SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR Y RETIRAR
Cerrar

Comer alimenta las hormonas de la felicidad

Comer hace que el cerebro libere hormonas "de la felicidad", conocidas como endorfinas, según un estudio reciente. Por eso será que es tan difícil escapar de las tentaciones de las cosas ricas.

Los investigadores encontraron que la regulación de estos opiáceos que se producen de forma natural, y que pueden producir una sensación de placer o de euforia, podría ayudar al cuerpo a saber cuándo está satisfecho. Por otra parte, el hecho de comer en exceso asociado con la estimulación excesiva de este sistema podría contribuir a la obesidad, indicaron los investigadores.

Para realizar el estudio, los investigadores finlandeses, dirigidos por Lauri Nummenmaa del Centro de TEP de Turku, escanearon el cerebro de 10 hombres voluntarios con tomografía por emisión de positrones (TEP). Se instruyó a los participantes para que ayunaran una noche, y les inyectaron un compuesto radioactivo, que se vincula a los receptores de opiáceos en el cerebro.

Midiendo la reacción en el cerebro

Mediante el uso de TEP, los científicos midieron la radioactividad en los cerebros de los hombres después de que acabaran el ayuno y comieran una pizza. Repitieron los escáneres después de que los voluntarios consumieran una comida líquida con muy buen sabor y que contenía la misma cantidad de calorías que la pizza.

Los investigadores encontraron que ambas comidas desencadenaron una liberación significativa de opiáceos endógenos en el cerebro. Pero solo la pizza llevó a un aumento notable de los sentimientos agradables, dijeron los investigadores.

La bebida nutritiva hizo que el cerebro liberara más endorfinas. Pero esta comida no produjo un sentimiento de disfrute. Esto sugiere que la liberación de opiáceos en el cerebro asociada con comer es independiente del placer asociado con comer.

Los autores del estudio dijeron que los hallazgos podrían ayudar a los científicos a comprender mejor a los predictores de los trastornos de la adicción y de la alimentación, y finalmente llevar a nuevos tratamientos para la obesidad.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista The Journal of Neuroscience.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. tienen más información sobre el cerebro humano y cómo funciona.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad