El café podría ralentizar la propagación del cáncer de colon

El café podría ralentizar la propagación del cáncer de colon

Unas pocas tazas de café al día podrían ayudar a ralentizar la letal propagación del cáncer de colon avanzado, encuentra una investigación reciente.

De los casi 1,200 pacientes del estudio, los que bebían cuatro o más tazas de café a diario tuvieron unas probabilidades un 36 por ciento más altas de sobrevivir durante el periodo de 13 años del estudio.

El cáncer de colon metastásico, que se ha propagado desde su ubicación original, "sigue siendo una enfermedad incurable en la mayoría de los casos", explicó el autor coprincipal del estudio, Christopher Mackintosh, estudiante de medicina de cuarto año de la Escuela de Medicina de la Clínica Mayo, en Phoenix.

"Sin embargo, una variedad de factores del estilo de vida, como la dieta y el ejercicio, se han asociado con una vida prolongada entre los que se enfrentan a la enfermedad", anotó Mackintosh. "Nuestro estudio encontró que los pacientes que estaban siendo tratados con quimioterapia por cánceres de colon metastásicos que bebían café experimentaron un periodo más largo antes del crecimiento del cáncer y la muerte".

Todos los participantes formaron parte de un estudio de mayor tamaño, sobre el tratamiento del cáncer, que se realizó entre 2005 y 2018. En ese periodo, se anotó el consumo de alimentos y bebidas.

Al final, los investigadores encontraron que mientras más café consumían, mayor era el beneficio de supervivencia. Por ejemplo, Mackintosh anotó que los pacientes que consumían una sola taza de café al día tendían a sobrevivir 30 meses tras el diagnóstico. Pero los que bebían de dos a tres tazas al día sobrevivieron 32 meses. Y en los que consumían cuatro o más tazas al día, la supervivencia se disparó hasta los 39 meses.

Más también fue más cuando se trataba de ralentizar la progresión del cáncer, encontraron los investigadores. Los que bebían entre dos y tres tazas al día experimentaron un empeoramiento más lento del estado de su enfermedad que los que bebían una taza o menos. De manera similar, la progresión de la enfermedad se ralentizó más entre los pacientes que bebían cuatro o más tazas de café al día de manera rutinaria.

El beneficio protector se sostuvo, independientemente de si los pacientes bebían café con o sin cafeína. Y los hallazgos amplían investigaciones previas que ya habían identificado un vínculo protector similar entre el café y la progresión del cáncer entre los pacientes con cáncer de colon cuya enfermedad no se había propagado. "[Pero], hasta donde sepamos, este es el primer estudio sobre los efectos del café en los pacientes con un cáncer colorrectal metastásico", anotó Mackintosh.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 17 de septiembre de la revista JAMA Oncology.

Aun así, los investigadores advirtieron que aunque su trabajo apunta a un vínculo entre el café y unos mejores resultados en el cáncer, no prueban que beber café en realidad sea la causa de la reducción en la mortalidad o de la ralentización del crecimiento del cáncer.

Y Mackintosh desaconsejó de forma explícita que los pacientes con cáncer de colon "aumenten drásticamente su consumo de café solo debido a este estudio".

Más bien, sugirió que "si alguien es un paciente con cáncer de colon a quien le gusta beber café, siga haciéndolo sin el temor a empeorar el pronóstico del cáncer. Por supuesto, las decisiones como esta siempre se deben discutir para cada caso individual con el profesional de atención de la salud de la persona".

Erikka Loftfield, investigadora de la división de epidemiología y genética del cáncer de la rama de epidemiología metabólica del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., en Rockville, Maryland, se hizo eco de esa idea.

Loftfield, coautora de un editorial publicado junto con el estudio, se mostró de acuerdo en que los hallazgos "no indican que las personas deban comenzar a beber café, pero podrían tranquilizar a los sobrevivientes al cáncer colorrectal a quienes ya les gusta el café".

En cuanto a qué podría explicar la asociación entre el café y unos mejores resultados en el cáncer, Loftfield apuntó que "el café contiene más de mil compuestos químicos, mucho de los cuales tienen un potencial bioactivo conocido. Por ejemplo, los polifenoles del café podrían tener efectos antioxidantes y antiinflamatorios, y la cafeína podría aumentar la motilidad intestinal".

Mackintosh y sus colaboradores también teorizaron sobre el impacto potencial de los antioxidantes contra el cáncer, y también resaltaron los beneficios para combatir a la enfermedad que podrían originarse en el efecto de la cafeína sobre la secreción de la insulina.

El Dr. Andrew Chan, profesor del departamento de medicina tanto de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard como del Hospital General de Massachusetts, en Boston, revisó el estudio, y se hizo eco de ese punto. "Se sabe que el café tiene propiedades antiinflamatorias y que sensibiliza a los tejidos a los efectos de la insulina, que ayuda a regular el azúcar en la sangre", explicó. "Ambos son mecanismos que podrían ayudar a reducir el riesgo de cáncer".

Pero tanto Loftfield como Mackintosh se mostraron de acuerdo en que se necesitará más investigación para tener una mejor idea del rol exacto del café en la progresión del cáncer de colon avanzado.

"Por ahora, sugeriría que a quienes les gusta beber café sigan haciéndolo, y no sugeriría que los que no beben café comiencen a beberlo por los beneficios de salud percibidos", añadió Mackintosh.

Comparte tu opinión