El salero podría resultar letal, encuentra un estudio

LUNES, 11 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Las personas que llenan sus comidas de sal quizá tengan una vida más corta que las que casi nunca recurren al salero, sugiere un nuevo estudio de gran tamaño.

El estudio, de más de 500,000 adultos británicos, encontró que los que siempre echaban sal a su comida en la mesa tenían un 28 por ciento más de probabilidades de morir de forma prematura que las personas que raras veces añadían sal a sus comidas.

El salero podría resultar letal, encuentra un estudio
| Foto: GETTY IMAGES

En promedio, los amantes de la sal habían reducido su esperanza de vida en dos años cuando cumplieron los 50 años.

Los hallazgos no prueban que el salero sea un arma letal. Pero sí respaldan usar menos del condimento, señaló el investigador principal, el Dr. Lu Qi, de la Facultad de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns.

"Es una conducta sencilla que las personas pueden modificar", aseguró Qi.

Los alimentos procesados y las comidas preparadas con frecuencia son ricos en sodio, y lo mejor es limitarlos. Pero, anotó Qi, evitar el sodio que puede ocultarse en la comida preparada podría ser difícil. Resistirse al salero en la mesa de la cocina es sencillo.

Hace mucho que los expertos en salud aconsejan limitar el sodio en la dieta, en gran medida para ayudar a controlar los niveles de presión arterial. Pero los estudios han sido contradictorios respecto a si esto alarga las vidas de las personas. Un motivo posible es la forma en que los estudios miden la ingesta de sodio, dijo Qi.

Algunos han medido el sodio en muestras de orina de los participantes, que solo refleja su consumo reciente de sal. Otros han preguntado a las personas sobre los alimentos que han comido más o menos en el último mes, algo que también es un estimado imperfecto.

A diferencia de esto, dijo Qi, un hábito de echar sal a cada comida dice algo sobre las preferencias de gusto a largo plazo de una persona.

Los hallazgos se basan en 501,379 adultos que participaban en el estudio UK Biobank Study. Cuando los reclutaron, entre 2006 y 2010, respondieron a cuestionarios sobre sus hábitos de dieta y estilo de vida.

A lo largo de nueve años, más de 18,000 de los participantes fallecieron de forma prematura, lo que los investigadores definieron como antes de los 75 años. Cuando evaluaron la esperanza de vida de cada persona, encontraron que el riesgo de una muerte a destiempo era un 28 por ciento más alto entre las personas que dijeron que "siempre" usaban sal en la mesa, frente a las que nunca o raras veces lo hacían.

Por supuesto, podría haber muchas diferencias entre esos dos grupos de personas. El grupo de "nunca" quizá tenga otros hábitos saludables, por ejemplo.

Pero Qi apuntó que su equipo tomó en cuenta muchas de estas diferencias, entre ellas los niveles de ejercicio, los hábitos de tabaquismo y consumo de alcohol, el peso corporal, y afecciones como la diabetes y la enfermedad cardiaca de las personas. Y los hábitos de sal en sí siguieron vinculados con las probabilidades de muerte prematura.

Entre los hombres amantes de la sal, esto equivalió a haber perdido dos años de la esperanza de vida a los 50 años. Sus contrapartes femeninas perdieron, en promedio, 1.5 años de vida.

El estudio no puede mostrar el motivo, dijo Qi. Pero piensa que el efecto de un exceso de sal en la presión arterial es el motivo principal. Las personas que añadían sal a su comida de forma habitual tenían un riesgo más alto de fallecer de un accidente cerebrovascular (ACV) o de ataque cardiaco, en específico.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 10 de julio de la revista European Heart Journal.

Whitney Linsenmeyer es profesora asistente de nutrición de la Universidad de Saint Louis. Dijo que, en su experiencia, las personas con frecuencia usan el salero por puro hábito.

"Con frecuencia, romper ese hábito solo conlleva un poco de concienciación", aseguró Linsenmeyer, que también es vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

Una pizca de sal no está "prohibida", apuntó, pero es buena idea probar la comida primero, para ver si de verdad se necesita esa pizca.

Linsenmeyer también apuntó a otras formas de mejorar el sabor. Las hierbas, las especias, o un poco de vinagre o jugo de limón pueden servir. Pero anotó que las mezclas preparadas de hierbas con frecuencia contienen sal, de forma que las personas deben usarlas poco o comprar un producto libre de sodio.

Dicho esto, Linsenmeyer enfatizó la importancia de la dieta general, lo que significa bastantes frutas y verduras, granos ricos en fibra, pescado, frijoles, frutos secos y grasas insaturadas "buenas".

"Con frecuencia, es útil enfocarse en lo que se recomienda en abundancia, como las verduras y las frutas, en lugar de en lo que se debe limitar", planteó Linsenmeyer.

De hecho, el estudio actual apuntó a un efecto protector de una alimentación saludable. Entre las personas con la mayor ingesta de verduras y frutas, la sal añadida no mostró ningún impacto negativo en la longevidad.

"Es tentador enfocarse en un solo nutriente, como el sodio o la grasa saturada", añadió Linsenmeyer. "Pero la realidad es que comemos comida, no nutrientes".

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece consejos sobre una alimentación saludable para el corazón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Lu Qi, MD, PhD, chair and professor, department of epidemiology, Tulane University School of Public Health and Tropical Medicine, New Orleans; Whitney Linsenmeyer, PhD, RD, LD, assistant professor, nutrition, Saint Louis University, St. Louis, Mo., and spokesperson, Academy of Nutrition and Dietetics, Chicago; European Heart Journal, July 10, 2022, online

Comparte tu opinión