Comer a altas horas de la noche es malo para el aumento de peso, según un estudio

JUEVES, 6 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Su afición por los refrigerios de medianoche ha hecho que aumente de peso a lo largo de los años, y ahora los investigadores comprenden mejor los motivos.

Aunque hace mucho que comer a una hora tardía de la noche se ha vinculado con un aumento en el riesgo de obesidad, los investigadores no estaban seguros de la forma exacta en que provocaba el aumento de peso, hasta ahora.

Comer a altas horas de la noche es malo para el aumento de peso, según un estudio

"Cuando las comidas se retrasan cuatro horas y todo lo demás se queda igual, se queman menos calorías, se tiene un mayor deseo de comer, y se experimentan cambios en el tejido graso que podrían fomentar el aumento de peso, señaló el autor del estudio, Frank Scheer, director del Programa de Cronobiología Médica del Hospital Brigham and Women's, en Boston, y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

¿La solución? Comer a una hora más temprana del día.

"Los nuevos datos sugieren, en conjunto con la literatura, que comer más temprano durante el día resulta en cambios en la fisiología que podrían fomentar la pérdida de peso y limitar el aumento de peso", apuntó Scheer.

En el estudio, 16 personas que tenían sobrepeso u obesidad siguieron un estricto horario temprano o tarde de comidas, cada uno durante un día, en un laboratorio. En las semanas anteriores a cada experimento, las personas mantuvieron un horario de sueño fijo. También comieron unas dietas idénticas y siguieron el mismo horario de comidas en casa.

Los participantes reportaron sobre su hambre y su apetito, proveyeron muestras de sangre a lo largo del día, y se midieron su temperatura corporal y uso de calorías. Los investigadores también recolectaron muestras de tejido graso.

Además de tener más hambre, quemar menos calorías y mostrar cambios en el tejido graso, los que comían tarde también afectaban a las hormonas que regulan al hambre y el apetito, la leptina y la grelina. La grelina es la hormona que "activa" e indica en qué momento comer, y la leptina es la hormona que le dice que pare. La leptina se redujo en un 16 por ciento cuando las personas comían cuatro horas más tarde, mostró el estudio.

Debido al diseño del estudio, los investigadores pudieron controlar de forma estricta el ejercicio, el sueño y la exposición a la luz, que podrían afectar la cantidad de calorías que los participantes quemaban.

Se necesita más investigación para ver si estos hallazgos se sostienen en la vida real, indicó Scheer.

"En el mundo real, cuando las personas cambian el horario de las comidas, quizá también alteren otras conductas, por ejemplo el horario o la calidad del sueño o la cantidad de ejercicio, lo que podría afectar al peso", aclaró.

El estudio se publicó en la edición del 4 de octubre de la revista Cell Metabolism.

El Dr. Louis Aronne, director del Centro Integral de Control del Peso de Weill Cornell Medicine y New York-Presbyterian, en la ciudad de Nueva York, revisó los hallazgos. El momento en que se come es importante para el control del peso, aseguró.

"Se ha mostrado que comer todas las calorías a una hora temprana del día reduce el peso", señaló Aronne. "Este estudio... demuestra que comer la misma cantidad de calorías a una hora tardía en lugar de temprano puede desencadenar mecanismos que conducen al aumento de peso".

Muchas personas que comen tarde desayunan poco, o nada, anotó. "Quizá no tenga hambre en la mañana, porque comió mucho a la hora de acostarse", dijo Aronne.

¿Su consejo? "Intenten cambiar su comida a una hora temprana del día al [comer] un desayuno y un almuerzo más copiosos, para reducir el hambre de noche".

Marion Nestle, una profesora jubilada de nutrición, estudios de los alimentos y salud pública de la Universidad de Nueva York, afirmó que comer a una hora más temprana no es necesariamente una panacea para la pérdida de peso, pero que podría ser útil para algunas personas.

"Este estudio sugiere que comer tarde de noche cambia el metabolismo de las personas que tienen sobrepeso de forma que hace que les resulte más difícil perder peso", apuntó Nestle, que también revisó los hallazgos del estudio.

"La mayor parte de la investigación sobre el momento de las comidas apunta a que en realidad no importa, [pero] lo que sí importa es la cantidad total que se come en relación con el gasto calórico", añadió. "Las personas que intentan perder peso deben averiguar cómo lograr hacer esto de formas que les funcionen, [y] vale la pena intentar no comer a altas horas de la noche".

Más información

La Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) ofrece maneras saludables de perder peso.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Frank Scheer, PhD, MSc, director, Medical Chronobiology Program, Brigham and Women's Hospital, Boston, and professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; Louis Aronne, MD, director, Comprehensive Weight Control Center, Weill Cornell Medicine and New York-Presbyterian, New York City; Marion Nestle, PhD, MPH, professor emerita, nutrition, food studies and public health, New York University, New York City; Cell Metabolism, Oct. 4, 2022

Comparte tu opinión