Incluso en el mismo hospital, los pacientes negros se enfrentan a más complicaciones que los blancos

JUEVES, 22 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Los afroamericanos admitidos para la atención como pacientes internos en un hospital tienen muchas más probabilidades que los pacientes blancos a experimentar complicaciones de salud relacionadas con la seguridad, incluso cuando son tratados en el mismo centro, advierte un nuevo informe.

Y tener un buen seguro no pareció resolver las diferencias raciales en la seguridad del paciente, encontraron los investigadores. Incluso cuando los pacientes negros tenían una cobertura que era similar a la de sus pares blancos, seguían enfrentándose a un riesgo más alto de complicaciones en el hospital.

Incluso en el mismo hospital, los pacientes negros se enfrentan a más complicaciones que los blancos

"Lamentablemente, este es el aspecto de las disparidades en la vida real", comentó Delmonte Jefferson, director ejecutivo del Centro para la Salud y la Equidad de los Negros (The Center for Black Health & Equity), un grupo de defensoría con sede en Durham, Carolina del Norte.

"Incluso en los ambientes donde todo debería ser igual, las personas negras reciben un tratamiento desigual y tienen unos resultados de salud desiguales", observó Jefferson, que no participó en la nueva investigación. "Debemos ponernos serios respecto a resolver el racismo y los sesgos sistémicos en todas las áreas de la atención médica".

El nuevo estudio se basó en un análisis de los registros de alta, recolectados por una agencia federal de EE. UU. en casi 2,350 hospitales de 26 estados durante 2017.

El foco fueron los tipos de complicaciones "que simplemente nunca deben ocurrir en los hospitales", desde las úlceras de decúbito hasta las fracturas óseas, comentó el autor del informe, Anuj Gangopadhyaya, asociado sénior de investigación del Centro de Políticas de Salud del Centro Urbano, en Washington, D.C.

En otras palabras, anotó, son problemas de seguridad que "en gran medida no se relacionan con la salud del paciente antes de visitar el hospital".

El estudio, financiado por la Robert Wood Johnson Foundation, se describe en el informe de julio del Instituto Urbano, que evaluó los registros de seguridad según 11 medidas de la calidad de la atención.

Cuatro de estas se enfocaban en "la seguridad general del paciente", según se refleja en el riesgo de desarrollar úlceras de decúbito, infecciones sanguíneas relacionadas con un catéter, caídas en el hospital que resulten en una fractura de cadera, o daño traumático en el área que rodea a los pulmones ("neumotórax iatrogénico").

Las siete medidas restantes se enfocaron en enfermedades o lesiones que se desarrollaron durante o poco después de una cirugía.

Según estos estándares, Gangopadhyaya identificó varias brechas en la seguridad racial "clínicamente grandes y estadísticamente significativas", que afirmó que sugieren un problema en todo el sistema.

Sepsis, sangrado, coágulos sanguíneos

Por ejemplo, las infecciones de sepsis tras una operación fueron un 27 por ciento más frecuentes entre los pacientes adultos negros que entre los adultos blancos tratados en el mismo hospital. La sepsis es una reacción inmunitaria potencialmente letal a una infección.

De forma similar, el sangrado (hemorragia) relacionado con la cirugía fue un 20 por ciento más frecuente entre los pacientes negros, en comparación con los pacientes blancos. Las infecciones relacionadas con los catéteres también fueron "significativamente más frecuentes" entre los pacientes negros.

De forma similar, las tasas de insuficiencia respiratoria postquirúrgica fueron un 18 por ciento más altas entre los pacientes negros, mientras que se estimó que su tasa de coágulos sanguíneos fue un 30 por ciento más alta que la de los pacientes blancos.

Pero a los pacientes negros no les fue peor que a sus contrapartes blancas en todas las medidas. Los pacientes blancos tenían el doble de probabilidades que los pacientes negros de caerse y romperse la cadera. Los pacientes blancos también fueron más propensos a desarrollar neumotórax iatrogénico.

La mayor vulnerabilidad de los pacientes negros persistió en todos los hospitales donde representaban más de una cuarta parte de los pacientes.

Los hallazgos siguen a un informe del Instituto Urbano publicado esta primavera, que encontró que la brecha racial en la seguridad con frecuencia se puede vincular con que los pacientes negros reciben atención en hospitales con una calidad más baja. En ese sentido, el nuevo informe es una comparación más equitativa, dado su foco en la seguridad dentro del mismo centro.

"[Aun así], nuestros hallazgos no descartan la posibilidad de que las diferencias en la seguridad del paciente puedan también deberse a las diferencias en la calidad de las instituciones a las que son admitidos los pacientes negros y los blancos", apuntó Gangopadhyaya.

Anotó que las evidencias combinadas de ambos informes indican que, en comparación con los adultos blancos, los adultos negros "de verdad se enfrentan a una doble sanción en términos de la seguridad del paciente", sin importar dónde reciban la atención.

'Un tratamiento distinto'

Nada de esto sorprende al Dr. Michael Lenoir, expresidente de la Asociación Médica Nacional (National Medical Association), que representa a los médicos y pacientes negros. Lenoir es fundador y presidente actual del Proyecto de Bienestar de los Afroamericanos (African American Wellness Project), una organización sin fines de lucro dedicada a eliminar las disparidades de salud entre las personas negras.

"Esto es algo con lo que hemos vivido durante muchísimos años", lamentó. "Que el sistema de atención de la salud nos da un tratamiento distinto".

Lenoir dijo que hay dos problemas básicos: la disparidad en la salud y la disparidad en la atención de la salud. Esta última es lo que sucede cuando entra en un hospital que afecta a la salud.

"Y lo que sucede es que a los afroamericanos les va peor, en cada una de las condiciones hospitalarias", enfatizó Lenoir. "Tienen peores resultados, porque no reciben el mismo nivel de tratamiento".

Afirmó que unos sesgos inconscientes y unos mitos raciales contribuyen, por ejemplo, que las personas negros no necesitan el mismo nivel de analgésicos.

"Ese es el verdadero problema", aseguró Lenoir.

En cuanto a qué pueden hacer los pacientes negros para protegerse, Lenoir dijo que la mejor defensa es la preparación.

"Hay que anticipar estas barreras", afirmó. "Asegúrese de tener su propio médico de atención primaria. Asegúrese de que si no comprende lo que le están diciendo o haciendo en el hospital, lo acompañe alguien que se lo explique. Asegúrese de tener un defensor a su lado para que lo ayude a orientarse con lo que va a suceder. La solución no vendrá de arriba. Esté preparado".

Más información

Aprenda más sobre la salud y la raza en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Delmonte Jefferson, executive director, The Center for Black Health & Equity, Durham, N.C.; Anuj Gangopadhyaya, PhD, senior research associate, Health Policy Center, Urban Institute, Washington, D.C.; Michael Lenoir, MD, past president, National Medical Association, and founder/chairman, African American Wellness Project, Oakland, Calif.; Urban Institute report, July 2021

Comparte tu opinión