El idioma puede marcar la diferencia entre la atención en casa o en el hospital, según un estudio

VIERNES, 29 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- Si es un paciente de atención domiciliaria, es útil hablar inglés en Estados Unidos.

Un estudio reciente sobre la atención de la salud a domicilio encontró que los pacientes que hablan un idioma diferente al inglés tienen unas tasas más altas de reingreso hospitalario.

El idioma puede marcar la diferencia entre la atención en casa o en el hospital, según un estudio

En la ciudad de Nueva York, las tasas de reingreso entre los pacientes cuyo primer idioma no era el inglés eran más altas entre las personas que hablaban español y ruso. Eran más bajas entre las personas que hablaban chino y coreano, según el estudio publicado en una edición reciente en línea de la revista International Journal of Nursing Studies.

"La preferencia del idioma como un determinante social de la salud no es algo nuevo en la administración de la atención de la salud", según Allison Squires, autora principal y profesora asociada de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Nueva York, en la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, "nuestra investigación sugiere que los pacientes con barreras del idioma en la atención de la salud domiciliaria pueden tener una vulnerabilidad peculiar a unos peores resultados", comentó Squires en un comunicado de prensa de la revista.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de más de 87,000 pacientes de la ciudad de Nueva York, que recibieron atención domiciliaria después de ser dados de alta del hospital. El equipo se centró en los cinco idiomas que hablaban los pacientes más comúnmente: inglés, español, ruso, chino y coreano.

El riesgo de readmisión al hospital en los 30 días posteriores era algo mayor entre los pacientes que preferían un idioma diferente al inglés (de un 20.4 por ciento) que entre los pacientes angloparlantes (de casi un 18.5 por ciento).

Las barreras idiomáticas entre los pacientes y los proveedores de la salud pueden obstaculizar una comunicación efectiva y afectar de forma negativa a la calidad de la atención y la seguridad del paciente, señalaron los autores del estudio.

Esto puede ser cierto de manera particular en la atención de la salud domiciliaria, donde puede ser más difícil proporcionar servicios de interpretación. Muchos pacientes domiciliarios no tienen un acceso de alta velocidad a internet o, en ocasiones, incluso a un teléfono, lo que limita el acceso a los servicios de interpretación a través de vídeo o por teléfono.

Hay maneras de reducir el riesgo de readmisión al hospital entre los pacientes domiciliarios con barreras lingüísticas, según los investigadores.

Incluyen la mejora de las capacidades de traducción y la utilización de equipos de atención de la salud que hablen los mismos idiomas que sus pacientes.

"Es importante garantizar que los pacientes tengan interacciones clínicas en su idioma preferido durante el proceso continuo de atención, ya que puede aumentar el acceso a la atención durante las etapas tempranas, reducir el riesgo de reingreso y mejorar las transiciones de la atención en todo el sistema de atención de la salud", concluyó Squires.

Más información

HealthinAging ofrece más información sobre la atención domiciliaria.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: International Journal of Nursing Studies, news release, Oct. 27, 2021

Comparte tu opinión