El poder de la luz: las áreas más soleadas tienen unas tasas de mortalidad más bajas por la COVID-19

VIERNES, 9 de abril de 2021 (HealthDay News) -- La COVID-19 podría tener un nuevo y duro enemigo: el sol.

Una nueva investigación muestra que las regiones más soleadas de Estados Unidos tienen unas tasas más bajas de mortalidad por la COVID que las áreas más nubladas, lo que sugiere que los rayos UV del sol podrían, de alguna forma, proveer cierta protección contra la enfermedad.

El poder de la luz: las áreas más soleadas tienen unas tasas de mortalidad más bajas por la COVID-19

El efecto no se debe a una mejor absorción de la saludable "vitamina solar", la vitamina D, anotó el equipo de investigación escocés, dirigido por Richard Weller, de la Universidad de Edimburgo.

"El efecto parece ser independiente de una vía de la vitamina D", reportaron los investigadores, y también enfatizaron que el estudio no se diseñó para probar una relación causal.

Pero, si la luz del sol sí ayuda a prevenir una COVID-19 grave, "optimizar la exposición al sol podría ser una posible intervención de salud pública", concluyeron los autores del estudio.

El nuevo informe se publicó el 8 de abril en la revista British Journal of Dermatology.

En el estudio, el grupo de Weller analizó todas las muertes registradas por COVID-19 en la parte continental de Estados Unidos de enero a abril de 2020, y entonces comparó los datos con los niveles de rayos ultravioleta (UV) del sol en casi 2,500 condados de EE. UU. durante el mismo periodo.

Las personas en las regiones con el mayor nivel de exposición a los rayos UVA (que conforma un 95 por ciento de la luz UV del sol) fueron menos propensas a morir por la COVID-19 que las que estaban en las regiones con la exposición más baja a los UVA, mostraron los hallazgos.

Los investigadores realizaron análisis similares en Inglaterra e Italia, y llegaron a los mismos resultados. Al realizar un promedio de los resultados de los tres estudios, el equipo escocés dijo que por cada aumento de 100 kilojulios por metro cuadrado de luz del sol (una medida estándar) en un área dada, las probabilidades de fallecer por la COVID-19 se redujeron en más o menos un tercio.

Los investigadores intentaron tomar en cuenta ciertos factores asociados con el riesgo de infección y muerte por el coronavirus, como la edad, la etnia, el nivel de riqueza, la densidad poblacional, la contaminación del aire, la temperatura y las tasas de infección locales.

La asociación entre una mayor exposición al sol y un riesgo más bajo de muerte por la COVID-19 no se pudo explicar mediante unos niveles más altos de vitamina D, porque en el estudio solo se incluyeron las regiones con unos niveles de UVB que eran demasiado bajos como para producir una vitamina D significativa en el cuerpo, señalaron los autores.

¿Cómo podría la luz solar adicional frenar a la COVID-19?

Según el grupo de Weller, una explicación posible es que la exposición al sol haga que la piel libere un compuesto llamado óxido nítrico. Algunos estudios de laboratorio han encontrado que el óxido nítrico podría reducir la capacidad del nuevo coronavirus de replicarse y propagarse. Los autores del estudio planifican dar seguimiento mediante más investigación sobre esta teoría.

Una investigación anterior del mismo equipo encontró que un aumento en la exposición a la luz del sol se asocia con una mejor salud cardiaca, una presión arterial más baja y menos ataques cardiacos. Se sabe que la enfermedad cardiaca es un factor de riesgo de fallecer de la COVID-19, y estas investigaciones anteriores podrían también ayudar a explicar los nuevos hallazgos, sugirieron.

Dos expertos en COVID-19 de Estados Unidos se mostraron de acuerdo en que los hallazgos son interesantes, pero que se necesita más estudio.

"La investigación no establece causalidad, y representa una asociación en el mejor de los casos", enfatizó el Dr. Robert Glatter, médico de medicina de emergencia del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. No le sorprendió que ningún beneficio de salud se atribuyera a la vitamina D.

"Si bien hay evidencias de que la vitamina D pudiera tener efectos beneficiosos para el sistema inmunitario, en este momento aún no se ha probado un efecto antiviral específico", señaló Glatter. "De hecho, un estudio aleatorio controlado de personas con una COVID-19 de moderada a grave que recibieron dosis altas de vitamina D no demostró ningún beneficio".

El Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad en la Salud Johns Hopkins, en Baltimore, es experto en virus. Dijo que la investigación plantea preguntas interesantes, pero que la hipótesis sobre el óxido nítrico necesita más estudios.

"Esta línea de investigación debe enlazar este vínculo para mostrar el mecanismo de cómo sucede, para mostrar que la luz solar también tiene un beneficio que es independiente de la vitamina D", comentó Adalja.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la prevención de la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

SOURCES: Amesh Adalja, MD, senior scholar, Center for Health Security, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Robert Glatter, MD, emergency medicine physician, Lenox Hill Hospital, New York City; British Journal of Dermatology, April 8, 2021; University of Edinburgh, news release, April 8, 2021

Comparte tu opinión