Cambiar a una dieta más vegetal podría proteger a los cerebros de las mujeres mayores

MIÉRCOLES, 24 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- Si desea protegerse de la demencia, quizá deba obtener su proteína de los frutos secos en lugar de los jugosos filetes de carne roja.

Una investigación reciente muestra que las mujeres mayores que comían la mayor cantidad de proteínas vegetales tenían un 21 por ciento menos de probabilidades de sufrir una muerte relacionada con la demencia, y un 12 por ciento menos de probabilidades de fallecer de enfermedad cardiaca, en comparación con las mujeres que comían poca o ninguna proteína vegetal.

Cambiar a una dieta más vegetal podría proteger a los cerebros de las mujeres mayores

"Las proteínas no son todas iguales", anotó el investigador sénior, el Dr. Wei Bao, profesor asistente de epidemiología del Colegio de Salud Pública de la Universidad de Iowa. "Las fuentes alimenticias que elige importan".

De hecho, las fuentes específicas de proteína animal se asociaron con unos riesgos más altos de muerte, enfermedad cardiaca, cáncer y demencia.

Las directrices dietéticas federales de EE. UU. recomiendan la cantidad total de proteína que una persona debe consumir, pero no de dónde debe provenir esa proteína, anotó Bao.

"Esas recomendaciones, sin tomar en cuenta las fuentes específicas de la proteína, podrían ser simplistas e insuficientes", enfatizó Bao. "Nuestros hallazgos respaldan la necesidad de tomar en cuenta las fuentes de las proteínas en las directrices dietéticas futuras".

En el estudio, Bao y sus colaboradores analizaron los datos de más de 100,000 mujeres postmenopáusicas que participaron en la Iniciativa de salud de las mujeres, un histórico estudio federal a largo plazo que se enfocó en las estrategias para prevenir las enfermedades en las mujeres mientras envejecen.

En el momento en que se inscribieron en el estudio, entre 1993 y 1998, las participantes completaron unos cuestionarios detallados sobre la dieta.

Los investigadores agruparon a las mujeres según la cantidad de proteína animal y vegetal que consumían, y dieron seguimiento a su salud a lo largo de las dos décadas siguientes.

Encontraron que las mujeres que comían más carne procesada tenían un riesgo un 20 por ciento más alto de morir de demencia. Pero comer aves o huevos redujo el riesgo de una muerte relacionada con la demencia en alrededor de un 15 por ciento.

El riesgo de morir de una enfermedad cardiaca aumentó en las mujeres que comían carne roja (un 12 por ciento), huevos (un 24 por ciento) y productos lácteos (un 11 por ciento).

El consumo de huevos también se asoció con un riesgo un 10 por ciento más alto de morir de cáncer.

Los hallazgos aparecen en la edición del 24 de febrero de la revista Journal of the American Heart Association.

No está claro por qué las proteínas animales aumentan el riesgo de morir de demencia, apuntó Penny Kris-Etherton, profesora de nutrición de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Las personas que comen más proteínas animales tienden a pesar más, a tener una presión arterial más alta y unos niveles más altos de azúcar en la sangre, comentó Kris-Etherton, que no participó en el estudio.

"Sabemos que hay relaciones entre una presión arterial más alta y la demencia, y también entre unos niveles más altos de glucosa en la sangre y la demencia", señaló Kris-Etherton. "Nos falta mucho para de verdad comprender la demencia y sus causas, aparte de lo que sabemos sobre estas asociaciones con la presión arterial y los niveles altos de glucosa".

Pero Kris-Etherton cree firmemente que nunca es demasiado tarde para adoptar una dieta saludable.

Anotó un estudio de España, en que personas de 55 a 80 años, todas con un alto riesgo de enfermedad cardiaca y la mitad con diabetes, mejoraron su salud cuando comenzaron a sustituir a las proteínas animales con proteínas vegetales.

"Esas personas realizaron cambios en esa etapa avanzada de sus vidas, y aun así hubo beneficios", dijo Kris-Etherton. "Creo que de verdad se pueden sacar beneficios a cualquier edad".

Aunque este estudio se enfocó en las mujeres, otros estudios han mostrado que los hombres también pueden beneficiarse de comer más alimentos vegetales y menos proteína animal, añadió Kris-Etherton.

Pero hay una advertencia: incluso los alimentos vegetales pueden ser malsanos si están llenos de grasas y azúcares. Kris-Etherton apuntó a las hijas adolescentes de amigos, que están probando una dieta vegetariana de todas las maneras equivocadas.

"Comen papas fritas y beben refrescos de cola. Esa no es una dieta vegetal saludable", "Si va a seguir una dieta vegetal, hágalo de la forma adecuada".

Las personas quizá también deban pensárselo dos veces antes de comer alimentos vegetales altamente procesados que imiten a la carne, añadió Kris-Etherton.

"Tenga cuidado con algunos de esos productos, porque son alimentos ultraprocesados", advirtió Kris-Etherton. "Muchos son producidos con aceite de palma, así que tienen mucha grasa saturada. Algunos están llenos de sodio. No siempre son una alternativa saludable. Yo prefiero comer un sándwich de pollo a la parrilla en lugar de una hamburguesa vegetal malsana".

Más información

El Departamento de Agricultura de EE. UU. ofrece más información sobre una dieta más vegetariana.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Wei Bao, MD, PhD, assistant professor, epidemiology, University of Iowa College of Public Health; Penny Kris-Etherton, PhD, RD, professor, nutrition, Penn State University; Journal of the American Heart Association, Feb. 24, 2021

Comparte tu opinión