El riesgo de una COVID grave podría depender del tipo de asma

El riesgo de una COVID grave podría depender del tipo de asma
| Foto: HEALTHDAY

Todo el mundo está de acuerdo en las buenas noticias: las personas cuyo asma es provocado por alergias no parecen tener un riesgo más alto de una enfermedad potencialmente letal si contraen la COVID-19.

"El asma no ha destacado como una de las enfermedades comórbidas que provocan unos peores resultados en la COVID-19", comentó la Dra. Sandhya Khurana, directora del Centro Mary Parkes de Asma, Alergia y Atención Pulmonar del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Nueva York. "Siempre nos preocupamos por el asma y las infecciones virales, porque parecen desencadenar una exacerbación del asma de forma poco razonable. Pero lo que hemos visto hasta ahora es tranquilizador".

Pero continúa el debate sobre la gravedad potencial de una infección con la COVID en personas con un asma que no es alérgico.

Algunos estudios han sugerido que las personas que tiene un asma provocado por algo que no es una alergia (el ejercicio, el estrés, el aire contaminado, las condiciones meteorológicas) podrían tener un mayor riesgo de una COVID-19 grave.

Por ejemplo, unos investigadores de la Universidad de Harvard encontraron que tener un asma no alérgico aumentaba el riesgo de una COVID-19 grave en hasta un 48 por ciento. Esa conclusión se basó en los datos de 65,000 personas que sufrían de asma, y se presentó en la edición de junio de la revista Journal of Allergy and Clinical Immunology.

"Creo que sería bueno que esas personas tuvieran más cuidado", planteó el investigador sénior, Liming Liang, profesor asociado de genética estadística de la Facultad de Medicina T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston. "Creo que viene la próxima ola. Debemos tener más cuidado".

Pero otros expertos anotan que los datos sobre la COVID y las personas que sufren de asma no alérgico son muy limitados, y que cualquier conclusión de que esas personas estén en un mayor riesgo de una infección grave podría ser errónea.

Quizá la causa de su asma fueran otras enfermedades pulmonares que se asocian con unos casos más graves de COVID, por ejemplo, apuntó el Dr. Mitchell Grayson, jefe de alergias e inmunología del Hospital Pediátrico Nacional de Columbus, Ohio.

"Ha habido varios estudios que han mostrado que la EPOC aumenta el riesgo de una enfermedad más grave", dijo. "No creo que estos estudios hayan hecho un buen trabajo al excluir a la EPOC en esos pacientes".

Grayson concurre con Khurana en que al principio de la pandemia de COVID-19, había mucha preocupación de que el asma pudiera ser un factor de riesgo... una sospecha razonable, dado que el coronavirus ataca a los pulmones.

Pero todo lo que sucedió en la pandemia inicial en China sugirió que es asma no era un factor de riesgo de una COVID letal, apuntó Grayson, y los datos siguieron confirmándolo a medida que el coronavirus se propagó por el globo.

"No se encuentra en los datos. Si existe, es un riesgo extremadamente bajo. No es nada que yo pueda ver", dijo.

Los investigadores han especulado que las personas con un asma alérgico podrían tener cierta protección contra la COVID, debido a la forma en que el coronavirus infecta al cuerpo.

El virus SARS-CoV-2 que provoca a la COVID-19 entre a las células pulmonares al implicarse con un tipo de proteína en su superficie, llamada receptor de ECA2, dijo Khurana.

"En el ámbito de una inflamación de tipo alérgico, la expresión del receptor de ECA2 parece reducirse. Parece que es más baja. No hay tanta cantidad del receptor", indicó.

Como no hay tantos receptores de ECA2 disponibles, las personas con un asma alérgico quizá no sean igual de vulnerables a una infección grave, planteó Khurana. Esta teoría también podría ayudar a explicar por qué otras enfermedades crónicas parecen aumentar el riesgo de COVID, añadió.

"En los pacientes con enfermedades como la diabetes o la hipertensión, la expresión de este receptor aumenta", apuntó Khurana. "Es un motivo posible de que esas enfermedades comórbidas representen un riesgo particularmente alto en esta infección".

Pero esto solo explica por qué el asma alérgico no es un factor de riesgo de una COVID grave, dijo Grayson. No explica por qué algunos estudios encuentran un mayor riesgo en las personas con un asma no alérgico.

Grayson sospecha que el supuesto vínculo entre el asma no alérgico y la COVID que encontraron esos estudios en realidad es un vínculo entre la COVID y una variedad de enfermedades pulmonares distintas, en particular la EPOC.

"Hay estudios que muestran que la EPOC aumenta el riesgo de una COVID grave, no de forma notable sino un poco, no al nivel de cosas como la hipertensión y la diabetes y la vejez", comentó. "Me preocupa que lo que dicen que es asma no alérgico sea en realidad EPOC, lo que sesgaría sus datos".

En opinión de Khurana, se necesitan más estudios, en particular estudios prospectivos que monitoricen a personas con distintos tipos de asma antes de la infección con la COVID.

"Hasta ahora, simplemente no sabemos suficiente para sacar alguna conclusión. Creo que apenas comenzamos y que todavía nos falta mucho por aprender", dijo.

Mientras tanto, lo mejor es que todo el mundo se proteja, añadió Khurana.

"Es una buena práctica observar las directrices recomendadas sobre la higiene de las manos y el distanciamiento social y las máscaras, y evitar cualquier situación en que uno se expondría, aunque sin duda es una buena noticia que el asma alérgico no sea un riesgo tan grande como otras enfermedades comórbidas", señaló Khurana.

Comparte tu opinión