El corazón de los pacientes negros quizá no se beneficie de la aspirina de dosis baja

El corazón de los pacientes negros quizá no se beneficie de la aspirina de dosis baja

MIÉRCOLES, 11 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- El uso diario de aspirina de dosis baja contra la enfermedad cardiaca quizá haya sufrido otro revés.

Una investigación reciente muestra que la práctica quizá no ofrezca ninguna reducción en el riesgo de ataque cardiaco a los afroamericanos.

Los investigadores analizaron 11 años de datos de más de 65,000 personas de 40 a 79 años, que vivían en el Sureste de EE. UU. Más de dos tercios de los participantes eran negros, y alrededor de dos tercios tenían un riesgo alto de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV) al principio del estudio.

Tomar aspirina de dosis baja se asoció con una reducción en el riesgo de un ataque cardiaco letal en los blancos, particularmente en las mujeres, pero no pareció reducir el riesgo de los negros, ni siquiera entre los que tenían el riesgo más alto de enfermedad cardiaca, encontraron los investigadores.

Los motivos de la "brecha racial" en la efectividad de la aspirina no están claros, pero "pensamos que el motivo de que el uso de la aspirina no tuviera un efecto beneficioso en los afroamericanos podría implicar una respuesta genética distinta a la terapia con aspirina y un mal control de otros factores de riesgo", señaló el autor principal, el Dr. Rodrigo Fernández Jiménez, cardiólogo e investigador del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares en Madrid, España.

Los investigadores enfatizaron que el estudio no se diseñó para probar causalidad, y que solo muestra asociaciones entre el uso de la aspirina y la salud del corazón. Los hallazgos aparecen en la edición del 11 de diciembre de la revista Journal of the American Heart Association.

Aunque millones de estadounidenses que se hacen mayores toman una aspirina de dosis baja (de 81 miligramos) a diario con la esperanza de reducir las probabilidades de ataque cardiaco y cáncer, han surgido nuevos datos que ponen la práctica en duda.

De hecho, a principios de año, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) y el Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology) publicaron una declaración conjunta sobre que, al menos en las personas mayores con un riesgo bajo de enfermedad cardiaca, el uso diario de aspirina probablemente no valga la pena, dado el riesgo añadido de sangrado que se vincula con el fármaco.

El Dr. Benjamin Hirsh es director de cardiología preventiva en el Hospital Sandra Atlas Bass de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. Revisó el estudio, y se mostró de acuerdo en que "los médicos están acostumbrados a recetar aspirina a los pacientes con un riesgo más bajo de enfermedad cardiaca, pero los hallazgos de este estudio y de otros están cambiando la práctica".

Además, la mayoría de las investigaciones anteriores sobre la utilidad de la aspirina contra los problemas cardiacos se basaron en datos de pacientes blancos, señaló Fernández Jiménez.

"La mayoría de los datos disponibles muestran que los afroamericanos tienen un riesgo más alto de sufrir un ataque cardiaco, ACV u otras enfermedades del corazón, en comparación con los blancos; sin embargo, los estudios anteriores no incluyeron a suficientes participantes negros como para determinar si tomar una aspirina de dosis baja para la prevención primaria de la enfermedad cardiaca era útil en este grupo de personas", comentó en un comunicado de prensa de la revista.

El Dr. Satjit Bhusri es cardiólogo del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Enfatizó que la aspirina se sigue recomendando a las personas con un riesgo alto de ataque cardiaco, por ejemplo las que ya han sufrido un ataque.

¿Por qué pareció que ese beneficio no abarcaba a los pacientes negros? "Quizá haya algún factor subyacente genético, del cumplimiento o socioeconómico", dijo Bhusri, que no participó en el nuevo estudio.

Mientras tanto, Hirsh apuntó que es fácil tomar decisiones informadas sobre quién tiene un "riesgo alto", sin importar la raza.

"Ahora contamos con herramientas múltiples, que incluyen a los escáneres de imágenes, por ejemplo las puntuaciones del calcio coronario, que ayudan a identificar el riesgo individual para orientar la recomendación sobre la aspirina", explicó Hirsh. "Debemos individualizar el riesgo de enfermedad cardiaca de nuestros pacientes para determinar quién tienen más probabilidades de beneficiarse de la aspirina".

Esto concuerda con las directrices de la Asociación Americana del Corazón, que aconsejan ahora que las decisiones sobre el uso de la aspirina deben basarse en el estado de salud específico de un paciente, en consulta con su médico.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. tienen más información sobre la prevención de la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión