Algunos medicamentos para la diabetes también podrían reducir el riesgo de Alzheimer

JUEVES, 12 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Los adultos mayores que toman ciertos fármacos para la diabetes quizá experimenten un deterioro más lento de su memoria y habilidades de pensamiento, sugiere un estudio reciente.

Unos investigadores de Corea del Sur encontraron que, entre las personas mayores que habían estado teniendo problemas de memoria, las que usaban unos medicamentos para la diabetes llamados inhibidores de la DDP-4 en general mostraban una progresión más lenta en esos síntomas en los años siguientes. Esto fue en comparación tanto con adultos mayores sin diabetes como con los que tomaban otros medicamentos para la diabetes.

Algunos medicamentos para la diabetes también podrían reducir el riesgo de Alzheimer

Las personas que tomaban inhibidores de la DDP-4 también mostraron unas cantidades más bajas de unas "placas" que se acumulan en los cerebro de las personas con enfermedad de Alzheimer.

Los expertos advirtieron que los hallazgos no prueban que los fármacos puedan prevenir o retrasar la demencia.

Para probarlo, los investigadores tendrían que realizar ensayos clínicos que evalúen de forma directa a los medicamentos, señaló el Dr. Howard Fillit, director de ciencias de la Alzheimer's Drug Discovery Foundation, una organización sin fines de lucro en la ciudad de Nueva York.

Pero, apuntó, el estudio amplía las evidencias de que ciertos medicamentos existentes (entre ellos algunos que son para la diabetes o la hipertensión) podrían recibir un "nuevo objetivo" para proteger al cerebro que envejece.

De hecho, otros medicamentos para la diabetes, como la metformina y los agonistas de la GLP-1, ya se están estudiando para ralentizar el deterioro en la memoria y las habilidades de pensamiento.

Ha habido menos investigación, apuntó Fillit, sobre los inhibidores de la DDP-4, que incluyen a medicamentos orales como sitagliptina (Januvia), linagliptina (Tradjenta), saxagliptina (Onglyza) y alogliptina (Nesina). Comparten una similitud con los agonistas de GLP-1, ya que actúan sobre la misma "vía" en el cuerpo.

Fillit explicó que los inhibidores de la DDP-4 funcionan al aumentar los niveles en sangre de la GLP-1, La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre.

Las personas con diabetes son resistentes a la insulina, lo que resulta en unos niveles de azúcar en la sangre crónicamente altos. Algunos estudios han encontrado que las personas con Alzheimer también tienen problemas con la resistencia a la insulina, y los investigadores han especulado que podrían contribuir a la degeneración cerebral que se observa en la enfermedad.

Pero Fillit dijo que los medicamentos para la diabetes podrían tener efectos más allá de mejorar la resistencia a la insulina.

La investigación con animales ha sugerido que los inhibidores de la DDP-4 pueden reducir la inflamación del cerebro y proteger a las células cerebrales de las lesiones parecidas a las del Alzheimer.

En el estudio actual, unos investigadores dirigidos por el Dr. Phil Hyu Lee, del Colegio de Medicina de la Universidad de Yonsei, en Seúl, revisaron los casos de 282 pacientes que habían acudido a su clínica con quejas sobre su memoria y habilidades de pensamiento. Unos escáneres cerebrales habían mostrado que todos tenían evidencias de amiloide, la proteína que conforma las placas relacionadas con el Alzheimer.

De estos pacientes, la mitad tenían diabetes: 70 tomaban un inhibidor de la DDP-4, y 71 usaban otro fármaco contra la diabetes, de los cuales la metformina y las sulfonilureas fueron los más comunes.

En promedio, los investigadores encontraron que los pacientes que tomaban inhibidores de la DDP-4 tenían menos acumulación de amiloidea que los pacientes sin diabetes o los que tomaban otros medicamentos para la diabetes. Y en los próximos años, también mostraron un deterioro más lento en las pruebas de memoria y pensamiento.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 11 de agosto de la revista Neurology.

María Carrillo, directora de ciencias de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association), enfatizó que el estudio no puede probar que los inhibidores de la DDP-4 ralenticen el proceso de la demencia.

Una de las limitaciones del estudio, anotó, es que los niveles de amiloide de los pacientes solo se midieron al principio. Así que no está claro si los que tomaban inhibidores de la DDP-4 tuvieron una acumulación más lenta de placas cerebrales con el tiempo.

Carrillo apuntó que se sabe bien que las personas con diabetes tienen un riesgo más alto de desarrollar Alzheimer que las que no tienen diabetes, aunque los motivos no estén del todo claros, añadió.

La resistencia a la insulina, además del azúcar alto en sangre, podrían explicarlo en parte, según la Asociación del Alzheimer. Carrillo anotó que este estudio no observó el control del azúcar en la sangre a largo plazo de los pacientes, ni si esto tuvo un rol en sus tasas de deterioro a lo largo del tiempo.

"Hay ciertas bases para estudiar estos medicamentos para la diabetes en las personas con Alzheimer", aseguró Carrillo.

Pero, como Fillit, dijo que solo unos ensayos clínicos aleatorios, en que los pacientes se asignan al azar a tomar o no un inhibidor de la DDP-4, pueden probar si hay beneficios.

Fillit planteó que una pregunta para estudios futuros es si los inhibidores de la DDP-4 pueden ralentizar el deterioro mental en las personas sin diabetes, o solo en las que tienen la enfermedad.

Como el Alzheimer es tan complejo, Fillit dijo que es probable que unas combinaciones de medicamentos, dirigidos a los distintos mecanismos que subyacen a la enfermedad, resulten más efectivas para tratar o prevenir la enfermedad.

Ambas organizaciones sin fines de lucro exhortan a las personas a comer una dieta saludable, a hacer ejercicio, a evitar fumar y a implicarse en actividades mentalmente estimulantes para ayudar a mantener a sus cuerpos y mentes en buena forma al envejecer.

Más información

La Alzheimer's Drug Discovery Foundation ofrece más información sobre cómo proteger la salud del cerebro.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Maria Carrillo, PhD, chief science officer, Alzheimer's Association, Chicago; Howard Fillit, MD, chief science officer, Alzheimer's Drug Discovery Foundation, New York City; Neurology, online, Aug. 11, 2021

Comparte tu opinión