El auge de los 'concentrados' de marihuana plantea un riesgo de adicción para los adolescentes

El auge de los 'concentrados' de marihuana plantea un riesgo de adicción para los adolescentes

LUNES, 26 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Cera (wax). Aceite de miel (honey oil). Mantequilla (budder). Vidriaceite (shatter). Dabeables (dabs). Vidrio negro (black glass).

Esos son algunos de los nombres que reciben unos concentrados de marihuana que son extremadamente potentes, y no se sorprenda si oye que sus hijos adolescentes los mencionan.

Un número alarmante de adolescentes están usando concentrados de marihuana, informa un estudio reciente.

Más o menos uno de cada cuatro adolescentes de Arizona ha probado un concentrado de marihuana al menos una vez, muestran los datos de la encuesta.

Y es incluso más alarmante que siete de cada 10 jóvenes que usan marihuana afirman que también usan concentrados de marihuana, señaló la investigadora principal, Madeline Meier, profesora asistente de psicología en la Universidad Estatal de Arizona, en Tempe.

Los concentrados de marihuana contienen unos niveles de THC, el compuesto de la marihuana que droga, que son de un 40 a un 70 por ciento más altos, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

"Es preocupante porque creemos que unas dosis más altas de THC podrían aumentar el riesgo de adicción de una persona", advirtió Meier. "Si esos jóvenes ya tienen un riesgo alto de adicción, en combinación con su uso de cannabis con un THC muy alto, esto podría aumentar ese riesgo".

En el estudio, Meier y sus colaboradores cuestionaron a casi 50,000 estudiantes de octavo, décimo y decimosegundo cursos que participaron en la Encuesta de jóvenes de Arizona de 2018, sobre su uso de marihuana.

Los concentrados de marihuana se están usando mucho en Estados Unidos, en particular en los estados que han legalizado la marihuana recreativa y médica, dijo Meier.

Por ejemplo, los datos de ventas del estado de Washington muestran que los concentrados conformaron un 21 por ciento de todas las compras de marihuana en 2016, un aumento del 146 por ciento por ciento desde 2014, dijeron los autores del estudio.

"Un año tras otro, cada vez más personas compran concentrados de cannabis. Están conformando una mayor proporción del mercado", dijo Meier.

Pero encuestas anteriores que examinaron el uso de la marihuana en los adolescentes no les han preguntado sobre el uso de los concentrados, anotó. Debido a esto, el equipo de Meier incluyó preguntas específicas sobre los concentrados de marihuana en la encuesta de Arizona.

Los investigadores encontraron que un 33 por ciento de los estudiantes dijeron que habían usado alguna forma de marihuana, y un 24 por ciento habían probado el concentrado de marihuana.

Del tercio de jóvenes que usaban marihuana, un 72 por ciento habían probado un concentrado de marihuana, mostraron los hallazgos.

"La mayoría de los adolescentes que han usado cannabis han usado un concentrado de marihuana", apuntó Meier.

Los padres quizá no sepan que sus hijos están usando esos concentrados porque no se parecen en nada a las hojas de la marihuana, explicó.

El concentrado puede parecerse a una cera blanda o a la mantequilla, o a trozos de vidrio endurecido o quebradizo.

El concentrado tampoco se consume de la misma forma que la marihuana. La sustancia se puede rociar sobre la hoja de la marihuana en una pipa o cazoleta, pero también se puede vapear en un dispositivo de cigarrillo electrónico modificado o "dabearse", es decir, calentarse con un soplete para producir un humo inhalable.

"Ese concentrado ni se ve ni huele como la flor, y los padres quizá no sepan que lo que su hijo tiene es una droga", advirtió Meier. "Intente ser consciente del hecho de que son productos nuevos de cannabis que no se parecen a la marihuana, y que los jóvenes quizá no los estén fumando".

Los adolescentes que reportaron que usaban concentrados también tenían más factores de riesgo de la adicción, por ejemplo una percepción baja del riesgo de daño potencial de la marihuana, abuso de sustancias entre sus pares o padres, malas calificaciones en la escuela, y una mayor disponibilidad de drogas en su comunidad. De hecho, a los adolescentes que usaban concentrados les fue peor en todos los factores de riesgo de la adicción.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 26 de agosto de la revista Pediatrics.

A los expertos les preocupa que la exposición a productos con una potencia tan alta pudiera hacer que esos adolescentes fueran más propensos a caer en la adicción en el futuro.

"La ampliación de los productos recreativos, desde comestibles hasta concentrados, sigue dejando atrás con creces a las evaluaciones y regulaciones", comentó el Dr. Harshal Kirane, director médico de Wellbridge Addiction Treatment and Research en Calverton, Nueva York. "Algo importante es que el dramático aumento del vapeo en los adolescentes parece estar acelerando rápidamente la adopción de los concentrados de cannabis.

El Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría del Hospital de Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York, señaló que los concentrados de marihuana "han provocado una preocupación de salud pública debido a los niveles más altos de THC y al riesgo subsiguiente de psicosis, comorbilidades médicas, déficits cognitivos [mentales] y dependencia del agente en sí".

Y Krakower añadió que "una edad de exposición más temprana podría exacerbar el riesgo y podría exponer a los jóvenes a trastornos de uso de sustancias adicionales".

Kirane se mostró de acuerdo. "El cannabis de alta potencia se asocia con consecuencias médicas y psiquiátricas preocupantes, en particular respecto al desarrollo temprano del cerebro", apuntó.

Más información

La Administración de Control de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre los concentrados de marihuana.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión