A los fabricantes de pruebas rápidas para la COVID les cuesta satisfacer la demanda

VIERNES, 21 de enero de 2022 (HealthDay News) -- La escasez tanto de suministros como de trabajadores está provocando estragos en los esfuerzos de los fabricantes de las pruebas de COVID a domicilio de entregar suficientes pruebas a los estadounidenses, al mismo tiempo que el gobierno federal promete proveer 500 millones de kits de pruebas a domicilio gratuitos.

Como muchas otras empresas, "demasiados miembros del personal" de los fabricantes de kits de pruebas a domicilio "no van al trabajo debido a la COVID. Entonces, aunque tengan la capacidad física para la producción, no cuentan con el personal", escribieron en una circular Mara Aspinall, de la Universidad Estatal de Arizona, y sus colaboradores, reportó NBC News.

A los fabricantes de pruebas rápidas para la COVID les cuesta satisfacer la demanda

Aspinall estimó que la capacidad mensual total actual de fabricación de kits de pruebas rápidas a domicilio de EE. UU. es de 260 millones de unidades por mes, que se prevé que haya aumentado a 355 millones en febrero y a 526 millones en marzo.

El pedido del gobierno de kits de pruebas gratuitos es adicional a los suministros existentes, y no interfiere con los pedidos actuales, aseguró un funcionario de la Casa Blanca, que añadió que, desde noviembre, se han autorizado cuatro nuevas pruebas rápidas con una capacidad de producción de alto volumen, informó NBC News.

El 13 de enero, del Departamento de Defensa anunció que otorgaría contratos a tres empresas, Abbott, Roche Diagnostics y iHealth labs, para 380 millones de kits de pruebas, en un esfuerzo que "respalda el plan del Presidente de suministrar 500 millones de pruebas de COVID-19 a domicilio gratuitas".

Abbott planifica "construir dos fábricas nuevas en EE. UU., contrató a miles de personas para nuevos empleos que pagan sueldos a estadounidenses, y continuaremos invirtiendo en una automatización que nos permite ampliar más", declaró a NBC News Kim Modory, directora sénior de asuntos públicos de diagnósticos de Abbott.

Ahora, Abbott produce 70 millones de pruebas al mes. Está aumentando la capacidad para fabricar 30 millones adicionales para respaldar a los esfuerzos del gobierno, de las escuelas y de más detallistas, añadió Modory.

Por otra parte, una vocera de Roche, Michelle Johnson, dijo que la compañía iniciará las entregas en enero, y que en marzo habrá provisto "decenas de millones" de kits de pruebas. La compañía invirtió 500 millones de dólares globalmente para mejorar los instrumentos y evaluar la capacidad de la maquinaria. Pero "como otras compañías, hemos experimentado escasez de suministros", dijo.

Una de estas compañías es Quidel, con sede en San Diego, que produce actualmente más de 40 millones de pruebas al mes, y planifica haber aumentado esa cantidad a 70 millones en febrero. Lamentablemente, un 10 por ciento de su fuerza laboral está ahora en cuarentena.

"Ha sido una locura con la ómicron. La demanda supera con creces lo que producimos", aseguró a NBC News el director ejecutivo de Quidel, Douglas Bryant. "En realidad, el mayor problema es que haya suficientes personas para hacer el trabajo".

Bryant dijo que para la compañía ha resultado difícil alcanzar su meta de contratar 400 trabajadores para un nuevo centro de producción, y encontrar suficientes camiones para hacer las entregas, informó NBC News.

Los suministros también son un problema: la demanda de membrana de nitrocelulosa de alta calidad, la tela blancuzca que forma la tira reactiva de la prueba de COVID, se ha disparado durante la pandemia.

Algunos fabricantes citaron las dificultades para encontrar suficientes suministros de nitrocelulosa como un obstáculo a principios de año, declaró a NBC News un funcionario sénior de la administración.

"Tomamos medidas para aliviar este obstáculo", dijo el funcionario.

En una declaración, Rachel Bloom-Baglin, vocera de MilliporeSigma, suplidor de nitrocelulosa de los principales fabricantes de kits de pruebas rápidas de EE. UU., aseguró a NBC News que "la materia prima para fabricar la membrana de nitrocelulosa está fácilmente disponible, pero el mundo no tiene suficiente capacidad de fabricación de la membrana para convertir la materia prima en el producto acabado, que entonces nuestros clientes utilizan para fabricar las pruebas rápidas de antígenos".

La compañía fabrica el producto en un centro en Cork, Irlanda. Aunque la compañía completó una ampliación de la planta que duplicó su capacidad, incluso esto no satisfizo la creciente demanda.

El 29 de diciembre, el Departamento de Defensa otorgó un contrato de 136.7 millones de dólares a MilliporeSigma para la construcción de un nuevo centro en Sheboygan, Wisconsin, en un periodo de tres años, informó NBC News.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las pruebas de COVID.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: NBC News

Comparte tu opinión