El efecto de las bebidas azucaradas en las hormonas podría fomentar el aumento de peso, según un estudio

LUNES, 14 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- Quizá no se trate solo de las calorías adicionales: una investigación reciente ofrece información sobre por qué las bebidas azucaradas son una importante causa de obesidad.

Las bebidas con azúcares añadidos son la mayor furente de calorías a partir de azúcares añadidos en los adultos de EE. UU., y ahora los investigadores reportan que las bebidas también entorpecen a las hormonas que calman al hambre y regulan al apetito.

El efecto de las bebidas azucaradas en las hormonas podría fomentar el aumento de peso, según un estudio

"Nuestro estudio encontró que cuando los adultos jóvenes consumían bebidas que contenían sacarosa, producían unos niveles más bajos de hormonas que regulan el apetito que cuando consumían bebidas que contenían glucosa, el tipo principal de azúcar que circula en el torrente sanguíneo", señaló la investigadora, la Dra. Kathleen Page, profesora asociada de medicina, especializada en diabetes, de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California.

El estudio incluyó a 69 adultos, de 18 a 35 años, que consumieron bebidas que contenían sacarosa o glucosa en dos sesiones distintas. La sacarosa es una combinación de glucosa y fructosa de caña de azúcar o remolacha azucarera. La glucosa se encuentra en la miel, las uvas, los higos y las ciruelas.

Se tomaron muestras de sangre de los participantes del estudio 10, 35 y 120 minutos después de que consumieran las bebidas. Cuando consumieron bebidas con sacarosa, produjeron unos niveles más bajos de unas hormonas que suprimen al hambre que cuando consumieron bebidas con la misma cantidad de glucosa, mostraron los hallazgos.

Los investigadores también encontraron que factores como el peso corporal y el sexo afectaron la forma en que los distintos tipos de azúcares afectaron a esas hormonas.

Por ejemplo, las personas obesas y las que tenían una sensibilidad más baja a la insulina tuvieron un aumento más pequeño en las hormonas que suprimen al hambre tras consumir bebidas endulzadas con sacarosa que cuando consumieron bebidas con glucosa.

El estudio aparece en la edición del 10 de diciembre de la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

Los hallazgos no significan que se deba cambiar de un tipo de bebida dulce a otro, sino que se debe intentar reducir todo tipo de azúcar añadido, según Page, directora del Instituto de Investigación en Diabetes y Obesidad de la universidad.

"La mayor parte de la sacarosa que las personas consumen en la dieta estadounidense proviene de alimentos y bebidas endulzados con azúcar, mientras que la glucosa se encuentra de forma natural en la mayoría de los alimentos que contienen carbohidratos, incluyendo a las frutas y a los panes integrales", dijo en un comunicado de prensa de la universidad.

"Aconsejaría reducir el consumo de alimentos y bebidas endulzados con azúcar, e intentar mejor comer más alimentos enteros, como la fruta", añadió Page.

Más información

La Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre las bebidas azucaradas.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Southern California, news release, Dec. 10, 2020

Comparte tu opinión