A medida que la escasez de fórmula infantil sigue, expertos ofrecen orientación a los padres frenéticos

LUNES, 16 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Una escasez nacional de fórmula infantil continúa en todo Estados Unidos, y unos padres desesperados buscan por cielo y tierra para encontrar alimento para sus bebés.

Millones de bebés dependen de la fórmula, la única forma de nutrición recomendada para los bebés que no reciben lactancia materna exclusivamente.

A medida que la escasez de fórmula infantil sigue, expertos ofrecen orientación a los padres frenéticos

Dos prominentes pediatras ofrecen consejos para los padres que se esfuerzan por encontrar fórmula, y ofrecen una lista de lo que deben y no deben hacer.

No acapare.

La escasez es provocada en parte por problemas con la cadena de suministros, y a los pediatras les preocupa que unos padres inquietos puedan empeorar la situación al acaparar lo que encuentran en las tiendas.

"Hoy le pregunté a una mamá qué haría si viera tres latas en el supermercado. Si compraría dos y dejaría una, o se llevara las tres", comentó el Dr. Richard So, un pediatra de la Clínica Pediátrica Cleveland. "Pienso que la respuesta debería ser llevarse dos y dejar una para la próxima mamá".

El pediatra de Chicago, el Dr. Joshua Wechsler se mostró de acuerdo.

"En realidad solo le está haciendo daño a otra persona en el proceso cuando acapara. Es difícil decirle eso a alguien, porque cuando se está desesperado por alimentar a sus hijos y tiene los recursos, saldrá a comprar lo que pueda", comentó Wechsler, profesor asistente de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad del Noroeste y director médico del programa de enfermedades gastrointestinales eosinofílicas del Hospital Pediátrico de Chicago.

Piense en las fórmulas genéricas o de marca blanca.

Quizá no pueda encontrar la marca exacta de fórmula en la tienda o en línea, pero al leer las etiquetas de las opciones genéricas o de las marcas blancas (de las tiendas), quizá pueda comprar en esencia lo mismo con lo que ha estado alimentando a su hijo, apuntó So.

"Ya sea en Walmart, Target, Sam's Club, Costco, son igual de buenas que las fórmulas de marca", aseguró So.

Pero hable con el pediatra antes de sustituir, si su opción es muy distinta a la que usa normalmente.

"Si un padre tiene dificultades para encontrar alimento, que llame al pediatra para preguntar cuáles son las mejores opciones", aconsejó So. "Por ejemplo, si alguien toma fórmula láctea, la soya sería adecuada si es lo que encuentran. O si lo único que vio fue fórmula sin lactosa, puede probarla, comprar una lata, y no le hará daño al bebé".

Hablar con el pediatra es particularmente importante si su hijo tiene necesidades nutricionales específicas, o si la fórmula alternativa en que está pensando está diseñada para un bebé con necesidades específicas, apuntó Wechsler.

"A veces, no todos los bebés toleran un sencillo cambio a otra fórmula", advirtió Wechsler. "Es de verdad más preocupante si alimenta a su bebé con una fórmula más procesada en términos de las proteínas, es decir, sin proteínas intactas, más como péptidos en trozos o incluso aminoácidos en algunos casos, o si usan una fórmula de soya y cambian a algo que contenga más proteína láctea entera".

No haga su propia fórmula.

Internet se ha inundado de recetas de fórmula de emergencia hecha en casa. Wechsler y So desaconsejaron usarlas.

"No es seguro. Las fórmulas tienen un gran equilibrio fisiológico para la composición corporal de un bebé", aclaró So.

Los bebés pueden desarrollar un desequilibrio de electrolitos, deficiencias nutricionales y pérdida de peso si su fórmula hecha en casa es incluso un poco inadecuada, advirtieron los pediatras.

No diluya la fórmula.

Por el mismo motivo, no debe diluir la fórmula para hacer que rinda más. Los riesgos son similares a los de la fórmula hecha en casa: desequilibrios de electrolitos y pérdida de peso.

"Mientras más se prolongue la pérdida de peso, más limita el crecimiento y, en última instancia, si sigue durante mucho tiempo, puede afectar al desarrollo del cerebro", comentó Wechsler.

No use leche de vaca.

La leche de vaca entera, la leche al 2 por ciento o la leche sin grasa no son sustitutos para la fórmula infantil, ni se pueden mezclar con la fórmula para que rinda más, dijo Wechsler.

"La fórmula es una nutrición completa, similar a la que se obtiene con la leche materna", aclaró Wechsler. "La leche de vaca en realidad carece de ciertas cosas, y puede afectar la biodisponibilidad de ciertos minerales. Puede al final resultar en cosas como una deficiencia de hierro si le da demasiada leche de vaca antes de los 12 meses".

Sucede lo mismo con la leche de cabra, de almendra y de avena, dijo So.

"Todas son para niños de a partir de 1 año", enfatizó So.

No use fórmula para niños pequeños como sustituto de la fórmula infantil.

"La fórmula para niños pequeños es distinta de la fórmula infantil", dijo So. "Las fórmulas para niños pequeños no contienen los micronutrientes que las fórmulas infantiles tienen, y su bebé puede sufrir complicaciones al carecer de ciertos nutrientes".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la nutrición infantil.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Richard So, MD, pediatrician, Cleveland Clinic Children's Hospital; Joshua Wechsler, MD, assistant professor, pediatrics, Northwestern University Feinberg School of Medicine, and medical director, Eosinophilic Gastrointestinal Diseases Program, Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital of Chicago

Comparte tu opinión