Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

Casi un 15 por ciento de los niños en edad escolar de EE. UU. han recibido un tratamiento de salud mental

MARTES, 13 de junio de 2023 (HealthDay News) -- Alrededor de uno de cada siete niños estadounidenses de 5 a 17 años se sometió a alguna forma de tratamiento para la salud mental en 2021, el año más reciente con estadísticas disponibles.

Esto es lo que encontró un nuevo informe de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., que determinó que el porcentaje de niños que recibieron atención para la salud mental en 2021 fue de un 14.9 por ciento.

Casi un 15 por ciento de los niños en edad escolar de EE. UU. han recibido un tratamiento de salud mental

Las tasas de atención para la salud mental fuero más altas entre los niños mayores (de 12 a 17 años), de los cuales casi un 19 por ciento recibieron tratamiento en el año anterior, que para los niños de 5 a 11 años (poco más de un 11 por ciento).

Las nuevas estadísticas no necesariamente significan que más niños estadounidenses estén sufriendo enfermedades mentales, pero podrían significar que más están recibiendo la atención que necesitan, anotó una experta.

"Tengo un informe de 2015 que sugiere que un 49 por ciento de los niños de EE. UU. tienen algún tipo de trastorno de la salud mental, como TDAH [trastorno de déficit de atención e hiperactividad], ansiedad, depresión, el espectro autista", apuntó Mary Karapetian Alvord, una psicóloga que ejerce en Chevy Chase, Maryland. "Pero al mismo tiempo, la estadística era que apenas un 7.4 por ciento [de estos niños] en realidad recibían un tratamiento en un plazo de un año. Pienso que, sin duda, ahora hay más acceso, más disponibilidad".

Pero otro experto dijo que las nuevas cifras podrían reflejar un aumento en los problemas de la salud mental entre los niños.

"Tras la pandemia, hemos observado unos aumentos sustanciales en los problemas de salud mental entre los jóvenes. El Cirujano General de EE. UU. lo ha documentado", anotó Erlanger Turner, un psicólogo con licencia y profesor asociado de psicología de la Universidad Pepperdine en Malibú, California. "Los datos parecen mostrar que en los últimos años los niños tienen más dificultades".

Según el nuevo informe, fue igual de probable que chicos y chicas hubieran recibido alguna forma de atención para la salud mental, aunque fue más probable que los chicos hubieran sido tratados con un medicamento recetado que las chicas (alrededor de un 9 frente a un 7 por ciento, respectivamente).

Para Turner, esta última estadística "destacó".

"Fue más probable que se tratara a los chicos con medicamentos, en comparación con las chicas, y menos probable que recibieran terapia", comentó. "Este es un tema importante que debemos abordar, de forma que no solo pongamos una venda en estos problemas que los chicos experimentan, sino que también les demos algunas herramientas para aprender mejores formas de afrontarlos".

La raza pareció también ser importante. Según el informe, aunque un 18.3 por ciento de los niños blancos se sometieron a un tratamiento para la salud mental en 2021, esta cifra se redujo a un 12.5 por ciento entre los niños negros, a un 10.3 por ciento entre los niños hispanos, y a un 4.4 por ciento entre los niños asiáticos.

El lugar de residencia de un niño también pareció clave: mientras que un 14 por ciento de los niños que vivían en grandes ciudades recibieron servicios para la salud mental, esta cifra aumentó a un 19 por ciento entre los niños de áreas rurales. Los niños rurales que necesitaron atención para la salud mental fueron mucho más propensos a haber recibido medicamentos, en comparación con los niños que vivían en grandes ciudades (un 12 frente a un 7 por ciento, respectivamente).

En 2021, un informe publicado por el Cirujano General de EE. UU., Vivek Murthy, advirtió que la pandemia y otros importantes problemas a los que se enfrentaban los jóvenes estaban provocando unos "devastadores" efectos en la salud mental de su generación.

"Los medios y la cultura popular bombardean a los jóvenes con mensajes que socaban su sentido de autoestima: les dicen que no son suficientemente guapos, populares, inteligentes o ricos", escribió Murthy. "Esto sucede al mismo tiempo que el progreso en problemas legítimos y angustiantes, como el cambio climático, la desigualdad en los ingresos, la injusticia racial, la epidemia de opioides y la violencia con las armas de fuego, parece ser demasiado lento".

Todo esto podría estar sobrecargando a la salud mental de los niños. Pero la buena noticia, según Alvord, es que admitir que se necesita ayuda podría ser más fácil ahora que en años anteriores.

"Como sociedad, estamos más abiertos a no estigmatizar la salud mental", afirmó. "Desde mi perspectiva como psicóloga, hay artistas, actores y actrices, cantantes que los niños piensan que son de verdad chéveres, que hacen público que tienen distintos trastornos de la alimentación, depresión bipolar o ansiedad, pánico, que hablan más abiertamente. Y pienso que, en general, los padres están más abiertos".

Benjamin Zablotsky y Amanda Ng, del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de los CDC, fueron los autores del nuevo informe de los CDC. Se publicó en la edición en línea del 13 de junio de NCHS Data Brief.

Más información

Averigüe más sobre la crisis de salud mental de los niños en la Oficina del Cirujano General de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Mary Karapetian Alvord, PhD, psychologist, Rockville and Chevy Chase, Md.; Erlanger Turner, PhD, licensed psychologist and associate professor, psychology, Pepperdine University, Malibu, Calif.; NCHS Data Brief, June 13, 2023, online

Comparte tu opinión