Con frecuencia, los médicos de EE. UU. administran pruebas y tratamientos innecesarios a los niños

Con frecuencia, los médicos de EE. UU. administran pruebas y tratamientos innecesarios a los niños

MARTES, 7 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Independientemente del estatus de seguro de su familia, muchos niños reciben una atención médica que no necesitan, sugiere un estudio reciente.

Uno de cada 11 niños con un seguro público y 1 de cada 9 niños con un seguro privado en Estados Unidos recibieron lo que los investigadores denominaron una atención innecesaria de "valor bajo" en 2014, informan los investigadores.

"Aunque encontramos que los niños con un seguro púbico eran un poco más propensos a recibir servicios de valor bajo, la diferencia no fue grande. El hallazgo más importante es que los niños tienen muchas probabilidades de recibir una atención ineficiente, independientemente del tipo de seguro que tengan", señaló el investigador, el Dr. Kao-Ping Chua, pediatra del Hospital Pediátrico C.S. Mott de la Universidad de Michigan.

"Esto significa que los esfuerzos por reducir el desperdicio deberían ser globales, y dirigirse a la atención de los niños", anotó Chua en un comunicado de prensa del hospital.

En el estudio, su equipo observó los datos de 8.6 millones de niños de EE. UU. para ver con qué frecuencia recibían 20 pruebas diagnósticas, pruebas de imágenes y fármacos recetados de bajo valor. Éstos incluían una prueba de la vitamina D, imágenes para las infecciones de los senos nasales, y recetas de antibióticos para los resfriados innecesarios.

El uso liberal de los antibióticos puede fomentar la propagación de gérmenes resistentes a los antibióticos, y las radiografías y TC innecesarias pueden exponer a los niños a una radiación que podría aumentar el riesgo de cáncer más adelante en la vida, advirtió Chua.

En 2014, alrededor de un 4 por ciento de los niños con seguro público y un 3 por ciento de los niños con seguro privado recibieron servicios innecesarios o de valor bajo al menos dos veces.

Uno de los motivos de esas pruebas innecesarias es la cultura de medicina estadounidense, en que se espera que padres y médicos hagan algo, aunque no vaya a ayudar, dijo Chua.

"Es comprensible que los padres deseen aliviar el sufrimiento de sus hijos y descartar problemas graves", añadió. "Tanto los padres como los médicos a veces tienen una tendencia a creer que recetar un medicamento o indicar una prueba es mejor que no hacer nada, aunque la respuesta correcta con frecuencia es hacer menos".

Además, los médicos tienden a ser demasiado cautos. "Los médicos le tienen mucho miedo a pasar algo por alto", dijo Chua. "Algunos médicos prefieren tratar en exceso y el riesgo de efectos secundarios de la intervención, que no tratar lo suficiente y arriesgarse a pasar por alto un problema catastrófico".

Pero las pruebas y tratamientos innecesarios desperdician un dinero que podría usarse mejor para otras "causas valiosas, y también obligan a muchas familias a pagar desembolsos por una atención innecesaria", anotó Chua. "Reducir la atención ineficiente mejorará la salud infantil y reducirá la carga financiera del gasto en atención de la salud de la sociedad y de las familias".

El informe aparece en la edición en línea del 7 de enero de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre la salud de los niños, visite la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión