El café podría ser peligroso para las personas con una hipertensión grave

MIÉRCOLES, 21 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Muchas personas disfrutan de una o dos tazas de café, o quizá de tres o cuatro, cada día.

Sin embargo, una nueva investigación muestra que las personas con una presión arterial alta ("hipertensión") grave deberían evitar el consumo de un exceso de café.

El café podría ser peligroso para las personas con una hipertensión grave

El estudio encontró que, para las personas que tenían una presión arterial de 160/100 o más, beber dos o más tazas de café al día se asociaba con el doble de riesgo de morir de enfermedad cardiaca, en comparación con las que no bebían café.

"Nos sorprendió que un consumo intenso de café se asociara con un aumento en el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular entre las personas con una hipertensión grave, pero no entre los que no tenían hipertensión o tenían hipertensión de grado 1", señaló el autor del estudio, el Dr. Masayuki Teramoto, de la Facultad de Postgrados en Medicina de la Universidad de Osaka, en Japón, y del departamento de epidemiología y bioestadística de la Universidad de California, en San Francisco.

"Al contrario, el consumo de té verde no se asoció con un aumento en el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular en todas las categorías de presión arterial", añadió Teramoto.

¿Por qué el té verde no daña al corazón? Los investigadores dijeron que los polifenoles (unos micronutrientes con propiedades antinflamatorias y antioxidantes) quizá sean responsables de los beneficios del té verde.

"Estos efectos beneficiosos del té verde podrían explicar en parte por qué solo el consumo de café se asoció con un aumento en el riesgo de la mortalidad en las personas con una hipertensión grave, a pesar de que tanto el té verde como el café contienen cafeína", apuntó Teramoto.

Advirtió que el análisis es observacional, de forma que la causalidad no puede probarse de forma definitiva.

Aun así, "el presente estudio podría respaldar la afirmación de que el consumo intenso de café se debería evitar entre las personas con hipertensión grave", apuntó Teramoto.

En esta investigación, los investigadores agruparon a las personas del Estudio colaborativo de cohorte para la evaluación del riesgo de cáncer de Japón en cinco categorías, según los niveles de presión arterial: 130/85 o menos (normal), 130-139/85-89 (normal alta), 140-159/90-99 (hipertensión de grado 1), 160-179/100-109 (hipertensión de grado 2), y 180/110 mm Hg (hipertensión de grado 3).

Los investigadores categorizaron los dos niveles más altos de presión arterial como hipertensión grave.

Los adultos del estudio vivían en 45 comunidades japonesas, y proveyeron datos a través de exámenes de salud y cuestionarios del estilo de vida a lo largo de 19 años. Durante el periodo del estudio, se documentaron más de 800 muertes cardiovasculares.

Otros estudios han encontrado vínculos entre el café y una reducción en el riesgo de diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer, con un control del apetito y una reducción en el riesgo de depresión, anotaron los autores del estudio.

Los nuevos hallazgos se publicaron en la edición del 21 de diciembre de la revista Journal of the American Heart Association.

El Dr. Gregory Marcus, jefe asociado de cardiología para la investigación del Hospital de la Universidad de California, en San Francisco, señaló que es importante recordar que el estudio es observacional, así que podría haber otros factores que no se tomaran en cuenta. Marcus no participó en el nuevo estudio.

El café es un tema de investigación interesante, porque se consume tan comúnmente y podría tener efectos buenos y malos, observó Marcus. Y esto no es todo, sino que es probable que estos efectos varíen de una persona a otra, debido a la genética, las conductas y otras exposiciones.

"Es interesante tomar en cuenta que si alguien tiene una hipertensión más grave, esto sugiere que hay cierta patología en la forma en que su sistema cardiovascular funciona. Por ejemplo, quizá sus vasos sanguíneos sean más tendientes a constreñirse y a no tener tanta capacidad de vasodilatación [el ensanchamiento de los vasos sanguíneos] como los de las personas que no sufren una hipertensión grave", planteó Marcus. "O tal vez sea más propensos a retener la sal y los fluidos, es decir, a mantener el tanque de verdad lleno, y esto es lo que contribuye a su hipertensión más grave".

Marcus ofreció algunas sugerencias a las personas con hipertensión, para minimizar el impacto de cualquier bebida que elijan consumir.

Sugirió a las personas para quien beber café es un tema de calidad de vida que consigan un tensiómetro, lo calibren con el tensiómetro del médico, y experimenten en casa, revisando su presión arterial tras beber café para ver si cambia.

"Si van a beberlo, debe ser con una cuidadosa vigilancia de la presión arterial, una vez más en asociación con su proveedor de atención de la salud", añadió Marcus.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. tienen más información sobre la enfermedad cardiovascular.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Masayuki Teramoto, MD, MPH, department of social medicine, Osaka University Graduate School of Medicine, Japan, Institute for Global Health Policy Research, Bureau of International Health Cooperation, National Center for Global Health and Medicine, Tokyo, and department of epidemiology and biostatistics, University of California, San Francisco; Gregory Marcus, MD, MAS, professor, medicine in residence, and associate chief, cardiology for research, and professor, atrial fibrillation research, University of California, San Francisco Health; Journal of the American Heart Association, Dec. 21, 2022

Comparte tu opinión