El costo de tener un bebé pone a muchas familias de EE. UU. en un 'riesgo financiero'

LUNES, 14 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Volver a casa con un bebé debería ser un momento emocionante y feliz, pero para muchos padres nuevos, unos colosales costos de desembolso por el embarazo y el parto le quitan la alegría a este hito.

Algunas familias de bajos ingresos gastan cerca de un 20 por ciento de sus ingresos anuales en costos médicos durante el año del embarazo y el nacimiento, encontró un nuevo estudio.

El costo de tener un bebé pone a muchas familias de EE. UU. en un 'riesgo financiero'

"Estar embarazada y dar a luz a un bebé pone a muchas familias en un riesgo financiero", lamentó la autora del estudio, la Dra. Jessica Peterson, miembro de medicina materna y fetal de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. "La bancarrota médica está descontrolada en este país, así que es posible que las facturas sin pagar del embarazo y el parto puedan conducir a otras facturas de atención de la salud sin pagar y a la bancarrota provocada por deudas médicas".

Lamentablemente, Estados Unidos no ha implementado políticas para ayudar a evitar estos gastos de salud catastróficos, señaló Peterson.

En el estudio, los investigadores compararon los costos de atención de la salud que conformaron más de un 10 por ciento de los ingresos de una familia entre más de 4,000 nuevos padres con los de casi 8,000 personas que no estaban embarazadas. Para hacerlo, usaron datos de la Encuesta de panel de gastos médicos de 2008 a 2016.

A medida que los ingresos se reducen, la cantidad consumida por el embarazo y el nacimiento aumenta, encontró el estudio.

Los nuevos padres con unos ingresos bajos tenían el riesgo más alto de gastos de salud catastróficos que superaran el 10 por ciento de los ingresos familiares en un año dado, mostró el estudio. Estas familias gastaban alrededor de un 19 por ciento de los ingresos familiares en gastos de atención de la salud, y esto aumentó a un 30 por ciento cuando se incluyeron las primas del seguro de salud en el gasto.

También era más probable que los nuevos padres estuvieran empleados y que reportaran unas tasas altas de obtener y perder Medicaid a lo largo del año del parto.

Tener un bebé es muy costoso en Estados Unidos, incluso con un seguro privado, o sobre todo con un seguro privado, anotaron los autores del estudio.

Las personas con unos ingresos bajos que tienen un seguro de salud público, incluyendo a Medicaid, fueron menos propensas a tener que afrontar unos costos altos de desembolso, sobre todo cuando se incluyeron las primas del seguro de salud en el gasto, mostró el estudio. A pesar de su promesa, la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act) no redujo de forma significativa el riesgo de pagos de desembolso altos para los nuevos padres.

"Tener un seguro privado no protege de unos gastos de salud catastróficos por el embarazo y el parto. En realidad es un factor de riesgo, debido a las primas y los deducibles", señaló Peterson.

Si usted está planificando un embarazo, comience a ahorrar ahora, aconsejó.

Pero muchas personas que están intentando concebir todavía no han alcanzado su potencial de ingresos completo, así que es más fácil decir que hay que ahorrar que hacerlo, reconoció.

El estudio se publicó en la edición en línea del 10 de marzo de la revista Obstetrics and Gynecology.

Unos expertos que no participaron en el estudio concurrieron en que los costos de desembolso altos son una situación demasiado común para los nuevos padres.

Las facturas no comienzan a acumularse hasta meses después de la llegada a casa del recién nacido, comentó la Dra. Mya Zapata, obstetra y ginecóloga de UCLA Health, en Los Ángeles.

Revise su póliza de seguro antes de dar a luz, para saber qué cubre y qué no cubre, sugirió Zapata. "Solo porque tenga un 'buen plan' y no haya tenido copagos por otros servicios médicos no significa que no los tendrá para el embarazo y el parto", advirtió. "Cuando se trata de la atención de maternidad, su plan podría tener salvedades que conduzcan a unos costos de desembolso más altos, de hasta varios miles de dólares".

Es adecuado preguntar si ciertas pruebas son médicamente necesarias o están clínicamente indicadas durante su embarazo, señaló Zapata. "Un proveedor quizá haga ultrasonidos que no son médicamente necesarios, sino una rutina de su consultorio", añadió. El seguro no cubre las pruebas que no se consideran médicamente necesarias.

Los costos son más altos si hay complicaciones durante el embarazo o el parto, comentó.

A veces, los costos adicionales se pueden perdonar, dijo Zapata. "También puede apelar a los cargos y presionar para que los cubran, o trabajar con el sistema de atención de la salud para crear unos planes de pago", anotó.

Las facturas tampoco dejan de llegar con el parto. Los costos de atención de la salud de criar a un bebé pueden abrumar a muchas familias, aseguró Cindy Siegel, una trabajadora social del Centro Médico de Shady Grove en Rockville, Maryland.

Siegel con frecuencia aconseja a los nuevos padres que están preocupados por el costo tras la llegada del bebé a casa "Les ayudo a solicitar asistencia médica y les doy los números de teléfono y los sitios web donde pueden solicitarla", comentó.

Más información

Healthcare.gov ofrece consejos sobre la cobertura de salud si está embarazada, planifica un embarazo, o dio a luz hace poco.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jessica Peterson, MD, maternal-fetal medicine fellow, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Mya Zapata, MD, obstetrician/gynecologist, UCLA Health, Los Angeles; Cindy Siegel, social worker, Shady Grove Medical Center, Rockville Md.; Obstetrics and Gynecology, March 10, 2022, online

Comparte tu opinión