El verano de 2023 fue el más caluroso en 2000 años

MARTES, 14 de mayo de 2024 (HealthDay News) -- Las altas temperaturas en todo el hemisferio norte el verano pasado fueron abrasadoras y lo suficientemente frecuentes como para convertirlo en el verano más caluroso en dos milenios, muestra una investigación reciente.

Los registros meteorológicos basados en instrumentos científicos solo se remontan a 1850, señalaron investigadores de la Universidad de Cambridge en Inglaterra. Esos datos ya habían confirmado el verano de 2023 como el más caluroso jamás registrado.

El verano de 2023 fue el más caluroso en 2000 años

Sin embargo, el equipo de Cambridge recurrió a los datos de los anillos de los árboles para remontarse a 2.000 años atrás y el verano pasado siguió siendo el más caluroso de todo ese período de tiempo.

"Cuando se observa el largo recorrido de la historia, se puede ver cuán dramático es el calentamiento global reciente", dijo el coautor del estudio, Ulf Büntgen, profesor de geografía en Cambridge. "2023 fue un año excepcionalmente caluroso, y esta tendencia continuará a menos que reduzcamos drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero".

Su equipo publicó sus hallazgos en la edición del 14 de mayo de la revista Nature.

Como explicó el grupo de Büntgen, puede ser fácil para los escépticos del cambio climático criticar las afirmaciones del "año más caluroso de la historia" si los registros no se remontan más allá de 1850.

"Muchas de las conversaciones que tenemos sobre el calentamiento global están vinculadas a una temperatura de referencia de mediados del siglo XIX, pero ¿por qué es esta la línea de base? ¿Qué es normal, en el contexto de un clima en constante cambio, cuando solo tenemos 150 años de mediciones meteorológicas?" anotó Büntgen en un comunicado de prensa de Cambridge.

"Solo cuando observamos las reconstrucciones climáticas [desde mucho más profundo en el pasado] podemos explicar mejor la variabilidad natural y poner en contexto el cambio climático antropogénico reciente", dijo.

Para ayudar a retroceder más en el pasado, el grupo de Büntgen comparó datos instrumentales conocidos sobre el clima con los patrones de crecimiento de los anillos de los árboles durante los mismos años.

Descubrieron que la lectura de los anillos de los árboles era precisa para detectar las tendencias climáticas.

Por ejemplo, los cambios en los anillos de los árboles reflejaron con precisión el período de enfriamiento de la "Pequeña Edad de Hielo Antigua" del siglo VI, así como la Pequeña Edad de Hielo de principios del siglo XIX. Estos períodos de enfriamiento suelen seguir a grandes erupciones volcánicas, que arrojan cenizas y otros contaminantes a la atmósfera, enfriando la Tierra.

Por el contrario, el hemisferio norte se calienta durante los cambios climáticos de El Niño, que también se registraron en los anillos de los árboles.

"Es cierto que el clima siempre está cambiando, pero el calentamiento en 2023, causado por los gases de efecto invernadero, se amplifica además por las condiciones de El Niño, por lo que terminamos con olas de calor más largas y severas y períodos prolongados de sequía", dijo el autor principal del estudio, Jan Esper, de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia, en Alemania. "Cuando se mira el panorama general, se muestra cuán urgente es que reduzcamos las emisiones de gases de efecto invernadero de inmediato".

El estudio también encontró que en el hemisferio norte, el Acuerdo de París de 2015 para limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales ya ha sido superado.

Debido a que no se espera que el período actual de El Niño disminuya hasta bien entrado este verano, el verano de 2024 también podría ser un récord, dijeron los investigadores.

Más información

Obtén más información sobre el cambio climático en el Fondo de Defensa Ambiental.

FUENTE: Universidad de Cambridge, comunicado de prensa, 14 de mayo de 2023

Comparte tu opinión