Casi uno de cada 4 asistentes de cuidados en el hogar se enfrenta al abuso verbal

Casi uno de cada 4 asistentes de cuidados en el hogar se enfrenta al abuso verbal

MIÉRCOLES, 12 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Que le griten o insulten nunca es fácil. Pero es una situación a la que se enfrentan alrededor de una cuarta parte de los trabajadores de atención de la salud a domicilio de EE. UU., encuentra un estudio reciente.

Ciertos ambientes, por ejemplo atender a alguien con demencia o trabajar en un espacio muy estrecho, se vincularon con un riesgo más alto de abuso verbal de parte de los pacientes o sus familiares.

"Nuestro estudio encontró que los asistentes con frecuencia experimentan abuso verbal de parte de los clientes y sus familias", señaló la autora sénior del estudio, Margaret Quinn, directora del Proyecto para un Cuidado a Domicilio Seguro de la Universidad de Massachusetts, en Lowell.

"Hay unas crecientes evidencias científicas de que el abuso verbal, además del abuso físico, puede tener unos impactos a largo plazo nocivos en la salud de los empleados, por ejemplo depresión y agotamiento laboral, y en la estabilidad de la fuerza laboral, por ejemplo una rotación alta, que es costosa para las empresas y difícil para los que reciben la atención cuando un asistente con quien han desarrollado una relación no regresa", apuntó.

A pesar de los hallazgos del estudio, Quinn dijo que la mayoría de los asistentes de cuidados en el hogar reportan un nivel alto de satisfacción laboral y derivan una gran recompensa al ayudar a las personas a envejecer en sus hogares con dignidad.

Resolver los factores de riesgo del abuso verbal descubiertos por el estudio podría mejorar las relaciones tanto para los asistentes como para los pacientes, y con algo de suerte reducir el riesgo de abuso, sugirió.

La necesidad de cuidados en el hogar está ampliándose rápidamente, a medida que la generación de la postguerra envejece. En 2016 había alrededor de 2.9 millones de trabajadores de cuidados de salud en el hogar y personales. Se prevé que 1.2 millones más se hayan unido a la fuerza laboral en 2026.

Los asistentes de cuidados en el hogar en general ayudan a las personas con los problemas de movilidad y con las actividades de la vida diaria, como hacer ejercicio, bañarse, vestirse, ir al sanitario, preparar la comida y limpiar la vivienda. La mayoría de los asistentes son mujeres, y con frecuencia de minorías raciales o étnicas. Con frecuencia les pagan un salario bajo, según los investigadores.

Como la mayoría trabajan solos, son particularmente vulnerables al abuso, lo que incluye el abuso físico, el abuso verbal, y el acoso o las violaciones sexuales.

Los investigadores observaron específicamente el abuso verbal, que es un factor de riesgo del abuso físico. Encuestaron a casi 1,000 trabajadores de cuidados en el hogar, y las respuestas se referían a más de 3,000 visitas de cuidados en el hogar.

El abuso verbal incluyó que les gritaran o les hablaran de forma enojada o humillante. Y también incluyó que los hicieran sentirse mal sobre sí mismos; insultos raciales, étnicos o religiosos; y amenazas de violencia.

Casi uno de cada cuatro dijo que había sido abusado verbalmente al menos una vez durante los 12 meses anteriores, y la mitad de esas personas dijeron que habían experimentado más de un tipo de abuso verbal. Uno de cada 20 dijo que había experimentado los cuatro tipos.

Los trabajadores de los cuidados en el hogar que fueron verbalmente abusados tenían 11 veces más probabilidades de ser víctimas de abusos físicos, mostraron los hallazgos. Alrededor de un 7.5 por ciento habían sido abusados físicamente.

Era menos probable que los trabajadores mayores (de más de 48 años) fueran víctimas de abuso. Los autores del estudio dijeron que esto podría deberse a que tienen más experiencia y quizá unas mejores habilidades de comunicación.

Los investigadores también apuntaron que sus hallazgos podrían subestimar el alcance verdadero del abuso, porque los trabajadores se olvidan con el tiempo y podrían hacer concesiones debido a la edad o la condición de un cliente.

Pero tres factores destacaron en cuanto al aumento en el riesgo del abuso verbal. Fueron:

  • Tener un paciente con demencia (un riesgo un 38 por ciento más alto).
  • Trabajar en un hogar con poco espacio para realizar el cuidado (un riesgo un 52 por ciento más alto).
  • Tener un horario de trabajo impredecible (un riesgo un 26 por ciento más alto).

Un plan claro de cuidados probablemente ayudaría a abordar esos problemas, planteó Quinn. Un plan de cuidados describe exactamente cuáles tareas se espera que realice un trabajador de cuidados en el hogar, y también debe describir la situación en el hogar.

"Los planes de cuidados se deben diseñar de una forma que tome en cuenta la seguridad básica de los asistentes. ¿Debe una familia eliminar los peligros de resbalones y caídas, como las alfombras? Un plan de cuidados también debe proteger al cliente y a las otras personas de la familia. Todo debe incluirse por escrito en el plan", dijo.

William Dombi, presidente de la Asociación Nacional de Hospicios y Cuidado Paliativo (National Association for Home Care and Hospice), concurrió con Quinn en que la mayoría de los trabajadores de cuidados en el hogar, los pacientes y las familias están felices con la relación. Aun así, dijo, el abuso de todos los tipos es un problema importante.

"El riesgo existe en cualquier momento en que se lleva a un individuo a la casa de otra persona", apuntó Dombi.

Una agencia de cuidados en el hogar debe tener una política que especifique qué hacer si el personal es amenazado, añadió. Pero los trabajadores de cuidados en el hogar que son contratados independientemente, mediante vías como Craigslist, probablemente sean mucho más vulnerables, porque no hay una supervisión independiente.

La moraleja, dijo Dombi, es que "debe haber una protección adicional para trabajadores y clientes".

El estudio se publicó en la edición en línea del 11 de junio de la revista Occupational and Environmental Medicine. El Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional de EE. UU. lo financió.

Más información

Para más información sobre cómo fomentar una relación entre los asistentes de cuidados en el hogar, los familiares y la persona que recibe los cuidados, visite la AARP.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión