El estilo de vida podría ser más importante que los genes en la enfermedad cardiaca precoz

El estilo de vida podría ser más importante que los genes en la enfermedad cardiaca precoz

LUNES, 2 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- En muchos adultos jóvenes, un estilo de vida malsano es un factor contribuyente más importante que la genética en la enfermedad cardiaca, según un estudio reciente.

Los hallazgos muestran que los buenos hábitos de salud deben formar una parte clave de los esfuerzos de prevención, incluso en las personas con antecedentes familiares de enfermedad cardiaca temprana, señalaron los investigadores.

El estudio incluyó a 1,075 personas menores de 50 años. De ellas, 555 tenían enfermedad de la arteria coronaria.

Los investigadores evaluaron cinco factores del estilo de vida vinculados con la enfermedad cardiaca: la inactividad física, fumar, la hipertensión, la diabetes y el colesterol alto.

En total, un 73 por ciento de los pacientes tenían al menos tres de los factores de riesgo, en comparación con un 31 por ciento de los que no tenían enfermedad de la arteria coronaria (el grupo de control).

En ambos grupos, las probabilidades de enfermedad de la arteria coronaria aumentaron con cada factor de riesgo adicional. El riesgo fue tres veces más alto entre los que tenían un solo factor de riesgo, y 24 veces más alto entre los que tenían tres o más, mostraron los hallazgos.

Los investigadores también encontraron que los pacientes con enfermedad de la arteria coronaria tenían un riesgo genético promedio más alto, basándose en 33 factores.

Aunque su puntuación general en esos 33 factores fue un factor de predicción independiente de la enfermedad cardiaca prematura, la influencia de la genética se redujo a medida que la cantidad de factores de estilo de vida modificables aumentaba, según el estudio, presentado el lunes en una reunión de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology, ESC), en París.

Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

"La genética es un factor contribuyente importante a la enfermedad cardiaca prematura, pero no se debe usar como una excusa para decir que es inevitable", comentó en un comunicado de prensa de la ESC el Dr. Joao Sousa. Sousa es cardiólogo en el Hospital Central de Funchal, en Portugal.

"En nuestra práctica clínica, con frecuencia oímos a los pacientes jóvenes con enfermedad cardiaca prematura 'buscar refugio' y explicaciones en su genética/antecedentes familiares", anotó. "Pero cuando observamos los datos en nuestro estudio, esos pacientes jóvenes eran fumadores frecuentes, físicamente inactivos, con niveles altos de colesterol e hipertensión; todo esto se puede cambiar".

Sousa afirmó que el estudio provee evidencias fuertes de que las personas con antecedentes familiares de enfermedad cardiaca precoz deben adoptar un estilo de vida saludable. "Eso significa dejar de fumar, hacer ejercicio con regularidad, comer una dieta saludable, y revisar los niveles de presión arterial y colesterol", concluyó.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. tienen más información sobre la prevención de la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión