Autismo en la adolescencia: un problema para las minorías pobres

Autismo en la adolescencia: un problema para las minorías pobres
| Foto: ISTOCK

El autismo supone una pesada carga para las familias de los adolescentes que se enfrentan al trastorno, pero la lucha por obtener tratamientos y servicios es incluso más dura entre las minorías que viven en la pobreza, sugiere una nueva investigación.

"Debemos comprender que muchas familias que están criando a adolescentes con un trastorno del espectro autista también tienen dificultades para llegar a fin de mes, al mismo tiempo que tratan de navegar unos complejos sistemas de atención y obtener la ayuda que sus hijos necesitan", señaló el autor del informe, Paul Shattuck, director de programa en el Programa de Resultados Vitales del Instituto del Autismo en la Universidad de Drexel, en Filadelfia.

"No podemos dar por sentado que los programas desarrollados para ayudar a las familias relativamente pudientes funcionan para las familias con desventajas financieras", enfatizó Shattuck en un comunicado de prensa de la universidad.

La transición de la escuela a la adultez temprana puede ser particularmente difícil.

"Una preparación inadecuada durante los últimos años de secundaria puede impedir el éxito en muchos frentes: en la salud física y la salud mental, el empleo, la continuación de la educación, las amistades y la integración en la vida comunitaria", advirtió Shattuck.

El informe encontró que los adolescentes negros con autismo son más propensos que otros adolescentes con autismo a tener dificultades en varias áreas, incluyendo la comunicación, el autocuidado, las conductas adaptativas y para llegar de forma independiente a lugares fuera de casa.

"Los estudiantes no siempre reciben planificación de transición, o a veces comienza demasiado tarde en la secundaria como para permitir una preparación adecuada", explicó Shattuck.

"La ayuda basada en la comunidad no siempre está disponible tras la secundaria, y esto deja a muchas familias con dificultades para orientarse solas, y resulta en demasiados que no logran iniciarse exitosamente en la adultez", añadió.

En el estudio, el equipo de Shattuck analizó datos nacionales de 2018 y encontró que casi la mitad de los adolescentes con autismo vivían en hogares con ingresos en o por debajo del 185 por ciento del nivel federal de pobreza (de unos 45,000 dólares para una familia de cuatro). Una cuarta parte vivían en un hogar que recibía al menos una forma de asistencia pública.

Aunque el autismo ocurre en adolescentes de todo tipo de origen, los que provienen de familias más pobres tienen menos opciones de servicios, menos oportunidades de experiencias laborales, y en general unos peores resultados en una amplia variedad de indicadores, encontró el informe.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre el autismo.

Comparte tu opinión