El aire contaminado podría aumentar las probabilidades de demencia

El aire contaminado podría aumentar las probabilidades de demencia

MARTES, 31 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- El esmog aumenta el riesgo de demencia, sobre todo en los hombres y mujeres mayores con enfermedad cardiaca, según un nuevo estudio sueco.

Durante más de una década, los investigadores monitorizaron la exposición al aire contaminado y los casos de demencia entre casi 3,000 residentes de Estocolmo de a partir de 60 años.

La autora principal, la Dra. Giulia Grande, anotó que hace mucho que la exposición al aire contaminado se ha vinculado con un riesgo más alto de enfermedad pulmonar y cardiaca.

"Más recientemente, varios grupos de investigación han comenzado a enfocarse en los daños que el aire contaminado causa en el cerebro, por ejemplo su impacto en las funciones cognitivas de los adultos mayores", señaló.

La investigación actual amplía ese trabajo. La edad promedio de los participantes fue de 74 años, y casi dos tercios eran mujeres. Ninguno tenía demencia cuando el estudio comenzó en 2001, y se les monitorizó hasta 2013.

En Estocolmo se han implementado estrictas normas sobre la contaminación del aire, y el aire ambiental tiene una calidad relativamente buena, comentó Grande, del Centro de Investigación sobre el Envejecimiento del Instituto Karolinska y de la Universidad de Estocolmo.

Su equipo determinó que los niveles anuales promedio de contaminación de la ciudad eran de unos 2.5 micrones de materia particulada o menos, un nivel considerado "bajo" según los estándares internacionales.

Aun así, más de un 12 por ciento de los participantes (364) desarrollaron demencia durante el periodo del estudio, mostraron los hallazgos.

"Y encontramos que las personas expuestas de forma constante a unos niveles más altos de aire contaminado tenían un mayor riesgo de demencia, en comparación con las expuestas a unos niveles más bajos", comentó Grande. Ese vínculo fue particularmente firme entre los participantes con antecedentes de insuficiencia cardiaca, enfermedad cardiaca isquémica o accidente cerebrovascular (ACV).

Casi la mitad de los casos de demencia relacionados con la contaminación estaban conectados con el ACV, apuntó Grande.

Los hallazgos concuerdan con otras investigaciones que han vinculado la enfermedad cardiovascular con un ritmo más rápido de deterioro cognitivo (del "pensamiento").

Pero, ¿por qué la contaminación del aire aumentaría el riesgo de demencia en primer lugar?

"Lamentablemente, los mecanismos biológicos mediante los cuales el aire contaminado afecta al cerebro no se comprenden del todo", comentó Grande. "Pero hay varias vías posibles".

Una posibilidad es que después de que los contaminantes inhalados penetran en el cerebro, aceleren la acumulación de placas que aumentan el riesgo de demencia, dijo.

El aire de mala calidad también podría tener un efecto indirecto, añadió Grande. La contaminación del aire es un riesgo establecido de la enfermedad cardiaca y un "importante desencadenante" de ataques cardiacos y ACV. Entonces, quizá el inicio de la enfermedad cardiaca prepare el camino para el desarrollo de la demencia, planteó.

Esa línea de pensamiento tiene sentido para el Dr. Jesús Araujo, director de cardiología ambiental de la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA. Aseguró que el tipo de daño vascular que la enfermedad cardiaca conlleva podría ser un prerrequisito esencial de la demencia.

Araujo añadió que unas amplias evidencias indican que la contaminación del aire puede desencadenar la inflamación y el endurecimiento de las arterias (aterosclerosis), al mismo tiempo que también descontrola al sistema inmunitario (estrés oxidativo).

Todos esos factores "son importantes en el desarrollo tanto de la enfermedad cardiovascular como de la demencia", según Araujo, que no participó en el nuevo estudio.

Grande dijo que los hallazgos son otro motivo para fortalecer las leyes existentes sobre la calidad del aire.

"Se prevé que en 2050 un 68 por ciento de la población del mundo vivirá en áreas urbanas, exponiéndose de forma continua al aire contaminado", apuntó. Su equipo proyecta que la cantidad global de demencia se habrá triplicado en 2050.

"Junto con el envejecimiento mundial de la población, esto plantea unos desafíos globales respecto a las estrategias de prevención de la demencia", añadió Grande. "Establecer y caracterizar la relación entre la contaminación del aire y la demencia tiene un enorme impacto".

El informe aparece en la edición en línea del 30 de marzo de la revista JAMA Neurology.

Más información

Para aprender más sobre el impacto de la contaminación del aire en la salud, visite la Organización Mundial de la Salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión