Abuta, para problemas digestivos y otras afecciones

Abuta, para problemas digestivos y otras afecciones
El extracto de raíz de abuta (Cissampelos pareira) y sus hojas se utilizan para tratar mútiples condiciones. | Foto: ISTOCK

Qué es la abuta

La abuta (Cissampelos pareira) es una planta trepadora, de tallos largos y delgados, con pequeños frutos de color rojizo. Pertenece a la familia Menispermaceae y es originaria de los trópicos de Asia y América. Es común hallarla en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia y otras regiones del Caribe.

Las personas suelen usar la raíz, corteza y otras partes que crecen sobre la tierra con fines medicinales. Sin embargo, no hay que confundir la abuta (C. pareira) con la Abuta grandifolia, que también se conoce bajo el nombre abuta. Esta última es una planta medicinal de Sur y Centroamérica, específicamente de las zonas tropicales, pero es utilizada por los indígenas para hacer veneno que colocan en sus flechas.

Otros nombres:

Bejunco de Cerca, Butua, Cissampelos pareira, False Pareira, Feuille de Velous, Herbe des Sages-Femmes, Menispermaceae, Pareira, Patacon, Patha, Velvetleaf, Vigne Maronne, Vigne Sauvage, Xi Sheng Teng.

Para qué se usa

Según informa Natural Medicines, en su sitio sobre suplementos dietéticos y terapias alternativas y complementarias, los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se ha demostrado su seguridad y eficacia. Como algunas de estas afecciones son potencialmente serias, se aconseja consultar a un profesional de la salud.

La personas utilizan la abuta para tratar una amplia gama de enfermedades: problemas digestivos como diarrea, disentería, cólicos, malestar estomacal y dolor de estómago, problemas de las vías respiratorias como resfriados, tos, bronquitis y asma, problemas de la piel como acné, heridas, forúnculos, quemaduras, llagas, picazón y una erupción cutánea grave con fiebre y vómitos producida por la bacteria estreptococo (erisipela) y problemas del tracto urinario como infecciones de la vejiga y riñones.

También se usa para el tratamiento de las mordeduras de perro y serpientes, escalofríos, cólera, convulsiones, delirio, diabetes, retención de líquidos, fiebre, hemorragia, presión arterial alta, ictericia, malaria, palpitaciones del corazón, rabia, reumatismo, dolor de muelas, enfermedades de transmisión sexual e infecciones oculares.

Las mujeres utilizan abuta para corregir los problemas menstruales, mejorar la fertilidad, tratar las descargas vaginales (leucorrea) y facilitar el parto.
Además, existen registros de su uso como diurético, expectorante, astringente, tónico y afrodisíaco.

Ilustración de la abuta (Cissampelos pareira). | Foto: GettyImages.

Dosis

No se ha comprobado una dosis segura o efectiva de abuta para adultos y niños, por lo que se recomienda evitar su uso o consultar con un profesional de la salud antes de consumirla.

Preocupación sobre su uso

No hay suficiente información confiable acerca de abuta para saber si su uso es seguro, por este motivo, se aconseja precaución o evitar su uso, especialmente durante el embarazo o la lactancia.

Tampoco se conocen interacciones con medicamentos, hierbas, suplementos o alimentos. Para evitar posibles efectos secundarios, consulta con un médico antes de comenzar a utilizarla.

Fuentes consultadas:

American Botanical Council.

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

Natural Medicine, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales.

ThePlantList.

Comparte tu opinión