Irse a dormir más tarde podría significar unas cinturas más anchas en las chicas adolescentes

Irse a dormir más tarde podría significar unas cinturas más anchas en las chicas adolescentes

LUNES, 16 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Las chicas adolescentes que se quedan despiertas hasta tarde cada noche podrían pagar el precio al aumentar de peso, muestra una investigación reciente.

Podría haber unas ramificaciones incluso mayores para la salud de las chicas: los problemas de salud "cardiometabólicos" (como la enfermedad cardiaca y la diabetes) aumentan con una hora más tardía de irse a la cama, advirtieron los investigadores.

No se observó una tendencia similar en los chicos, aunque el equipo de la investigación enfatizó que esto podría deberse a que el número de chicos en el estudio fue muy bajo.

Pero, al menos para las chicas adolescentes, los investigadores encontraron que "los 'noctámbulos', es decir, adolescentes que prefieren irse a la cama tarde pero que tienen que levantarse temprano para ir a la escuela, tenían una circunferencia más alta en la cintura y una mayor deposición de grasa abdominal (adiposidad) que los 'madrugadores', los que prefieren irse a la cama temprano y levantarse temprano para comenzar su día", comentó la investigadora sénior del estudio, la Dra. Elsie Taveras, directora de pediatría académica general en el Hospital Pediátrico General de Massachusetts, en Boston.

Estudios anteriores han vinculado un sueño insuficiente en los adolescentes con la obesidad y una mala salud cardiometabólica, anotaron los autores del estudio. Pero se ha prestado menos atención al impacto del momento en que los adolescentes duermen.

La nueva investigación incluyó datos de más de 800 niños y adolescentes de 12 a 17 años que se inscribieron en un estudio que ha monitorizado la salud de los niños en desarrollo durante 20 años.

El grupo de Taveras observó específicamente datos de si los adolescentes eran "madrugadores" o "noctámbulos", y sobre algo llamado el "desfase horario social", que son las diferencias en la hora a la que los adolescentes se iban a la cama las días de escuela en comparación con las noches de los días en que no había escuela.

Las chicas adolescentes que tendían a irse a dormir más tarde tenían una medida promedio de la cintura que era alrededor de un cuarto de pulgada (0.6 centímetros) más ancha que la de las "madrugadoras", mostraron los hallazgos. También tenían una cantidad de grasa corporal ligeramente más elevada, en promedio, según el informe, que se publicó en la edición en línea del 16 de septiembre de la revista JAMA Pediatrics.

El estudio no pudo probar que irse a la cama más tarde empeorara al aumento de peso, pero los hallazgos no sorprendieron a un especialista en el sueño.

"Hace algo de tiempo que sabemos que cuando los humanos se privan de sueño, tienden a aumentar de peso; es probable que se trate de un efecto de la privación del sueño en dos hormonas que regulan el apetito", comentó el Dr. Steven Feinsilver, director del Centro de Medicina del Sueño del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Y como Taveras anotó en un comunicado de prensa de la revista, "más allá de la cantidad y la calidad [del sueño], el horario es un componente vital del sueño, porque determina si el reloj circadiano (el horario interno de sueño y vigilia) de un individuo está sincronizado con los ritmos de sus actividades diarias".

Apuntó que "esto es particularmente importante para los adolescentes, cuyas preferencias nocturnas y las demandas académicas con frecuencia resultan en unos horarios de sueño irregulares que podrían provocar una desalineación circadiana".

Los autores del estudio enfatizaron que mantener una hora constante para irse a la cama los siete días de la semana es esencial. Hacerlo puede reducir el desfase horario social, y quizá también minimizar los riesgos de obesidad y una mala salud cardiometabólica.

El Dr. Michael Grosso, jefe de pediatría en el Hospital de Huntington de Northwell Health en Huntington, Nueva York, se mostró de acuerdo.

Los hallazgos del estudio "tienen sentido", aseguró, "y podrían formar la base para un buen consejo médico. El mensaje: duerma suficiente, y tenga un horario de sueño regular".

Por su parte, la autora principal del estudio, Elizabeth Céspedes Feliciano, aconsejó a los padres que "fomenten la constancia en los horarios de sueño de sus hijos y en la hora de irse a la cama y despertarse, además de mejoras en su higiene del sueño al limitar el uso de medios electrónicos y cafeína en la noche". Feliciano es científica investigadora en la División de Investigación de Kaiser Permanente del Sur de California.

Taveras dijo que las escuelas también pueden ayudar al comenzar a una hora más tarde por la mañana. Las escuelas también pueden hacer que sea más fácil que los estudiantes tengan tiempo durante el día para completar las actividades académicas que de lo contrario quizá hagan a una hora tarde de la noche.

Más información

La National Sleep Foundation ofrece más información sobre los adolescentes y el sueño.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión