupo, casi un 40 por ciento no recibieron insulina cuando los diagnosticaron por primera vez. Casi la mitad del grupo con el tipo 1 dijeron que tenían diabetes tipo 2.

"Gestionar la diabetes tipo 1 como si fuera diabetes tipo 2 puede resultar en un deterioro rápido de la salud de los pacientes, y en el desarrollo de una afección potencialmente letal llamada cetoacidosis diabética", advirtió Thomas.

Al Dr. Joel Zonszein, director del centro clínico de diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, no le sorprendió que algunas personas recibieran un diagnóstico incorrecto.

"Hace años, solo veíamos diabetes tipo 1 en los jóvenes, y ahora comenzamos a ver a personas más jóvenes con diabetes tipo 2. Y las personas con el tipo 1 tienen un mayor peso que antes", dijo.

Además, "la clasificación de la diabetes es muy genérica, y no muy buena. Incluso un buen endocrinólogo puede errar en el diagnóstico", afirmó Zonszein.

Pero la cantidad de diagnósticos incorrectos en el estudio británico lo sorprendió.

"Encontraron un 20 por ciento, y yo pensaba que sería de alrededor de un 10 por ciento", apuntó Zonszein, y añadió que quizá tenga algo que ver con las diferencias poblacionales entre Reino Unido y Estados Unidos.

El estudio se presentó la semana pasada en una reunión de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes), en Berlín, Alemania. Los estudios presentados en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre los distintos tipos de diabetes, visite el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión