Lordosis: cuando la curva de tu espalda duele

Lordosis: cuando la curva de tu espalda duele
La espalda arqueada hace lucir el trasero pronunciado y causa dolor. | Foto: GETTY IMAGES

Ese dolor en la parte baja de la espalda que aparece si pasas mucho tiempo sentado frente a la computadora o de pie, podría tener una explicación muy sencilla: lordosis. Esta es una condición de la columna vertebral que hace que tu espalda se arquee en exceso y que tu trasero parezca muy prominente, al estilo de Jennifer Lopez o Kim Kardashian.

Cuando la columna vertebral hace una curva hacia adentro, justo antes de llegar a los glúteos, se considera que hay lordosis. Por eso las personas que tienen esta particularidad parece tener el abdomen hacia afuera y traseros voluminosos, pero realmente el volumen es consecuencia de la desviación espinal.

Durante la infancia es común que algunos niños presenten este arco en la espalda bastante pronunciado, pero en la mayoría de los casos se va corrigiendo con el crecimiento. Se trata de lordosis juvenil benigna.

Es normal que tu espalda tenga un grado ligero de curvatura, pero cuando la curva se hace muy pronunciada para a ser hiperlordosis y puede ser un poco más problemática, pues causa dolor. Si te acuestas boca arriba y queda un gran espacio debajo, entre la cama y la espalda, podrías tener hiperlordosis. Lo mismo ocurre si te paras recostado de una pared y tu mano pasa con facilidad entre la parte baja de tu espalda y el muro.

¿Qué la causa?

Una de las causas de la lordosis es la espondilolistesis. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, es una afección en la que una vértebra de la columna se sale de la posición correcta sobre el hueso que está por debajo. Puede ser un defecto de nacimiento o desarrollarse luego, como consecuencia de ciertas actividades deportivas (gimnasia) o de artritis en la columna vertebral. La obesidad y el sedentarismo también se asocian a la aparición de la lordosis.

Hay causas que son menos comunes, una de ellas es la acondroplasia, un trastorno del crecimiento óseo que ocasiona el tipo más común de enanismo. También puede ser producto de distrofias o de algún trastorno genético.

Algunos estudios sugieren que llevar zapatos de tacón alto obliga a las mujeres a mantener una postura hiperlordótica, arqueando la espalda hacia atrás y realzando el trasero. Sin embargo, en una revisión de la evidencia se llegó a la conclusión de que no hay relación entre el uso de estos zapatos y la lordosis y que los especialistas y sitios en internet que aconsejan dejar de usarlos para mejorar la afección, carecen de fundamento. 

¿Se puede tratar?

La mayoría de las veces, la lordosis no se trata si la espalda es flexible, es decir, si la persona se inclina hacia adelante y la curva se invierte. En este caso es poco probable que progrese o cause síntomas.

Si la curva no se desplaza, es necesario realizar evaluaciones y tratamiento médico, pues aquí es cuando pueden venir el dolor y las complicaciones. Se podría requerir una radiografía de la columna lumbosacra, exámenes para descartar posibles trastornos asociados y una resonancia magnética de la columna.

Muchos especialistas y estudios sostienen que la hiperlordosis en sí misma no produce dolor y que simplemente es una peculiaridad que no condiciona ni provoca problema alguno, sin embargo, el Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, por su sigla en inglés) la cuenta entre las irregularidades esqueléticas que causan los dolores lumbares. También un meta análisis llevado a cabo en 2017 demostró que hay una fuerte relación entre el dolor en la parte baja de la espalda y la curvatura lordótica lumbar.

En algunos casos el malestar puede aliviarse con medicamentos para el dolor, ejercicios o practicando actividades como el yoga para fortalecer músculos y facilitar el movimiento o perdiendo algunas libras. Si se trata de una afección más severa que ocasiona limitaciones en el pacientes de tipo neurológico, puede ser necesario recurrir a cirugía correctiva.

Más para leer sobre espalda:

Comparte tu opinión