La COVID y los elevadores: una mezcla peligrosa, que puede ser más segura

La COVID y los elevadores: una mezcla peligrosa, que puede ser más segura

MIÉRCOLES, 17 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- Mientras el despliegue de las nuevas vacunas contra el coronavirus se acelera, es probable que los elevadores se conviertan en focos de tensión en los negocios que esperan reabrir sus oficinas al mismo tiempo que cumplen con el distanciamiento social.

Y una nueva simulación computarizada sugiere que la rutina usual de "orden de llegada" de los ascensores no es ni segura ni práctica.

"Ahora que las vacunas están al alcance, muchos edificios planifican una reapertura en fases", comentó el autor principal del estudio, Sai Mali Ananthanarayanan, estudiante doctoral de ingeniería industrial e investigación de operaciones de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

El problema es que las normas sobre el distanciamiento social reducen la capacidad de los elevadores en los edificios muy altos, provocando que se creen multitudes y largos tiempos de espera.

"Si los edificios reabren por completo con la cantidad usual de tráfico peatonal, la longitud de la filas en el vestíbulo explotará durante las horas pico, lo que puede ser inseguro y plantear un riesgo de salud pública", advirtió.

Para resolver ese problema, el equipo de Ananthanarayanan realizó simulaciones computarizadas, basadas en los datos de uso de los elevadores provistos por la Oficina del Alcalde de la ciudad de Nueva York. Como se describe en un nuevo artículo de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Columbia, la investigación se basó en un edificio existente de 25 plantas en la ciudad de Nueva York. El informe todavía no ha sido revisado por profesionales.

Antes de la pandemia, típicamente más de 5,500 personas utilizaban los elevadores durante la hora pico de 8 a.m. a 10 a.m.

Aunque el edificio tiene dos bancos de elevadores, el equipo se enfocó en el "banco sur", que tiene 14 elevadores utilizados por unas 2,750 personas.

Mantener una distancia de 6 pies (2 metros) entre los individuos significaría que cada elevador podría transportar de forma segura a apenas dos usuarios a la vez. Pero permitir que cuatro usuarios los utilicen de forma simultánea reduciría el tiempo de espera en el vestíbulo en un 600 por ciento. Entonces, ese protocolo se convirtió en la base de los cálculos posteriores.

Luego, el equipo proyectó el flujo del tráfico según tres opciones: el orden de llegada, agrupar a los usuarios según la planta de destino de la primera persona en la fila (es decir, en "cohortes"), y crear distintas filas para las distintas plantas de destino ("división en filas").

La opción 1 es el protocolo "educado" típico de antes de la pandemia: el que llega primero sube primero en el elevador.

En la opción 2 "preguntaríamos si alguien en la fila va a la misma planta que el primer usuario para crear una cohorte que vaya a la misma planta", comentó la coautora Yeqinq Zhou, que también es candidata doctoral en la Columbia. "Después de que esta cohorte suba al elevador, lo repetimos hasta que el elevador esté lleno o la fila se vacíe".

En la opción 3, los usuarios que llegan se unen a la fila que corresponde a su planta, y esas filas se procesan en un orden circular, dijo Zhou.

Usar el modelo de "cohorte" resultó en unos tiempos de espera para los usuarios que eran apenas una décima parte que los del sistema de orden de llegada, señaló Zhou. La "división en filas" también redujo el tiempo de espera de forma significativa, lo que previene el hacinamiento en los vestíbulos y entradas.

Ahora, las simulaciones se están ofreciendo como una orientación con fuente abierta para todo interesado. El equipo de la investigación enfatizó que sus simulaciones se pueden adaptar para cualquier edificio de cualquier tamaño.

Ananthanarayanan anotó que "los elevadores son una necesidad para todo el que trabaja en o va de visita a los edificios altos. Y nuestra investigación muestra que la seguridad de los elevadores tiene una matemática. Y se pueden lograr unos beneficios significativos mediante intervenciones sencillas, y aliviar un dilema de salud pública".

Elizabeth Scott es decana asociada y profesora del Colegio de Ciencias Naturales, Conductuales y de la Salud de la Universidad de Simmons, en Boston. Revisó los hallazgos del estudio.

Scott dijo que es probable que cualquier regreso a un espacio de trabajo comunitario requiera una variedad de consideraciones y adaptaciones conductuales y tecnológicas, como sugiere el modelado de los elevadores.

Lo primero se centrará en las responsabilidades compartidas del uso de las máscaras y la práctica de la higiene de las manos, aseguró. Lo segundo implicará una variedad de "métodos inteligentes y dirigidos", como las entradas y salidas sin contacto, la tecnología sin contacto, las superficies inteligentes de inhibición/destrucción biológica, y una mejora en los sistemas de flujo de aire y ventilación.

Ante esto, sugirió, la investigación del equipo de la Columbia se puede considerar como "parte de un enfoque en nuevos métodos basados en las evidencias para las mejores prácticas para los ambientes laborales y de transporte público" en la era de la COVID-19.

Más información

Para más información sobre la COVID-19 y los edificios de oficinas, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Sai Mali Ananthanarayanan, doctoral candidate, Department of Industrial Engineering and Operations Research and Data Science Institute, Columbia University, New York City; Yeqinq Zhou, doctoral candidate, Department of Industrial Engineering and Operations Research and Data Science Institute, Columbia University, New York City; Elizabeth Scott, PhD, associate dean and professor, natural, behavioral and health sciences, Simmons University, Boston, co-director, Simmons Center for Hygiene and Health in Home and Community, Boston; "Queuing Safely for Elevator Systems Amidst a Pandemic," open-source study, Columbia University School of Engineering

Comparte tu opinión