¿Embarazo después de los 50?

¿Embarazo después de los 50?
Brigitte Nielsen, Janet Jackon y la senadora Tammy Duckworth decidieron ser madres después de los 50. | Foto: CAPTURA DE PANTALLA

Son cada vez más las mujeres de mediana edad que deciden ser madres y la actriz Brigitte Nielsen es prueba de ello: a sus 54 años de edad anunció en su perfil en Instagram que está esperando a su quinto hijo. Las interrogantes no se han hecho esperar: ¿cómo pudo quedar embarazada a esa edad? ¿es seguro un embarazo después de los 50 años?

Además de Nielsen, recientemente otras figuras públicas se han embarazado a edades que ya no se consideran “adecuadas”: Janet Jackson se convirtió en madre a los 50 años en 2017, en abril de 2018 la senadora Tammy Duckworth de 50 años tuvo a su segundo hijo y la actriz Rachel Weisz espera un bebé de su esposo, Daniel Craig, a sus 48 años.

A medida que el cuerpo de la mujer envejece se hace más difícil lograr un embarazo: su capacidad de producir óvulos se reduce y los que produce son pocos y no están en tan buen estado. Sin embargo, incluso durante la perimenopausia, proceso de transición a la menopausia, una mujer puede quedar embarazada, así no haya tenido el período menstrual durante uno o varios meses, dice la Oficina para la Salud de la Mujer

"Poder tener un embarazo exitoso se basa en la calidad del huevo", explicó a ABC News Reza Radjabi, especialista en fertilidad y fundador de Ferny Medical Clinic, Nueva York. Y si la mujer logra quedar embarazada, el buen desarrollo de la gestación dependerá de su capacidad física: "No todo el mundo envejece de la misma manera".

Pese a las dificultades para concebir cuando se pasan los 35 años, en Estados Unidos, aproximadamente el 20% de las mujeres tienen su primer hijo después de esta edad, y la situación se repite en otras latitudes. Muchos de los embarazos que ocurren a edades avanzadas son producto de algún proceso de reproducción asistida, como la fertilización in vitro.

Las probabilidades de un embarazo natural espontáneo después de los 48 años son de menos de 1%, pero en Estados Unidos la tasa de nacimientos en madres de más de cuarenta aumentó a 10.2 por cada 1000 mujeres en 2010, la más alta desde 1967, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). El aumento se debe, en parte, al mayor uso de tecnologías de reproducción.

Comprender los riesgos

Sea de forma espontánea o con ayuda de algún tratamiento de fertilidad, la gestación después de los 40 o 50 es factible y también que llegue a término sin complicaciones. Sin embargo, las evidencias indican que a partir de los 35 años aumentan las probabilidades de que el embarazo sea de alto riesgo, tanto para la mujer como como para el bebé por nacer. 

De acuerdo al Instituto Nacional de la Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD, por su sigla en inglés), después de los 35 hay más riesgos de tener un parto por cesárea, complicaciones en el parto (como sangrado excesivo o placenta previa), trabajo de parto prolongado (que dura más de 20 horas) o un trabajo de parto que no avanza. 

Mientras mayor es la madre, es más probable suba la presión arterial, aumente el riesgo de preeclampsia y que desarrolle diabetes gestacional. Si no se trata, la diabetes puede causar que el bebé crezca mucho más que el promedio, causando lesiones durante el parto y parto prematuro. Y el riesgo de tener un bebé con un trastorno genético, como el síndrome de Down, es mayor.

Las probabilidades de tener un bebé de bajo peso y de un nacimiento prematuro también son más según aumenta la edad de la mujer, así como el riesgo de pérdida por aborto espontáneo o por muerte fetal intrauterina. Por ejemplo, el riesgo de pérdida en menores de 35 años es de 12% a 15%; en mayores de 35 años, 25%; de los 35 a los 39 años, 20%; de 40 a 44 años, 35% y a partir de los 45 años, 50%, según March of Dimes.

El control prenatal es vital para prevenir y tratar cualquier complicación que se presente. El médico debe hacer un seguimiento riguroso a los niveles de azúcar, presión arterial y el crecimiento y desarrollo del bebé, y es posible que las citas con el obstetra sean más frecuentes y que se adelante la fecha de parto para evitar complicaciones. Lo más importante es que, así la mujer se sienta bien, nunca descuide las revisiones durante el embarazo.

Más para leer sobre embarazo:

Comparte tu opinión