Qué es y para qué sirve la petasita

Qué es y para qué sirve la petasita
Suele encontrarse en suelos pantanosos y mojados, bosques húmedos o zonas adyacentes a ríos.

Qué es la petasita

La petasita (Petasites hybridus) es un arbusto perenne que se encuentra tanto a lo largo de Europa como en partes de Asia y Norte América. Usualmente se encuentra en suelos pantanosos y mojados, bosques húmedos o zonas adyacentes a ríos o arroyos. Las hojas de la planta son responsables de sus nombres común y botánico (butterbur en inglés). Esto se debe a que las hojas grandes se utilizan para envolver la mantequilla en regiones de climas cálidos.

La petasita se ha empleado tradicionalmente como antiespasmódico, analgésico, y se cree que favorece la digestión y mejora el flujo biliar obstruido. También se ha administrado petasita para la inflamación de las vías urinarias y los calambres.

Existe evidencia, proveniente de ensayos en humanos, que sugiere que la petasita tiene beneficios en la prevención de dolores de cabeza por migraña. Además, la evidencia que sustenta su uso para la prevención de la rinitis alérgica también es promisoria. Sus beneficios para otras afecciones no se han demostrado científicamente.

Su uso debe limitarse a productos comercialmente disponibles libres de alcaloides de pirrolizidina, de los que generalmente se cree que se toleran bien.

Para qué se usa

Según informa Natural Medicines, en su sitio sobre suplementos dietéticos y terapias alternativas y complementarias, los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Como algunas de estas afecciones son potencialmente serias, se aconseja consultar a un profesional de la salud.

Previene la rinitis alérgica

Comparaciones hechas entre la petasita y drogas de prescripción como la fexofenadina (Allegra®) y la cetirizina (Zyrtec®) han reportado una eficacia similar. Estos resultados sugieren beneficios de la petasita en la prevención de la rinitis alérgica. Sin embargo, se requieren estudios adicionales antes de llegar a una recomendación firme.

Contra la migraña

Algunos usos tradicionales de la petasita son el alivio del dolor y la prevención de dolores de cabeza. La evidencia actual disponible es lo suficientemente convincente para sugerir que la petasita ofrece beneficios en la prevención de la migraña, aunque se necesita más evidencia que respalde ese beneficio. Aún no se han realizado comparaciones con otros agentes utilizados para este propósito, tales como los betabloqueadores o la matricaria.

Uso en la piel

La evidencia humana que existe en esta área es limitada, aunque investigaciones preliminares han sugerido que es posible que la petasita no suprima las reacciones de la piel alérgica cuando se compara con la droga por prescripción fexofenadina (Allegra®), la cual elimina estas reacciones. Por eso, se necesitan más estudios.

Para el asma

Históricamente, la petasita se ha empleado para tratar el asma, y la investigación inicial en humanos sugiere posibles beneficios. Sin embargo, se necesitan estudios adicionales para llegar a una recomendación firme.

Otros usos

Se cree que la petasita posee efecto antiespasmódico, estimulante del apetito, cicatrizante y diurético. También se aprovecha para tratar afecciones cardiovasculares, ansiedad, escalofríos, tos crónica, resfriados, calambres, fiebre, úlceras gástricas, indigestión, insomnio, vejiga irritable, dolencias urinarias, espasmos de las vías urinarias, y tos ferina.

Dosis

Hay estudios que han reportado que los productos de petasita disponibles en el comercio (los cuales son libres de constituyentes alcaloides de pirrolizidina potencialmente carcinógenos) son seguros y tienen buena tolerancia cuando se administran por vía oral en las dosis recomendadas, durante 12 a 16 semanas.

Para la rinitis alérgica se han utilizado 50 miligramos (mg.) de petasita estandarizada (Petadolex®, estandarizada para que contenga 7.5 mg. de petasin e isopetasin por cada tableta de 50 mg.) dos veces al día. La dosificación para el asma no se ha definido debido a la falta de evidencia.

Seguridad sobre su uso

Debido a la limitada investigación existente, hay poca información disponible sobre la seguridad de utilizar petasita. Aunque las mujeres embarazadas, en período de lactancia o las personas con alergia o hipersensibilidad a la petasita o a cualquier miembro de la familia de las Asteráceas/Compuestas, tales como la ambrosía, flores de caléndula, margaritas y crisantemos, deben evitar su uso.

La petasita cruda o no procesada no debe ingerirse por la posible hepatotoxicidad (daño del hígado) de los alcaloides de la pirrolizidina cuando se usa a largo plazo. Estos compuestos son cancerígenos, mutagénicos y nefrotóxicos.

Cuando se ingiere la petasita cruda puede causar dolor de cabeza, mareo, fatiga, picazón de ojos, decoloración de los ojos, dificultades respiratorias, decoloración de la piel, prurito, constipación continua, decoloración de las heces, disfagia, náuseas severas, vómito, diarrea o estómago alterado. La petasita puede incrementar los niveles de las enzimas del hígado.

No se recomienda la administración de petasita con anticolinérgicos. Ya sean medicamentos y suplementos (acetofenenazina, benzatropina, carbinoxamina, clindinium, oxapina, metdilazina) o hierbas (belladona, dulcámara (Solanum dulcamara), beleño negro (Hyoscyamus niger), estramonio (Datura stramonium).

Fuentes consultadas:

Natural Medicine, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales.

The international plant names index (IPNI).

The plant list.

Comparte tu opinión