Biden y Fauci aseguran que la pausa en la vacuna de COVID de J&J es señal de que la seguridad es lo primero

MIÉRCOLES, 14 de abril de 2021 (HealthDay News) -- El martes, la administración de Biden buscó reconfirmar a los estadounidenses que la pausa de la vacuna contra la COVID-19 de Johnson & Johnson es la forma en que la ciencia trabaja, y no evidencia de que las vacunas contra la COVID-19 sean peligrosas.

La pausa se publicó inicialmente el martes por la mañana, tras unos informes de que seis mujeres que recibieron la vacuna de J&J habían desarrollado unos coágulos sanguíneos raros, pero graves. El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización se reunirá el miércoles para realizar una revisión más profunda de los casos, señalaron en una declaración los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Biden y Fauci aseguran que la pausa en la vacuna de COVID de J&J es señal de que la seguridad es lo primero

A pesar de la pérdida temporal de la vacuna de una dosis de J&J, hay un inmenso suministro de las vacunas de Pfizer y Moderna, suficiente para que la vacunación "sea casi un 100 por ciento indudable para todos y cada uno de los estadounidenses", declaró Biden el martes.

Aun así, la pausa podría socavar la confianza del público en todas las vacunas contra el coronavirus, y las encuestas sugieren que, potencialmente, docenas de millones de estadounidenses se muestran renuentes a recibir unas vacunas que permitirán al país frenar a la pandemia, según Associated Press.

Pero el martes, durante una reunión informativa en la Casa Blanca, Biden y sus principales funcionarios de salud enfatizaron que la pausa debería tener el efecto contrario, al fomentar la confianza en que el gobierno está priorizando la seguridad.

La directriz, publicada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. y los CDC, fue "un testimonio de lo en serio que nos tomamos la seguridad", dijo durante la reunión el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país.

Jeff Zients, coordinador del coronavirus de la Casa Blanca, añadió que la pausa "debe asegurar al público estadounidense de que serán muy cuidadosos y conservadores respecto a cómo abordan las vacunas".

La pausa, que los reguladores señalan que esperan resolver en cuestión de días, llega poco después de los problemas de producción en la planta de Baltimore que produce la vacuna de J&J, reportó AP.

Debido a esos problemas de suministro, la vacuna de J&J refleja solo una pequeña proporción de las dosis que se están administrando, a pesar de que había sido una de las vacunas más promisorias, dada la facilidad con que se administra y distribuye. El martes, Zients dijo que Estados Unidos todavía prevé la entrega de suficientes dosis de las otras dos vacunas aprobadas para que todo adulto estadounidense haya recibido las vacunas a finales de mayo. Esta semana, Moderna y Pfizer entregarán 28 millones de dosis al gobierno federal, suficientes para superar el ritmo actual de 3 millones de dosis administradas al día, según AP.

Al anunciar la pausa, las autoridades de salud de EE. UU. dijeron que estaban investigando unos coágulos inusuales que habían ocurrido en seis mujeres, entre los más de 7.2 millones de adultos que han recibido la vacuna. Una de las pacientes falleció y otra sigue hospitalizada en una condición grave, señaló AP.

Las autoridades de salud anotaron que el retraso tuvo tanto que ver con el objetivo de educar a los médicos sobre la forma exclusiva en que hay que tratar a los coágulos como con su deseo de estudiar el raro efecto secundario, dijo AP. El tratamiento usual, con el anticoagulante heparina, podría conducir a unos peligrosos resultados para los pacientes, explicaron.

Las personas que hayan recibido recientemente la vacuna de J&J no "deben reaccionar con ansiedad, porque hay que recordar que se trata de menos de uno por cada millón", recomendó Fauci el martes. "Pero, dicho esto, preste atención a los síntomas potenciales de un coágulo", como un dolor de cabeza, un dolor abdominal o un dolor de pierna intensos, y la falta de aliento, añadió.

Un coctel de anticuerpos ofrece protección

Las personas que viven con alguien que tiene COVID-19 parecen obtener una potente protección contra la infección cuando reciben el coctel de anticuerpos de Regeneron, muestra un estudio reciente.

Los hallazgos sugieren que, más allá de prevenir los peores resultados de la infección con el coronavirus cuando se administra lo suficientemente pronto, el coctel también se podría usar para prevenir que las personas enfermen en primer lugar, señaló el lunes la compañía.

"Se siguen diagnosticando más de 60,000 estadounidenses con COVID-19 cada día, y el coctel de anticuerpos REGEN-COV podría ayudarnos a ofrecer una protección inmediata a las personas sin vacunar que se expongan al virus, y también estamos trabajando para comprender su potencial de proveer una protección continua para los pacientes inmunocomprometidos que quizá no respondan bien a las vacunas", comentó en una declaración el Dr. George Yancopoulos, presidente y director científico de Regeneron.

En su declaración, Regeneron dijo que solicitará a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. que amplíe la autorización del uso de emergencia del fármaco (para las personas con un riesgo alto que ya tienen COVID-19 pero que no han sido hospitalizadas) para que se administre con fines de prevención a las "poblaciones adecuadas".

Hay "un número muy sustancial de personas" en Estados Unidos y en todo el mundo que serían buenas candidatas para recibir estos medicamentos con fines preventivos, aseguró al The New York Times el Dr. Myron Cohen, investigador de la Universidad de Carolina del Norte. Cohen dirige los esfuerzos de anticuerpos monoclonales de la Red de Prevención de la COVID, una iniciativa patrocinada por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. que ayudó a supervisar el ensayo de Regeneron.

"No todo el mundo recibirá la vacuna, sin importar lo que hagamos, y no todo el mundo responderá a la vacuna", anotó Cohen.

Los nuevos datos sobre el coctel de anticuerpos de Regeneron provienen de un ensayo clínico en que se inscribieron más de 1,500 personas que habitaban en la misma vivienda que otra persona que había tenido una prueba positiva del virus en un plazo de cuatro días. Los que recibieron una inyección del fármaco de Regeneron experimentaron una reducción del 81 por ciento en las probabilidades de enfermar con la COVID-19, en comparación con los voluntarios que recibieron un placebo, señaló la compañía.

El Dr. Rajesh Gandhi, un médico de enfermedades infecciosas del Hospital General de Massachusetts que no participó en el estudio, declaró al Times que los datos eran "promisorios" para las personas que no se han vacunado. Pero anotó que el tipo de pacientes que se necesitarían para determinar si el fármaco se debe utilizar de manera preventiva en pacientes inmunocomprometidos no se incluyó en el ensayo. "Diría que no lo sabemos en lo absoluto", enfatizó Gandhi.

El coctel de Regeneron, una combinación de dos fármacos diseñados para que imiten a los anticuerpos que el sistema inmunitario genera de forma natural para defenderse del virus, se administró al presidente Donald Trump después de que contrajera la COVID-19 el otoño pasado.

El tratamiento recibió la autorización de emergencia el noviembre pasado. Los médicos lo están usando, además de otro coctel de anticuerpos de Eli Lilly, para los pacientes con COVID-19 de alto riesgo, para protegerlos de una infección grave y la hospitalización.

Pero muchos hospitales y clínicas no han hecho que los tratamientos sean prioritarios, porque demandan mucho tiempo y son difíciles de administrar, en gran parte porque se deben administrar por vía intravenosa. Regeneron planifica pedir a la FDA que permita que su medicamento se administre a través de una inyección, igual que se hizo en su estudio reciente, lo que permitiría que se administre de forma más rápida y fácil.

Los casos de COVID aumentan en el Medio Oeste, a medida que la variante británica se arraiga

Mientras los casos del nuevo coronavirus se disparaban en el Medio Oeste superior la semana pasada, una importante funcionaria de salud dijo que una variante altamente infecciosa que se descubrió por primera vez en Reino Unido se ha convertido ahora en la fuente más común de infecciones en este país.

"Según nuestros estimados más recientes, a partir de la vigilancia de los CDC, la variante B.1.1.7 es ahora el linaje más común que está circulando en Estados Unidos", aseguró durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca la Dra. Rochelle Wallensky, directora de los CDC. Ya hay 21,000 casos confirmados de la variante B.1.1.7 en Estados Unidos, según los CDC.

Los científicos y las autoridades de salud federales han advertido repetidas veces que una cuarta ola de casos de coronavirus podría surgir esta primavera en Estados Unidos, debido a la aparición de unas variantes más contagiosas y la relajación de las medidas de distanciamiento social.

En el Medio Oeste superior, Michigan se ha visto muy afectado. Allí, los nuevos casos y hospitalizaciones se han multiplicado por más de dos en las dos últimas semanas, y las seis áreas metropolitanas de Estados Unidos con el mayor número de nuevos casos en relación con su población se encuentran en Michigan, reportó el Times.

Varios estados más en el Oeste Medio superior también han reportado unos aumentos significativos en las nuevas infecciones y hospitalizaciones. En Illinois, el promedio diario de casos nuevos aumentó en alrededor de un 56 por ciento en las dos últimas semanas, llegando a unos 2,832 al día, señaló el Times. Las hospitalizaciones han aumentado en alrededor de un 28 por ciento respecto a hace dos semanas. Mientras tanto, Wisconsin y Dakota del Norte han experimentado un aumento del 50 por ciento o más en su promedio de casos en las dos últimas semanas.

En todo el país, los casos se han estancado en general, mientras que las hospitalizaciones se han nivelado y las muertes permanecen en un promedio de unas 800 al día, según el Times.

El miércoles, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. superó los 31.3 millones, mientras que el número de muertes se acercó a las 563,000, según los cálculos del Times.

En todo el mundo, el martes se habían reportado más de 137.5 millones de casos, y casi 3 millones de muertes por la COVID-19.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: The New York Times; Associated Press

Comparte tu opinión