Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

El síndrome de intestino irritable se cobra un alto precio en la salud mental

MIÉRCOLES 1 de marzo de 2023 (HealthDay News) -- Cuando el Dr. Yezaz Ghouri atiende a pacientes con los calambres, el dolor abdominal y la diarrea que son los síntomas del síndrome de intestino irritable (SII), en general les pregunta cómo les va la vida.

Y es frecuente que sus pacientes le digan que están experimentando estrés vital.

El síndrome de intestino irritable se cobra un alto precio en la salud mental

Ahora, el equipo de Ghouri ha establecido un vínculo entre el SII y la ansiedad, la depresión y la ideación suicida en los pacientes que han sido admitidos al hospital por su SII. El SII es un trastorno crónico del sistema gastrointestinal (GI), que afecta a hasta un 15 por ciento de la población.

Ghouri, profesor asistente de medicina clínica y gastroenterología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri, piensa que el estrés se puede expresar tanto a través de la mente como del cuerpo.

"Pienso que se expresa en la forma de trastornos del estado de ánimo, como la depresión y la ansiedad", planteó Ghouri. "Pienso que se expresa en la forma de SII, que es básicamente una manifestación del sistema nervioso autónomo [que controla a las acciones involuntarias, como el latido cardiaco]".

El estudio utilizó los datos de más de 1.2 millones de pacientes con SII en 4,000 hospitales de EE. UU. a lo largo de tres años.

Más de un 38 por ciento de estos pacientes tenían ansiedad. Más de un 27 por ciento tenían depresión. Estos números son el doble en comparación con los niveles de ansiedad y depresión encontrados en pacientes que no sufrían de SII.

El investigador principal, el Dr. Zahid Ijaz Tarar, profesor asistente de medicina clínica, apuntó a lo que llama eje intestino-cerebro. Tarar sugirió en un comunicado de prensa de la universidad que los síntomas de SII influyen en la ansiedad y la depresión, mientras que esos problemas psiquiátricos podrían también provocar síntomas de SII.

Ghouri observó que "muchas personas con ansiedad tienden a tener una frecuencia cardiaca más alta. Pueden tender a estar ansiosos. Tienden a sudar mucho a veces. Todos estos son síntomas del sistema nervioso autónomo. Y creo que el SII también es una manifestación del sistema nervioso autónomo, que pasa por el eje intestino-cerebro".

Ghouri explicó que los pacientes que experimentan estos síntomas quizá primero deban aprender a reconocer sus sentimientos de estrés.

"Ese reconocimiento es la parte más importante", enfatizó. "La segunda es qué hacer al respecto".

Los pacientes quizá necesiten consejería, anotó Ghouri.

La meditación, la relajación, una dieta saludable y dormir bien son factores que pueden contribuir a tener una vida saludable, aseguró.

En términos de mejorar la salud intestinal en específico, Ghouri sugiere renunciar a, o reducir, las comidas grasientas, la carne roja, el alcohol y fumar, y favorecer en su lugar a las frutas, las verduras y alimentos como el yogurt.

"Pienso que ayuda a estabilizar el microbioma, hacerlo un poco más saludable", dijo Ghouri.

Los hallazgos del equipo se publicaron en una edición reciente de la revista Irish Journal of Medical Science.

El Dr. Brooks Cash, jefe de la división de gastroenterología, hepatología y nutrición del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, aseguró que el estudio reitera cierta información clave sobre el SII.

"Pienso que es muy importante que no perdamos de vista el componente de salud mental de la salud GI. Y pienso que este estudio ayuda a resaltarlo", dijo Cash, que no participó en el estudio.

La opinión de Cash es que los problemas de la salud mental podrían aumentar los síntomas gastrointestinales y los síntomas GI podrían aumentar los problemas de la salud mental, "pero no sabemos si hay una relación causativa o causal entre las dos cosas".

Anotó lo que los autores del estudio dijeron sobre la importancia de abordar los síntomas tanto de la salud mental como de la física de los pacientes.

"Con estos pacientes debemos adoptar un método muy complementario y más bien holístico. Debemos tratar los síntomas GI lo mejor que podamos, pero también debemos tomar en cuenta los síntomas de salud mental y resolverlos", aseguró Cash.

Cash dijo que la mayoría de las personas con SII no buscan atención médica, sino que tratan los síntomas por su cuenta.

"Hacerlo no tiene nada de malo siempre y cuando no ignoren unas características que son causa de alarma", enfatizó.

Una variedad de tratamientos de venta libre podrían ayudar, entre ellos los laxantes y los antidiarreicos. También hay algunos medicamentos recetados, aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., para el síndrome de intestino irritable, señaló Cash. Las terapias de dieta también pueden hacer una diferencia.

Entre las terapias populares se encuentran la dieta baja en carbohidratos fermentables (FODMAP, por sus siglas en inglés), que restringe los carbohidratos, fibras y azúcares complejos que se digieren mal. Se utiliza en pacientes con hinchazón y diarrea. También hay evidencias crecientes de que las ciruelas y los kiwis pueden ser efectivos para el estreñimiento.

"Hay varias modificaciones distintas de la dieta y el estilo de vida que los pacientes pueden implementar, y cada paciente es distinto", añadió Cash. "Debemos adoptar un método individualizado para cada paciente, según sus síntomas".

Más información

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. ofrece más información sobre el síndrome de intestino irritable.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Yezaz Ghouri, MD, assistant professor, clinical medicine and gastroenterology, University of Missouri, School of Medicine, Columbia, Mo.; Brooks Cash, MD, chief, division of gastroenterology, hepatology, and nutrition, University of Texas Health Science Center, Houston; Irish Journal of Medical Science, Jan. 3, 2023

Comparte tu opinión