El plan de California de producir insulina de bajo precio podría ser un ejemplo para el país

MIÉRCOLES, 16 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- El plan de California de fabricar su propia insulina podría ser significar un inmenso ahorro de dinero para los residentes del estado que tienen diabetes, y tal vez un modelo para otros estados, según los expertos.

A principios de año, California anunció su iniciativa de llevar sus propios productos de insulina al mercado, en respuesta a los altos costos del medicamento, que salva vidas, en Estados Unidos.

El plan de California de producir insulina de bajo precio podría ser un ejemplo para el país

Y si tiene éxito, "alterará" al mercado actual de la insulina de unas formas críticas que beneficiarán a los pacientes, según un comentario publicado en la edición del 15 de noviembre de la revista Annals of Internal Medicine.

Muchos californianos que usan insulina "tendrán ahorros de más de un 90 por ciento", aseguró la autora principal, la Dra. Mariana Socal, de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore.

Las personas sin un seguro de salud están entre las que más se beneficiarán, según Socal.

Los californianos que pagan el precio de contado por la insulina de acción corta gastan unos 5,000 dólares al año, en promedio. Bajo la iniciativa del estado, esto se reduciría a 374 dólares, estimaron Socal y sus colegas.

Pero incluso las personas con seguro, en específico las que están cubiertas por planes con unos deducibles altos, experimentarán unos ahorros similares, dijo Socal.

El plan de California, que anunció el junio el gobernador Gavin Newsom, dedicará 50 millones de dólares del presupuesto estatal a la producción de su propia insulina de bajo costo, y otros 50 millones para iniciar la construcción de su planta de fabricación.

La medida sigue a años de marcados aumentos en el precio de la insulina en Estados Unidos.

La insulina es una hormona que lleva los azúcares de los alimentos a las células del cuerpo para su uso como combustible. Cuando las personas tienen diabetes, sus cuerpos no producen insulina o no pueden usarla de forma adecuada, lo que hace que los niveles de azúcar en la sangre se disparen.

Las personas con diabetes tipo 2, la forma más común de la enfermedad, con frecuencia necesitan insulina como parte de su régimen de medicamentos para reducir los niveles de azúcar en la sangre. Las personas con diabetes tipo 1, en que el cuerpo no puede producir insulina, necesitan tomar insulina sintética cada día para sobrevivir.

Pero los altos costos hacen que muchos estadounidenses racionen el medicamento que salva vidas. Un estudio que se publicó el mes pasado encontró que, en 2021, un estimado de 1.3 millones de adultos de EE. UU. con diabetes tuvieron que usar menos insulina porque no podían costearla.

El autor principal de ese estudio, el Dr. Adam Gaffney, profesor asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, se siente optimista sobre el futuro de la fabricación pública de fármacos.

"La fabricación pública de fármacos es una herramienta promisoria y potente que podría reducir los precios de medicamentos críticamente importantes y que salvan vidas, como la insulina", señaló. "La iniciativa de California es un paso importante en la dirección correcta, aunque se necesitarán reformas adicionales para garantizar que todos los pacientes reciban los medicamentos que necesitan, lo que incluye a los costosos fármacos patentados, en todo el país".

Según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association, ADA), el precio promedio de la insulina se triplicó entre 2002 y 2013, y después de esto el precio de las cuatro formas más populares de insulina se triplicó en la última década.

La insulina es un fármaco que tiene 100 años de antigüedad, pero el complejo sistema de pago de los medicamentos recetados en EE. UU. fomenta unos precios altos, explicó Socal.

Tres compañías dominan el mercado de la insulina (Eli Lilly, Novo Nordisk y Sanofi), y han aumentado los precios de lista de sus productos. Pero también hay toda una cadena de distribución entre los fabricantes de la insulina y los pacientes, que incluye a los mayoristas, las farmacias, los administradores de beneficios farmacéuticos (PBM, por sus siglas en inglés) y los planes de salud.

Y los intermediarios se pueden beneficiar de los altos precios, aseguró Socal.

Por ejemplo, los PBM son compañías que gestionan los beneficios de medicamentos recetados para las compañías aseguradoras y otros pagadores, como las grandes empresas. Estos PBM desarrollan la lista de medicamentos recetados que el pagador cubre, y negocian con los fabricantes de los medicamentos para obtener unos precios más bajos para estos medicamentos, en forma de reembolsos. Una porción del reembolso se asigna al plan de salud, pero el PBM se queda con su propia parte. Mientras más alto es el precio de lista del fármaco, más ganará el PBM.

Todo el mundo gana, excepto los pacientes.

"Este es el motivo de que un plan patrocinado por el estado sea tan importante", aseguró Socal.

El plan de California, afirmó, proveería un precio de lista bajo y "transparente" para la insulina, que no esté inflado por los reembolsos Y el estado tiene la influencia para asociarse con los grandes planes de salud, como el Sistema de Jubilación de los Empleados Públicos de California, para crear un mercado para su insulina.

A partir de aquí, podría propagarse, aseguró Socal. Si hay una insulina barata en el mercado, los pacientes la demandarían, y más planes de salud quizá se integren.

"La ADA agradece los esfuerzos del gobernador Newsom por ayudar a las personas con diabetes al buscar una forma de hacer que la insulina sea más asequible", comentó Lisa Murdock, directora de defensoría de la ADA.

Aseguró que la ADA seguirá respaldando otros métodos. Apuntó a un proyecto de ley en California que limitaría los copagos por la insulina a 35 dólares al mes para las personas en planes e seguro regulados por el estado.

Esto refleja el límite de copago que se implementó hace poco para los beneficiarios de Medicare que usan insulina. Varios estados adicionales de EE. UU. han implementado límites en los copagos por la insulina, de distintas cantidades.

¿Podrían otros estados también comenzar a producir su propia insulina?

"Sabemos que otros estados lo están sopesando", dijo Socal. Pero, anotó, sería menos eficiente que cada estado produjera su propio suministro de un solo fármaco.

En cuanto al plan de California, Socal observó que no hay motivo de que se limite a la insulina. "Sienta las bases" de una forma de resolver el problema más general de los medicamentos que son esenciales para los pacientes, pero que no pueden permitirse, añadieron Socal y sus colegas.

Más información

La Asociación Americana de la Diabetes ofrece recursos para ayudar a pagar la insulina.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Mariana Socal, MD, PhD, associate scientist, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Lisa Murdock, chief advocacy officer, American Diabetes Association, Arlington County, Va.; Adam Gaffney, MD, MPH, assistant professor, medicine, Harvard Medical School, Boston, and physician, Pulmonary and Critical Care Medicine, Cambridge Health Alliance, Cambridge, Mass.; Annals of Internal Medicine, Nov. 15, 2022, online

Comparte tu opinión