Cuando la obesidad de los niños aumenta, la salud del cerebro empeora, según un estudio

MARTES, 29 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Los niños que tienen sobrepeso u obesidad con frecuencia tienen dificultades con el trabajo escolar, y ahora una nueva investigación provee pistas sobre cómo el exceso de peso podría dañar al cerebro en desarrollo.

"La conclusión principal es aumentar la concienciación sobre las consecuencias para la salud del cerebro de la obesidad, además de las consecuencias físicas, sobre todo dado que las tasas de obesidad son muy altas y continúan en aumento", señaló la autora del estudio, Simone Kaltenhauser, investigadora de postgrado en radiología e imágenes médicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut.

Cuando la obesidad de los niños aumenta, la salud del cerebro empeora, según un estudio

Más o menos uno de cada cinco niños estadounidenses es ahora obeso, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En el estudio, los investigadores observaron varios tipos de escáneres cerebrales de más de 5,100 niños de 9 a 10 años que participaron en el estudio en curso Desarrollo Cognitivo del Cerebro Adolescente (ABCD). De ellos, un 21 por ciento tenían sobrepeso y un 17.6 por ciento eran obesos.

¿Qué encontraron? Había deterioros estructurales y funcionales en el cerebro de los niños que tenían sobrepeso u obesidad, cuando se comparó con los niños que no los tenían, y estos cambios podrían contribuir a un mal rendimiento académico.

En específico, los niños que tenían sobrepeso u obesidad mostraban un adelgazamiento de la capa más externa del cerebro (la corteza), y esto se ha vinculado con un deterioro en las habilidades de funcionamiento ejecutivo, por ejemplo la planificación y la gestión de varias tareas a la vez. Además, la integridad de la materia blanca del cerebro se vio afectada en el cuerpo calloso (que conecta a los dos hemisferios del cerebro) y en las vías dentro de los hemisferios del cerebro que conectan a los lóbulos del cerebro en los niños con sobrepeso u obesidad.

También, las redes cerebrales implicadas en la toma de decisiones basada en las recompensas y en el control de las conductas mostraron reducciones en la conectividad en los niños que tenían sobrepeso u obesidad.

Estos patrones persistieron durante dos años, mostró el estudio.

"Nuestros hallazgos proveen una explicación potencial de otros estudios, que muestran que un índice de masa corporal [IMC] más alto en los niños se asocia con un funcionamiento cognitivo y un desempeño académico peores", apuntó Kaltenhauser. (El IMC es una medida de la grasa corporal que toma en cuenta la estatura y el peso).

Es demasiado pronto para decir si perder peso y aumentar la actividad física puede compensar algunos de estos cambios en el cerebro, pero es posible, anotó.

"La plasticidad del cerebro, es decir, la capacidad de reorganizar los patrones neurales, es muy alta en los niños, y hay evidencias en la literatura de que el rendimiento cognitivo podría aumentar tras las intervenciones para perder peso", planteó Kaltenhauser. "El estudio ABCD en curso recolectará datos de sus participantes durante varios años más, lo que nos permitirá seguir monitorizando estos cambios con el tiempo".

Los hallazgos fueron presentados el lunes en la reunión anual de la Sociedad de Radiología de Norteamérica (Radiological Society of North America, RSNA), en Chicago. Los hallazgos presentados en reuniones médicas deben considerarse preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

El Dr. Vincent Mathews afirmó que el nuevo estudio ayuda a rellenar algunas de las lagunas entre el exceso de peso y los cambios en el cerebro de los niños. Investigaciones anteriores han mostrado que la obesidad se asocia con un peor desempeño académico, con una función cognitiva alterada, y con un volumen cerebral más bajo en los niños", señaló Mathews, presidente de radiología del Colegio Médico de Wisconsin, en Milwaukee.

"Este estudio muestra cambios en la función cerebral y en la integridad de las áreas de la materia blanca relacionados con la obesidad infantil, lo que potencialmente explica el deterioro en la función cognitiva y su efecto en el desempeño académico", añadió Mathews.

Quedan algunas preguntas, planteó. "No está claro si la obesidad precede al deterioro en la función cerebral, o si lo segundo precede al desarrollo de la obesidad en este momento", enfatizó Mathews.

El Dr. Scott Kahan, director del Centro Nacional del Peso y el Bienestar en Washington, D.C., dijo que la mayor parte de los datos sobre cómo la obesidad afecta a la salud del cerebro son en adultos. "Este estudio añade a la literatura en niños", anotó.

Se necesita más investigación para ver si tener un exceso de peso afecta al cerebro directamente, o si una dieta malsana o la falta de actividad física tienen la culpa, o si los factores que predisponen a las personas a la obesidad (como un estatus socioeconómico más bajo) también contribuyen a un mal desarrollo del cerebro, aclaró Kahan.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre cómo luchar contra la obesidad infantil.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Simone Kaltenhauser, post-graduate research fellow, radiology and biomedical imaging, Yale School of Medicine, New Haven, Conn.; Vincent Mathews, MD, professor, chairman, department, radiology, Medical College of Wisconsin, Milwaukee; Scott Kahan, MD, director, National Center for Weight and Wellness, Washington, D.C.; Nov. 28, 2022, presentation, Radiological Society of North America (RSNA) annual meeting, Chicago

Comparte tu opinión