En Oregón, en una ciudad se irá de puerta en puerta para monitorizar la propagación del coronavirus

En Oregón, en una ciudad se irá de puerta en puerta para monitorizar la propagación del coronavirus

MIÉRCOLES, 22 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Una ciudad universitaria de Oregón implementará una novedosa iniciativa para medir la propagación oculta de la COVID-19 en la comunidad, gracias a la universidad local.

Investigadores de la Universidad Estatal de Oregón (OSU) andarán por toda Corvallis en los próximos cuatro fin de semanas, yendo a casas seleccionadas al azar y pidiendo a sus ocupantes que provean muestras de frotis nasales para su evaluación.

El proyecto TRACE COVID-19 es una de las primeras iniciativas del país para intentar evaluar la actividad de la COVID-19 en toda una comunidad, señalaron las autoridades.

El equipo espera contar con poco menos de 4,000 muestras al final, suficientes como para obtener un panorama estadístico preciso de qué tanto se ha propagado el virus de la COVID-19 en la ciudad de 58,641 habitantes, comentó Steve Clark, vocero de la OSU.

"Tendremos una indicación de la presencia del virus entre los que son sintomáticos y asintomáticos", dijo Clark. "Esto nos dará un perfil sobre la COVID y la salud de toda la comunidad de Corvallis".

La iniciativa busca ofrecer el tipo de datos que la gobernadora de Oregón, Kate Brown, deberá tener a mano al planificar cómo reabrir el estado de un cierre que ha durado semanas, apuntó Clark.

Uno de los problemas para monitorizar la propagación de la COVID-19 ha sido que muchas personas infectadas no tienen ningún síntoma, mientras que otras tienen síntomas que son tan leves que su infección se pasa por alto, comentó Ben Dalziel, profesor asistente del Colegio de Ciencias de la OSU.

"De muchas formas andamos a ciegas, porque no sabemos cuántas personas están infectadas con el virus y cómo esto cambia con el tiempo", comentó Dalziel en un comunicado de la universidad. "Sin este conocimiento, es mucho más difícil implementar medidas de control efectivas y pronosticar la propagación de la enfermedad. Ahora mismo, estamos gestionando la pandemia sobre todo viendo por el espejo retrovisor".

Cada fin de semana, el equipo de la OSU tiene el objetivo de reunir muestras de 960 personas distintas.

A continuación, un video de cómo se hace la prueba:

Los investigadores tocarán a las puertas de una vivienda, y pedirán a las personas que estén dentro que participen. Cada persona que se ofrezca voluntaria recibirá un kit de prueba: un hisopo de algodón que pasarán ellos mismos por el interior de su nariz, y un tubo para guardarlo luego.

"Los miembros de nuestro equipo nunca entran en contacto físico con los individuos de la vivienda. El kit se devuelve al umbral de la vivienda" mientras los investigadores esperan, explicó Clark.

Un laboratorio privado evaluará la COVID-19 en cada muestra, y ofrecerá los resultados de forma confidencial a la persona individual y al departamento de salud del condado, como requiere la ley. Se prevé que los resultados estén disponibles en entre siete y 10 días.

El equipo de la OSU recibirá los resultados agregados de las pruebas del laboratorio, y los reportarán en la evaluación de cada semana, y además en un informe final que resumirá todos los datos de Corvallis, aclaró Clark.

Si tienen éxito, los investigadores de la OSU planifican ampliar su trabajo a otras ciudades y pueblos de Oregón, aseguró.

También planifican realizar pruebas aleatorias de anticuerpos en Corvallis y otros lugares en un futuro cercano, apuntó Clark.

La prueba actual solo puede detectar la presencia activa del virus vivo, pero las pruebas de anticuerpos pueden detectar si una persona ha tenido la COVID-19 en el pasado.

El Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, se mostró de acuerdo en que "las iniciativas de realizar un muestreo del coronavirus en toda una comunidad pueden ayudar a comprender dónde ha estado el virus y qué riesgo queda en la población". Adalja no participó en el estudio.

"Esto nos ayudará a comprender cuál es la tasa real de hospitalización, un factor que influye en las recomendaciones sobre el distanciamiento social y en la planificación de la capacidad de los hospitales", continuó. "También ayudará a determinar la proporción de mortalidad real".

Los gobernadores de todo Estados Unidos necesitarán esos datos para relajar de forma responsable los cierres que han controlado la ola del coronavirus en el país, añadió Adalja.

"Saber que una comunidad ya ha sido impactada en gran medida por el virus puede ayudar a orientar las decisiones sobre la necesidad de continuar unas medidas específicas de distanciamiento social", señaló Adalja.

Más información

La Universidad Estatal de Oregón provee más detalles sobre el proyecto TRACE COVID-19.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión