El remdesivir provería un beneficio modesto contra la COVID moderada

El remdesivir provería un beneficio modesto contra la COVID moderada

El antiviral remdesivir ha sido uno de los pocos tratamientos que han parecido ayudar a frenar las tasas de mortalidad de los pacientes con COVID-19 tan enfermos como para necesitar un ventilador.

Pero un nuevo estudio encuentra que el fármaco quizá no sea igual de efectivo en los casos "moderados" de COVID-19, es decir, los pacientes hospitalizados y que quizá necesiten oxígeno para respirar, pero que no requieren un ventilador.

El estudio de casi 600 pacientes de ese tipo encontró que los que recibieron un tratamiento de cinco días de remdesivir tuvieron una "diferencia estadísticamente significativa en el estatus clínico, en comparación con la atención estándar, pero la diferencia tuvo una importancia clínica incierta", según los investigadores dirigidos por la Dra. Diana Brainard, de Gilead Sciences, el fabricante del remdesivir.

Un experto en las enfermedades infecciosas cree que los hallazgos podrían atenuar el entusiasmo que el remdesivir generó al principio.

"Este estudio resalta que está claro que el remdesivir no es un medicamento pionero en cuanto al tratamiento de la COVID-19, ya que sus beneficios son marginales", indicó el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore.

Cree que los hallazgos "subrayan la necesidad de desarrollar antivirales y otras terapias que puedan tener un impacto significativo en la trayectoria de los pacientes con COVID-19".

Ahora, Gilead está solicitando la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para el remdesivir, que ya está disponible como medicamento de emergencia para los pacientes hospitalizados con una COVID-19 grave. Pero si la FDA lo aprueba, el fármaco tendría un uso más amplio.

El remdesivir funciona al bloquear la replicación del virus. Los ensayos del medicamento mostraron que puede reducir el tiempo de recuperación de la COVID-19 en casi un tercio en las personas con una COVID-19 grave.

Pero, ¿qué sucede con los casos más moderados de coronavirus? Para averiguarlo, el grupo de Brainard observó a 584 pacientes hospitalizados que recibieron cinco días de remdesivir administrado por vía intravenosa, 10 días del mismo régimen, o una atención estándar sin remdesivir.

Los pacientes tenían una edad promedio de 57 años, y un 61 por ciento eran hombres. Más de la mitad tenían una enfermedad cardiaca, y un 40 por ciento eran diabéticos. Todos los pacientes tenían una COVID-19 moderada, que se definió como la presencia de neumonía según se evidenció en escáneres de los pulmones, junto con unos niveles bajos de oxígeno.

Según se reportó el 21 de agosto en la revista Journal of the American Medical Association, 28 días tras el inicio del tratamiento, habían fallecido cuatro pacientes (un 2 por ciento) del grupo de la atención estándar, en comparación con tres (un 2 por ciento) de los que recibieron 10 días de remdesivir y dos (un 1 por ciento) de los que recibieron el régimen de cinco días.

A los 11 días, solo se observó un beneficio estadístico en términos de un "mejor estatus clínico" en una escala de 7 puntos entre los que recibieron cinco días de remdesivir. Ese grupo tenía unas probabilidades un 65 por ciento más altas de un mejor resultado, en comparación con los que recibieron la atención estándar, señalaron los investigadores.

Aun así, las mejoras no fueron dramáticas y tuvieron "una importancia clínica incierta", anotó el equipo de Brainard.

Según Adalja, se necesita más estudio y "quizá el remdesivir todavía tenga un rol en ciertos subgrupos de pacientes en que los beneficios tal vez sean más aparentes".

El Dr. Matthew Heinz es un médico hospitalario e internista de Tucson, Arizona. Al leer el informe, se mostró de acuerdo en que si bien el remdesivir quizá ayude a algunos pacientes con una COVID-19 grave, "[solo] hubo un beneficio pequeño entre los que tomaron un tratamiento de cinco días" en este estudio de personas con una enfermedad moderada.

Heinz ofreció otra advertencia: el medicamento es muy caro. A finales de junio, Gilead anunció que cobraría 3,120 dólares a los hospitales de EE. UU. por un tratamiento de cinco días de remdesivir en un paciente con un seguro privado.

El remdesivir "es muy caro, y no todos los hospitales pueden tener existencias de forma constante", añadió Heinz, y antes de que los hospitales se apresuren a comprar el medicamento "sin duda se necesita más estudio".

Comparte tu opinión