Ahora, las personas viven más años con una buena salud, según un estudio

JUEVES, 17 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Los adultos mayores no solo están viviendo más tiempo, sino también mejor, según un nuevo estudio de Reino Unido.

Los investigadores encontraron que, desde los 1990, los adultos británicos de a partir de 65 años han estado disfrutando más años de vida independiente y sin discapacidad.

Ahora, las personas viven más años con una buena salud, según un estudio

Esto es a pesar el hecho de que muchas afecciones de salud crónicas se han vuelto más comunes. De hecho, los años libres de discapacidad aumentaron no solo entre los adultos mayores sanos, sino entre los que vivían con afecciones como la enfermedad cardiaca, la diabetes, la artritis, y los problemas de vista y oído.

Los expertos afirmaron que los hallazgos, que se publicaron en la edición del 15 de marzo de la revista PLOS Medicine, son una buena noticia. Y concuerdan con otros estudios recientes que disipan la idea de que hay que tenerle miedo a la vejez.

"Pienso que el mensaje principal es que sufrir una afección a largo plazo no significa que no se pueda tener una vida independiente durante mucho tiempo", aseguró la investigadora sénior, Carol Jagger.

La salvedad es que unos años dorados vibrantes no suceden porque sí, añadió Jagger, profesora emérita de la Universidad de Newcastle, en Inglaterra.

Es probable que a las personas mayores les esté yendo mejor debido a unos mejores tratamientos para varias enfermedades crónicas, además de cambios a mejor en el estilo de vida y el ambiente.

"Los tratamientos para afecciones como el accidente cerebrovascular (ACV), la enfermedad cardiaca coronaria y la diabetes han mejorado mucho, y las personas reciben un tratamiento antes", apuntó Jagger. "Las tasas de tabaquismo también se han reducido, lo que ha contribuido".

Aunque el estudio se realizó en Gran Bretaña, la investigación en EE. UU. ha mostrado tendencias similares, según Esme Fuller-Thomson, directora del Instituto del Curso Vital y el Envejecimiento de la Universidad de Toronto.

Fuller-Thomson, que no participó en el estudio, consideró que los hallazgos son más "grandes noticias".

"Tiende a haber una perspectiva sombría sobre el envejecimiento", señaló. "Pero nunca ha habido una mejor época para ser una persona mayor".

Pero la perspectiva no fue del todo positiva: el equipo de Jagger encontró que los adultos mayores con demencia en realidad están pasando un porcentaje algo más grande de sus últimos años con discapacidades, en comparación con la década de los 1990.

Esto podría deberse a la falta de tratamientos para la demencia, según Jagger.

Por otra parte, la demencia en realidad se ha hecho menos común con el tiempo, al contrario que las enfermedades físicas que el estudio monitorizó. En 2011, la demencia era un 30 por ciento menos prevalente entre los adultos mayores británicos, en comparación con 1991.

Es una tendencia alentadora que se ha observado en otros estudios, dijo Fuller-Thomson. En su propio trabajo reciente, encontró que el porcentaje de estadounidenses mayores que reportaron problemas con la memoria y el pensamiento se redujo entre 2008 y 2017, de poco más de un 12 por ciento a un 10 por ciento.

Los motivos no están claros del todo, pero unos niveles crecientes de educación parecieron explicar parte de la tendencia.

Según Fuller-Thomson, es posible que esto refleje a la teoría de la "reserva cognitiva": las personas con un mayor nivel educativo quizá puedan soportar mejor el daño cerebral que caracteriza al proceso de la demencia. Pueden funcionar a un nivel más alto, durante más tiempo, que las personas con un nivel educativo más bajo con los mismos cambios en el cerebro.

Fuller-Thomson se mostró de acuerdo en que es probable que unos mejores tratamientos para afecciones de la salud física expliquen a los hallazgos actuales, en particular respecto al ACV. Los avances en el tratamiento de los ACV en progreso pueden limitar el daño cerebral y la discapacidad subsiguiente que provocan.

Como Jagger, Fuller-Thomson apuntó a los declives en el tabaquismo como otro factor, además de mejoras en el control de la presión arterial, y una reducción en las fracturas de cadera, una importante causa de muerte y discapacidad en las personas mayores.

Los hallazgos se basan en más de 15,000 adultos británicos de a partir de 65 años, que participaron en uno de dos estudios sobre el envejecimiento, uno que se realizó de 1991 a 1993, y el otro de 2008 a 2011.

En comparación con el grupo anterior, los adultos mayores en el estudio más reciente tenían una esperanza de vida más larga. Los hombres ganaron casi 5 años, en promedio, mientras que las mujeres ganaron 2 años. La mayor parte de este tiempo, encontró el estudio, fue libre de discapacidades, lo que significa que las personas se movían por el mundo, y hacían las tareas cotidianas por su cuenta.

Las personas mayores ganaron este tiempo independientemente de que tuvieran afecciones de la salud física o no. Las mayores mejoras se observaron entre los sobrevivientes a los ACV, que ganaron entre 3.5 y 4.3 años libres de discapacidad.

En comparación, los hombres con demencia sí ganaron cierto tiempo libres de discapacidades, pero esto se igualó por el tiempo con discapacidades. Por otra parte, las mujeres experimentaron una tendencia negativa. En 2011, podían prever que vivirían un 48 por ciento de los años que les quedaban sin discapacidad, frente a un 52 por ciento en 1991.

Una tendencia de salud que ha empeorado con el tiempo es la obesidad. A pesar de esto, el estudio actual observó mejoras en los años libres de discapacidad.

Pero está por verse si estas ganancias comenzarán a frenarse debido a la obesidad, añadió Fuller-Thomson.

Más información

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. ofrece consejos para un envejecimiento sano.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Carol Jagger, PhD, MSc, emerita professor, Population Health Sciences Institute, Newcastle University, Newcastle upon Tyne, England; Esme Fuller-Thomson, PhD, director, Institute for Life Course and Aging, and professor, Factor-Inwentash Faculty of Social Work, University of Toronto, Ontario, Canada; PLOS Medicine, March 15, 2022, online

Comparte tu opinión