En un 5 por ciento de los hogares con niños de EE. UU. se usan cigarrillos electrónicos

En un 5 por ciento de los hogares con niños de EE. UU. se usan cigarrillos electrónicos

LUNES, 6 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- A medida que los cigarrillos electrónicos ganan aficionados, los niños parecen estar perdiendo. Una investigación reciente sugiere que los padres que vapean exponen a los niños a vapores de segunda mano que podrían ser igual de nocivos que el humo de tabaco.

Casi un 5 por ciento de los adultos de EE. UU. que viven con niños usan cigarrillos electrónicos, según el estudio. Y muchos de esos niños tienen asma.

"Aunque es común que se perciba que los aerosoles de los cigarrillos electrónicos son vapores inocuos, contienen varias sustancias potencialmente nocivas", advirtió la investigadora principal, Jenny Carwile.

Los niños que viven con vapeadores adultos podrían exponerse a compuestos orgánicos volátiles, como el formaldehido, la nicotina, los metales pesados y las partículas ultrafinas, señaló Carwile, de la división de ciencias aplicadas de administración de la atención de salud del Centro Médico de Maine, en Portland.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda que los cigarrillos electrónicos no se usen cerca de los niños. También quiere que las leyes de espacios libres de humo se amplíen para incluir a los cigarrillos electrónicos, añadió Carwile.

Stanton A. Glantz es director del Centro de Investigación y Educación sobre el Control del Tabaco en la Universidad de California, en San Francisco. "La exposición al vapor de los cigarrillos electrónicos es un problema creciente", aseguró.

"Mientras más averiguamos, más peligrosos son los cigarrillos electrónicos", añadió Glantz.

En el estudio, Carwile y sus colaboradores usaron datos del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo Conductuales de EE. UU. de 2016 a 2017.

Se preguntó a los participantes con qué frecuencia usaban los cigarrillos electrónicos y otros productos de vapeo. A algunos también se les preguntó sobre los niños que vivían con ellos, y si los niños tenían asma.

Los investigadores encontraron que más de un 4 por ciento de los adultos usaban cigarrillos electrónicos. Pero la prevalencia fue más alta entre los que tenían un niño en casa (de casi un 5 por ciento). Esto podría reflejar el hecho de que los vapeadores son más jóvenes, y muchos están en edad fértil, sugirieron los investigadores.

El uso de los cigarrillos electrónicos también fue mayor entre los adultos que vivían con un niño con asma (de un 5.6 por ciento) que entre los que vivían con un niño sin asma (de un 4.8 por ciento), encontró el equipo de Carwile.

Esa noticia no es buena. Un estudio publicado en enero en la revista Chest encontró que la exposición al vapor de segunda mano se vinculaba con un aumento significativo en el riesgo de un ataque de asma entre los adolescentes.

Además, el nuevo estudio encontró que el uso de los cigarrillos electrónicos varía a lo largo de Estados Unidos. El mayor uso entre los padres se encuentra en Oklahoma (casi un 8 por ciento) y el menor en Washington, D.C. (un 2 por ciento).

Glantz apuntó que los cigarrillos electrónicos crean un residuo de nicotina adictiva. Los niveles de nicotina no son muy distintos que los observados con la exposición al humo del tabaco, apuntó.

Los saborizantes, que se mercadean a los jóvenes, también son preocupantes. "Los saborizantes son muy tóxicos para los pulmones", explicó.

A medida que el uso de los cigarrillos electrónicos continúa ampliándose, lo mismo sucederá con la exposición al vapor de segunda mano. La epidemia de cigarrillos electrónicos todavía está en un momento temprano, así que se puede prever que el problema empeore, anotó.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. tiene el trabajo de ponerse dura con los cigarrillos electrónicos, pero hasta ahora, la agencia solo ha hablado al respecto, lamentó Glantz. Añadió que le preocupa que se interprete que la renuencia de la agencia a tomar medidas significa que vapear es seguro.

La posición de la FDA (o la falta de esta) es "magnífica para las compañías de los cigarrillos electrónicos, pero creo que es mala para la salud pública", indicó. "Y está conduciendo a un aumento en la exposición de segunda mano".

El informe aparece en la edición en línea del 6 de mayo de la revista JAMA Pediatrics.

Más información

Para más información sobre el vapeo, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión