Demasiados médicos de EE. UU. tienen prejuicios sobre los pacientes discapacitados, según un estudio

Demasiados médicos de EE. UU. tienen prejuicios sobre los pacientes discapacitados, según un estudio

MARTES, 2 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- La Dra. Lisa Iezzoni está muy familiarizada con la discriminación a la que pueden enfrentarse los pacientes que tienen discapacidades. Como ha vivido con esclerosis múltiple durante más de cuatro décadas, y ahora está en una silla de ruedas, también ha estudiado las experiencias y los resultados en la atención de la salud de las personas con discapacidades durante más de 20 años.

Pero su nueva encuesta sobre las actitudes de los médicos hacia los pacientes con discapacidades de cualquier forma la sorprendió, no debido a las actitudes que la encuesta descubrió, sino a lo generalizada que están esas actitudes.

"Preví que habría muchos médicos que consideraban que la calidad de vida de las personas con discapacidades era peor que la de muchas otras personas", comentó Iezzoni, profesora de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston. "Solo que no preví que fuera más del 80 por ciento. Esto equivale a la mayoría de los médicos. Me sorprendió un poco".

En su estudio, encuestó a 714 médicos que practicaban muchas especialidades distintas por todo Estados Unidos.

Una mayoría de los médicos encuestados (un 82.4 por ciento) creían que las personas con unas discapacidades significativas tenían una peor calidad de vida que las personas sin discapacidades. Poco menos de un 41 por ciento de los médicos se sentían muy confiados en su capacidad de proveer una atención de la misma calidad a los pacientes con discapacidades que proveían a los demás pacientes.

"Se pensaría que cuando atienden a esos pacientes se sentirían confiados en su capacidad para atenderlos de forma igualitaria", planteó Iezzoni.

Alrededor de un 56 por ciento estaban muy de acuerdo en que les daban la bienvenida a los pacientes con discapacidades en sus consultorios. Apenas un 18 por ciento estaban muy de acuerdo en que el sistema de atención de la salud trata a los pacientes con discapacidades de manera injusta.

Más de 61 millones de estadounidenses tienen discapacidades, y las evidencias muestran cada vez más unas disparidades en la atención de la salud, según los autores del estudio. Al mismo tiempo, la pandemia del coronavirus ha puesto a algunas de esas actitudes en primer plano.

"Sin duda alguna, igual que respecto a las minorías raciales y étnicas. De verdad ha expuesto lagunas y desigualdades en nuestro sistema de atención de la salud, que siempre habían existido, pero que ahora están muy expuestas a la vista del público", indicó Iezzoni.

Disability Rights Oregon ha observado una tendencia alarmante recientemente entre las personas con discapacidades que experimentan síntomas de COVID-19.

"Muchas personas que tienen discapacidades han ido a los hospitales para recibir tratamiento para la COVID o síntomas de COVID, y han sido tratados de forma distinta", aseguró el subdirector legal, Tom Stenson.

Disability Rights Oregon se implicó hace poco en un caso en la parte este de Oregón, que fue uno de varios que se resaltaron en un artículo de NPR sobre las personas con discapacidades que reciben una atención médica desigual.

"Hemos tenido varios casos que hemos gestionado, de problemas legales médicos en que, en esencia, el personal médico anima a los pacientes, incluso los que han expresado de forma bastante clara el deseo de recibir todas las medidas de asistencia, a que pasen a un estatus de no reanimar y no intubar, básicamente debido a su discapacidad", lamentó Stenson. "Y esto nos inquieta muchísimo".

En su trabajo, Disability Rights Oregon se ha comunicado con las administraciones de los hospitales, ha iniciado investigaciones y ha señalado las irregularidades. Esto puede conducir a que un hospital cambie el curso del tratamiento, o que mude al paciente a otro hospital, apuntó Stenson.

Entre otras soluciones a más largo plazo para fomentar la igualdad en el sistema se encuentran incluir adaptaciones en el sistema de atención de la salud para los pacientes con discapacidades, planteó Stenson. Quizá esto implique añadir equipo que haga que la mesa de examen sea más accesible, o invertir más tiempo en ayudar a un paciente con autismo a sentirse más cómodo.

El hecho de que las personas que tienen discapacidades sean ahora una parte más visible de la comunidad que antes también ayuda a cambiar las actitudes, dijo Stenson.

"Es fácil temer o tener sentimientos negativos a algo que no conoce", apuntó Stenson. "Entonces, lo más importante es que las personas con discapacidades tengan unas vidas plenas en sus comunidades, porque si alguien con una discapacidad intelectual deja de ser una abstracción, sino que alguien puede relacionarlo con una persona a la que conoce que tiene una vida plena, que tiene amigos, que tiene familiares, a quien ven en su comunidad, y entonces es más fácil considerar a esa persona como un humano completo".

El estudio, que se publicó en la edición de febrero de la revista Health Affairs, concluyó que todos los niveles de la educación médica deben incluir más entrenamiento sobre la discapacidad.

Iezzoni dijo que "creo que solo debemos ser muy vigilantes, siempre que haya entrenamiento sobre las disparidades relacionadas con la raza y la etnia y los LGBTQ y otros tipos de poblaciones que han experimentado disparidades, de mencionar la discapacidad, y que los médicos deben simplemente educarse. Y también se les debe enseñar sobre la ley, que es ilegal tomar decisiones sobre la atención basándose en las percepciones de una calidad de vida más baja en las personas con discapacidad que la que podrían tener".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las personas con discapacidades y la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Lisa Iezzoni, MD, professor, medicine, Harvard Medical School, and associate director, Mongan Institute for Health Policy, Massachusetts General Hospital, Boston; Tom Stenson, JD, deputy legal director, Disability Rights Oregon, Portland, Ore.; Health Affairs, February 2021

Comparte tu opinión