En EE. UU., 1 de cada 3 personas vive ahora en un lugar donde se aconseja usar máscaras bajo techo: CDC

JUEVES, 19 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Quizá las máscaras no sean obligatorias, pero los estadounidenses deben pensar en usarlas de todas formas si viven en un área donde el número de casos de COVID-19 es alto, aconsejaron el miércoles las autoridades de salud federales.

Ese consejo aplica ahora a alrededor de un tercio de los estadounidenses, todos los cuales viven en áreas con unos niveles altos de transmisión en la comunidad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La mayoría de estas áreas se ubican en el Noroeste.

En EE. UU., 1 de cada 3 personas vive ahora en un lugar donde se aconseja usar máscaras bajo techo: CDC

En estas regiones, "instamos a los líderes locales a animar al uso de estrategias de prevención, como las máscaras, en los ambientes públicos bajo techo, y a aumentar el acceso a las pruebas y el tratamiento para los individuos", planteó la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, informó el The New York Times . Walensky hizo sus declaraciones en la primera reunión de la Casa Blanca sobre la COVID enfocada en la pandemia en seis semanas.

Incluso en las áreas con unos niveles medios de transmisión, que incluyen a condados en casi todos los estados, las personas deben pensar en usar máscaras si están en lugares públicos en interiores, aconsejó Walensky. También deben evitar las aglomeraciones y hacerse una prueba de COVID-19 si planifican reunirse con otros bajo techo.

Las admisiones al hospital por la COVID-19 aumentaron en alrededor de un 20 por ciento en EE. UU. en la semana pasada, según los datos federales. Aunque unas 3,000 personas al día han sido admitidas a los hospitales con COVID, las tasas de mortalidad siguen siendo bajas, apuntaron los CDC.

No está claro si esa cifra simplemente se está quedando atrás y será seguida por un aumento en las muertes y hospitalizaciones.

Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Políticas de las Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, le dijo al Times que "podríamos estar entrando en un periodo en que tenemos un mayor número de casos pero una reducción sustancial en la gravedad de la enfermedad, de forma que vemos menos hospitalizaciones y muchas menos muertes. Pero aunque es muy incómodo e insatisfactorio, simplemente no sabemos qué nos depara el virus en los próximos 90 días".

En la reunión, el Dr. Ashish Jha, Coordinador de la Respuesta a la COVID de la Casa Blanca, afirmó que una enfermedad grave sería ahora más letal sin las pastilla conocida como Paxlovid. Paxlovid, creada por Pfizer, previene la enfermedad grave si se toma poco después del inicio de los síntomas.

Jha estimó que los médicos recetan Paxlovid a unos 20,000 pacientes al día. Su uso podría ser el motivo de que las hospitalizaciones y los ingresos en cuidados intensivos sean menos que los previstos, dado el número de infecciones.

"Paxlovid está haciendo una gran diferencia", apuntó Jha.

Sin embargo, expresó preocupación sobre la financiación para seguir luchando contra la enfermedad. Si el Congreso no aprueba la solicitud de la administración de 22 mil millones de dólares de fondos frescos para la COVID, el gobierno federal no tendrá suficientes vacunas y tratamientos para el aumento previsto en otoño, advirtió Jha.

Tener que enfrentarse al virus sin suficientes dosis de vacunas y tratamientos sería "terrible", advirtió en la reunión.

"Pienso que veríamos muchas vidas perdidas de forma innecesaria", lamentó Jha.

Otra preocupación es que los estadounidenses no se están poniendo los refuerzos de las vacunas que son elegibles para recibir, quedando así vulnerables. Según Walensky, alrededor de un 62 por ciento de las personas de 50 a 64 años no se han puesto un refuerzo en los seis meses anteriores, y esto también es cierto respecto a alrededor de un 57 por ciento de las que tienen a partir de 65 años.

Dos expertos de salud que no pertenecen al gobierno declararon al Times que se deben mejorar los mensajes de salud pública sobre el virus.

"Pienso que sería importante que recibiéramos más orientación de la Dra. Walensky y el Dr. Fauci respecto a lo que deberíamos estar haciendo ahora mismo", planteó la Dra. Janis M. Orlowski, directora de atención de la salud de la Asociación de Colegios Médicos Americanos (Association of American Medical Colleges).

"Deben aumentar sus esfuerzos", añadió el Dr. Ezekiel Emanuel, un oncólogo, ético médico y profesor de la Universidad de Pensilvania, que dirigió una iniciativa para crear un proyecto para una nueva estrategia pandémica llamada "The Next Normal" (algo así como "la próxima normalidad").

El lunes, se extendió sin mucho revuelo una fecha límite para levantar la emergencia de salud pública, un reconocimiento implícito de que la pandemia no ha terminado. Mantener el estatus de emergencia en vigor significa que el gobierno puede ofrecer vacunas, pruebas y tratamientos gratuitos para la COVID, prohibir que los estados cancelen la cobertura de Medicaid, ampliar el acceso a las citas de telesalud y permitir que a los hospitales se les pague más por tratar a los pacientes con Medicare que tienen COVID-19.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: The New York Times

Comparte tu opinión