Exponer a los bebés al trigo podría prevenir la enfermedad celíaca

Exponer a los bebés al trigo podría prevenir la enfermedad celíaca
| Foto: HEALTHDAY

El riesgo en la niñez de desarrollar el trastorno alérgico/autoinmune conocido como enfermedad celíaca podría eliminarse si los bebés se expusieran al gluten incluso desde los 4 meses de edad, sugiere una nueva investigación británica.

La observación se basa en un trabajo con 1,300 bebés. La mitad fueron expuestos a alimentos sólidos (incluso a la proteína del trigo) a una edad que contradice a las directrices actuales sobre la lactancia materna. Entre los que fueron expuestos, ninguno desarrolló la enfermedad celíaca.

"Fue una sorpresa", señaló el autor del estudio, el Dr. Gideon Lack. "Pero si este estudio es correcto, indicaría que con el fin de prevenir el desarrollo de la enfermedad cardiaca, deberíamos introducir unas cantidades significativas de trigo en la dieta del bebé desde los 4 meses de edad".

Pero los hallazgos no son la última palabra sobre el tema, advirtió Lack, profesor de alergia e inmunología pediátricas del Colegio del Rey de Londres.

"Se trata de un estudio con un número relativamente bajo de pacientes", dijo. "Y, por tanto, no se puede considerar concluyente, y sin duda demanda más estudios e investigaciones".

La enfermedad celíaca es una afección inflamatoria en que consumir gluten daña al intestino delgado. Puede provocar una mala absorción de los nutrientes.

"De algunas formas es una enfermedad alérgica, en vista de que es desencadenada por el consumo del gluten, que es un importante componente del trigo, aunque también está presente en la cebada y el centeno", apuntó Lack. "Y de otras formas es una enfermedad autoinmune, en vista de que el cuerpo inicia una respuesta inmunitaria, y esa respuesta se redirige contra el revestimiento del intestino delgado".

Afecta a alrededor de un 1 por ciento de la población, añadió. En los niños, la enfermedad celíaca puede tardar muchos años en diagnosticarse, conduciendo a un crecimiento inadecuado y a la desnutrición. En los adultos, puede provocar pérdida ósea, fatiga y, en caso raros, cáncer de colon.

Los pacientes celíacos pueden arreglárselas evitando el gluten del todo. Pero no hay una forma conocida de prevenir el inicio de la enfermedad. Las directrices actuales estipulan que el riesgo celíaco no se ve afectado por la edad en que una persona se expone al gluten por primera vez.

Pero Lack y sus colaboradores evaluaron esta idea durante una amplia investigación que examinó a las alergias a los alimentos como un todo, en lugar de la enfermedad celíaca en específico.

El equipo se enfocó en 1,300 bebés ingleses y galeses que se inscribieron en un estudio sobre los alimentos entre 2009 y 2012.

Todos habían recibido lactancia materna exclusiva hasta una edad de 13 semanas. Después de ese periodo, la mitad siguió lactando de forma exclusiva hasta su sexto mes. La otra mitad se expuso a alimentos que pueden, potencialmente, provocar alergias.

Esos alimentos incluyeron a la leche de vaca, los huevos, los cacahuates, el sésamo, el bacalao y el trigo. (El equipo buscó incluir unos 4 gramos de proteína de trigo por semana, que contiene unos 3 gramos de gluten).

A los 3 años, había siete casos de enfermedad celíaca en el grupo de la lactancia materna, pero ninguno en el grupo que se expuso pronto al trigo.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. y el gobierno británico instan a los padres a dar el seno de forma exclusiva durante seis meses, sin dar a los bebés ningún alimento ni líquido adicionales a menos que sea bajo la recomendación del médico. Los CDC afirman que esto "provee al niño la nutrición ideal, y respalda el crecimiento y el desarrollo".

Lona Sandon es directora de programa del Departamento de Nutrición Clínica del Centro Médico del Suroeste de la UT, en Dallas, y revisó el estudio. Si los hallazgos se sostienen, podrían resultar en grandes cambios, aseguró.

"Este es uno de esos estudios que hace nos hace pensar que nosotros (es decir, los pediatras, los ginecoobstetras, los dietistas y los asistentes médicos) hemos estado dando a los padres los consejos equivocados durante años, con el mensaje de la lactancia exclusiva y la introducción limitada de alimentos regulares antes de los 6 meses", comentó Sandon.

La lactancia es un medio importante de ofrecer "factores que fomentan a la inmunidad", enfatizó. Pero la infancia también es el momento en que los niños "se forman y aprenden a coexistir con las bacterias, virus y otras sustancias foráneas, como las proteínas, que se encuentran en los alimentos", entre ellas el gluten del trigo.

"Al no exponer a los bebés a los alérgenos comunes a una edad temprana, es teóricamente posible que el sistema inmunitario no se prepare para tener la suficiente robustez como para manejar a esos alimentos", dijo Sandon.

Pero apuntó que es demasiado pronto para cambiar la práctica. Se necesita más investigación, dijo, y añadió que "siempre es un poco riesgoso cambiar los consejos basándose en un estudio".

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 28 de septiembre de la revista JAMA Pediatrics.

Comparte tu opinión